Toyota e Hino desarrollarán un camión eléctrico de pila de combustible

359

El camión eléctrico contará con gran capacidad de carga y cero emisiones contaminantes, gracias a una masa máxima autorizada de 14.000 kg.

Camión eléctrico de Toyota e Hino

Dado el creciente interés por los camiones eléctricos de gran tonelaje, Toyota Motor North America (TMNA) e Hino USA han decidido desarrollar conjuntamente un camión eléctrico de pila de combustible (FCET) de clase 8 en Estados Unidos y para el mercado norteamericano.

Ambas empresas utilizarán el chasis Hino XL Series, recientemente desarrollado junto con la probada tecnología de pula de combustible de Toyota. Con el objetivo de ofrecer una capacidad excepcional de carga con cero emisiones contaminantes. La colaboración amplía el trabajo existente para desarrollar un camión eléctrico de pila de combustible de 25 toneladas para el mercado japonés que se anunció a principios de este año. Se espera que el primer vehículo de demostración esté disponible durante el primer semestre de 2021.

Tak Yokoo, ingeniero ejecutivo sénior de Investigación y Desarrollo de Toyota, señala que “una versión alimentada por pila de combustible de la serie Hino XL supone un enorme beneficio para los clientes y la sociedad. Será silencioso, suave y potente y su única emisión será agua”. “Los más de 20 años de tecnología de pilas de combustible de Toyota combinados con la experiencia de Hino en camiones pesados crearán un producto innovador y con una enorme capacidad”, añade.

Por su parte, Glenn Ellis, vicepresidente sénior de Hino Customer Experience, comenta que “ampliando nuestra experiencia y la herencia de los propulsores Hino, la tecnología de pila de combustible de Toyota ofrece a nuestros clientes un vehículo comercialmente viable, de gran autonomía y cero emisiones, que estará disponible en un corto plazo”. “Hino comparte un enfoque común con Toyota cuando se trata de durabilidad, fiabilidad e innovación. Poniendo siempre al cliente en el centro del diseño, lo que hace que esta colaboración cambie a mejor las reglas del juego en la industria del vehículo pesado”, concluye Ellis.