Al volante de los nuevos Scania S y R

3482

El nuevo dilema sueco: ¿Scania Serie S o Serie R?

Scania, al fin, se ha decidido a lanzar sus camiones de la nueva generación y lo ha hecho empezando por los modelos dedicados al transporte pesado de larga distancia. Una aplicación donde encontraremos los camiones más emblemáticos de la marca con potencias desde 410 CV hasta los 730 CV y cabinas que incluyen las versiones S de piso llano.

 

Nos hemos puesto al volante de los nuevos Scania S y R en las carreteras cercanas a la factoría de Södertalje.

 

Durante dos jornadas, en la sede central del Scania en la localidad sueca de Sodertalje, pudimos conocer al detalle las nuevas criaturas de la marca sueca, que pronto esperamos sean una visión común en las carreteras europeas. Por el momento la nueva generación de camiones de las clases R y S de piso llano convivirán con las actuales gamas P y G de Scania, aunque ya hemos podido compartir asfalto con los prototipos camuflados en pruebas de los sustitutos de dichos modelos.

Al volante del Scania S 580 V8

 

Más de cien años de evolución Scania, lado a lado, el primer automóvil Scania y el nuevo Scania Serie R.

 

Aunque los técnicos, diseñadores y demás expertos de Scania se empeñaron en ofrecernos una completa panoplia de charlas versando sobre todos y cada uno de los detalles técnicos y los servicios con que el fabricante sueco del Grupo Volkswagen acompaña el lanzamiento de sus nuevas criaturas, lo cierto es que el grupo de periodistas que habíamos

 

El Scania Serie S en su versión de cabina altal ofrece la máxima habitabilidad en la nueva serie de camiones Euro 6.

 

sido convocados hasta la factoría de Sodertalje más que conocer a los 3.000 ingenieros a los cuales la marca emplea en su centro de diseño de lo que teníamos auténticas ganas era de ponernos al volante del nuevo camión y empezar a comprobar todos los detalles que de esta criatura nos habían contado.

 

El primer contacto con el nuevo Scania S no pudo ser más positivo, en esta tractora con motor V8 de 580 CV.

 

Así por fin nos encaminábamos a las pistas de pruebas de Scania donde una flota de 16 modelos Scania S y R de diversos tonelajes desde las 30 hasta las 60 toneladas nos aguardaban listos para salir a recorrer la carretera. Nuestra primera elección de la jornada fue un camión novedoso, como no podía ser de otro modo, emblemático y adaptado a los usos ibéricos. Así nos montábamos en una unidad Scania S 580 en configuración de tractora 4X2 de dos ejes y un semi convencional, de modo que el conjunto alcanza las 40 toneladas habituales en nuestro país. Estamos ante un camión ideal para realizar el largo recorrido con 40 toneladas de peso total y mantener la máxima velocidad media sea cual sea la orografía de nuestra ruta. De hecho viendo las prestaciones de este motor V8 de 16 litros, donde el par motor alcanza los 2.950 Nm desde 1.000 rpm hasta 1.350 rpm, lo cierto es que el poderosísimo 730 que sigue coronando la gama pesada Scania lo podemos considerar un capricho.

Ascendemos a la cabina

 

El volante reúne los mandos en tres grupos y la gran pantalla digital ofrece completa información.

 

Como ya hemos mencionado elegimos un Scania de la nueva serie S, la S identifica las versiones de cabina de suelo llano, sin túnel motor interno en el habitáculo, algo que hasta el momento no se nos ofrecía en la gama Scania. Esta cabina, en versión de techo más alto, Topline, alcanza los 4 metros de altura exterior y se nos hace evidente al abrir la puerta de acceso y subir cuatro escalones. El suelo está más alto, y eso no sólo nos ofrece un suelo despejado más apto para los largos períodos de descanso a bordo sinó que deja más espacio para los armarios y nevera bajo la cama.

 

Aquí vemos la nueva planta de la cabina Scania, en este caso de un Serie R con motor V8.

 

Mientras nos acomodamos frente al volante, con su columna articulada nos pone realmente fácil, observamos inmediatamente que todo a nuestro alrededor es absolutamente nuevo… Sí, nuevo pero con un aire familiar. Y es que como nos había señalado el responsable de diseño, estilo y ergonomía de Scania, Kristofer Hansen, uno de los objetivos de la marca con el nuevo camión era lograr una imagen inequívocamente Scania, pese a ofrecer un diseño nuevo al cien por cien.

Cuadro de instrumentos digital

Nada más dar contacto se ilumina el cuadro de mandos y lo cierto es que si vamos en un modelo alto de gama, con el cuadro de mandos digital, la presentación de la información es simplemente espectacular… Todo el tablero de instrumentos es una gran pantalla, y aunque existen dos relojes analógicos, velocímetro y rpm, su parte central también se convierte en sendas pantallas para complementar el nivel de datos que tiene el afortunado conductor de este Scania S 580 V8 frente a sí. El cuadro de mandos es algo menos envolvente que en los modelos anteriores o, mejor dicho, con una envolvencia que se hace hacia el lado contrario al que Scania nos tenía acostumbrados.

Kristofer Hansen es el responsable de estilismo y diseño en la nueva cabina de Scania.

 

Así, si bien en la parte central, donde una segunda pantalla digital nos da información sobre música, mensajes, navegador y temas similares, se encara hacia el centro y facilita pasar de un lado a otro de la cabina, pese a la pequeña bandeja presente en el centro. En cambio donde si que los mandos continúan ampliando la zona natural para situar instrumentos es sobre el panel de la puerta izquierda.

 

Resumen de los diseños previos al lanzamiento de la nueva generación Scania R y S.

La línea aerodinámica juega redondeando las esquinas para mejorar el flujo de aire.

 

Con el brazo izquierdo tenemos fácilmente a nuestro alcance los mandos de las luces de cruce y largo alcance, espejos regulados eléctricamente o bien cierre centralizado y ventanas. En el volante por fin se sitúa una serie de teclas acorde con las muchas funciones automáticas y menús del ordenador de abordo, situadas en tres grupos, donde en una esfera de reloj tendríamos los 15 minutos, la media y los 45 minutos. Eso sí, en la parte inferior Scania se mantiene fiel a si misma y sitúa los tres reguladores del mando de velocidad automático. Es decir el propio cruise control, el margen de seguridad de velocidad en los descensos que actúa sobre retarder y freno motor y, por último, el regulador de la distancia que automáticamente podemos fijar con el vehículo que nos precede.

 

 

 

Este Scania R 410 con cabina de techo intermedio representa uno de los modelos más básicos de la gama.

 

Hay que decir que todas estas teclitas en un primer momento te superan y las miras algo nervioso pero a medida que pasan los kilómetros te vas acostumbrando a ellas y pasas a manejarlas ágilmente. Según la marca el puesto de conducción se ha acercado a la esquina delantera izquierda de la cabina, para facilitar la visión del entorno al conductor. Ello además facilita el manejo de los mandos que ahora también se sitúan en el marco de la ventana izquierda.

Rodando al ralentí

Abandonamos Sodertalje mientras los empleados de Scania corren por las rotondas haciéndonos fotos, no por nosotros sinó por la novedosa bestia mecánica que pilotamos… A través de carreteras de segunda categoría nuestras únicas preocupaciones son las rotondas y seguir las indicaciones de nuestro guía sueco. El motor apenas es un limitado murmullo, no en vano el poderoso V8 de 16 litros y 580 CV maneja a la perfección nuestras 40 toneladas prácticamente sin ir más allá de las 1.000 rpm. La caja de cambios es la conocida Opticruise Scania de 12 relaciones con retarder integrado. Una de las mejoras de la nueva generación de camiones Scania es la velocidad de actuación de la cadena cinemática ahora es casi el doble de rápida en los cambios y por tanto circulamos con mayor suavidad.

 

Scania ofrece la Serie S de piso llano como una opción de mayor habitabilidad que la Serie R.

 

La caja se maneja mediante el conocido mando Scania en la caña de dirección que incluye modo Automático y Manual así como el mando del retarder y su modo automatizado. Como que somos conductores de nuestra época vamos en modo automático, regulamos el control de crucero a la velocidad máxima autorizada en cada momento y así dejamos que la electrónica nos ofrezca la conducción económica que se nos promete.

En este caso Scania afirma que de media sus nuevos Serie R y Serie S son un 5 por ciento más ahorrativos que los modelos a los que sustituyen. Sin embargo, vamos al volante de un V8, modelo emblemático donde los haya y que ahora sólo Scania mantiene en el mercado. Así que no lo podemos evitar y en cuanto llegamos a la incorporación de la autopista hacia Estocolmo damos gas a fondo, pasando totalmente de lo que el control automático de velocidad haría… Son sólo unos segundos y ello apenas hace que el motor se sitúe en el entorno de las 1350 rpm pero el poderoso rugido del V8 aparece suavemente en la cabina y lo cierto es que le recuperamos la distancia rápidamente al compañero que viaja frente a nosotros con una combinación de 60 toneladas arrastrada por otro Serie S pero con sólo 500 CV. Los 8 cilindros están ahí y trabajan a la perfección.

 

Scania ha mejorado sus cajas de cambio, ahora son más rápidas en sus acciones.

 

Eso sí, lo hace tan bien que realmente creemos que esta versión intermedia del V8, existen otras dos con 520 CV y 730 CV, es más que suficiente para cumplir con las expectativas de cualquier transportista por exigente que sea.

Gama V8 de 16 litros

Los bloques motor V8 de Scania ofrecen norma Euro 6 mediante sistema EGR y SCR, utiliza el sistema XPI de inyección y su potencia de freno motor es de 320 Kw a 2.400rpm, unos 429 CV de potencia de frenado, a los que se debe sumar la acción del reatarder y la de los propios frenos de servicio.

Motores de Ocho cilindros en V y 16 litros de cilindrada:

520 CV a 1.900 rpm y 2.700 Nm de par motor máximo desde 1.000 rpm hasta 1.300 rpm

580 CV a 1.900 rpm y 2.950 Nm de par motor máximo desde 1.000 rpm hasta 1.350 rpm

730 CV a 1.900 rpm y 3.500 Nm de par motor máximo desde 1.000 rpm hasta 1.400 rpm

El magnífico V8 sigue transmitiendo la magnífica sensación de siempre, aunque ahora lo haga en un nuevo camión como son los Scania S y R. Desde luego nuestra primera impresión al volante no podía resultar más positiva. A ello ayuda el acabado lujoso de la cabina, donde viajamos más cómodos y además tenemos una cama mejor que lo que hasta ahora se nos ofrecía abordo de un Scania.

Clase R 410

Después de haber disfrutado al volante del Scania S 580, creíamos que necesitábamos una cura de humildad y así nos decidimos a realizar otro recorrido de prueba a bordo de la tractora Scania más básica de toda la flota de pruebas. Si en un primer momento fuimos al volante de un trailer que podía satisfacer al autónomo más exigente, tanto por prestaciones como por representación, lo cierto es que ahora nos vamos a una tractora idónea para una gran flota obsesionada con encontrar el camión de coste mínimo. Nos referimos al modelo con el menor motor de la gama, el 13 litros de seis cilindros en línea y 410 CV de potencia máxima, aunque en una segunda fase aparecerá una versión todavía menos potente, ya creemos que enfocada hacia la distribución media o el corto recorrido, de 370 CV.

 

Por el momento la versión 410 del motor 13 litros será la de menor potencia disponible.

 

De entrada volvemos a la Serie R, es decir una cabina que cuenta con túnel motor y a cambio sólo tres escalones de acceso. El techo es el de altura convencional, permite dos camas aunque con una clara sensación de agobio si las usamos ambas y disponemos de una zona de armarios claramente más limitada que la que hemos disfrutado anteriormente, pues viajábamos con un Serie S sin túnel motor y encima con el techo de mayor altura de la gama. Ahora nos movemos con 30 toneladas, los 410 CV se nos ofrecen a 1.900 rpm y disponemos de 2.150 Nm desde 1.000 hasta 1.300 rpm. Lo cierto es que el rendimiento del camión no defrauda y la caja de cambios, también con retarder, nos ayuda a circular sin problemas. Eso sí. El cuadro de mandos es más convencional, pues no disponemos de la enorme pantalla digital del otro acabado más lujoso.

 

 

 

Esta versión del nuevo Scania Serie R 410 nos parece un camión muy enfocado a obtener bajos costes y adecuado a flotas.

 

Digamos que con un aspecto novedoso pero la pantalla de instrumentación se parece bastante a lo que ya recordamos de los actuales Streamline. Eso sí, todo el cuadro, mandos y demás partes de la cabina son de diseño absolutamente nuevo. Este camión confía en el bloque trece litros de seis cilindros en línea con el cual Scania ofrece norma Euro 6 utilizando únicamente el sistema SCR con mezcla de Adblue. Éste, el bloque 13 litros en sus diversas versiones, será el gran superventas, aunque al menos en nuestro mercado esperamos que el protagonismo recaiga en sus hermanos mayores de 450 y 500 CV de potencia máxima. Esta última, con 500 CV en lugar de los 490 a la que sustituye, es una de las pocas variaciones de cifras de potencia que Scania ofrece en el lanzamiento de su Generación Scania R y S. Digamos que en una versión de acabados humildes el Scania R 410 sigue cumpliendo y agradando. Pocos ruidos raros y vamos cómodos al volante.

Motores Seis cilindros en línea y 13 litros de cilindrada:

410 CV a 1.900 rpm y 2.150 Nm de par motor máximo desde 1.000 rpm hasta 1.300 rpm

450 CV a 1.900 rpm y 2.350 Nm de par motor máximo desde 1.000 rpm hasta 1.300 rpm

500 CV a 1.900 rpm y 2.550 Nm de par motor máximo desde 1.000 rpm hasta 1.300 rpm

 

La conducción de un megatruck de 25,25 metros exige la máxima atención por parte del conductor.

Al volante nos sentimos cómodos pero necesitamos adaptarnos a las teclas del volante multifunción.

 

Finalmente nos decidimos a intentar una tercera ronda de pruebas… Decimos intentar porque viendo las rotondas y el denso tráfico que rodea a la factoría Scania de Sodertalje no las tenemos todas cuando miramos los espejos retrovisores y vemos la totalidad del conjunto de 25,25 metros de longitud y 60 toneladas de MMA que manejamos. Eso sí, hemos vuelto a uno de los amplios y lujosos Serie S, pero en esta ocasión equipado con el mayor motor de seis cilindros en línea, el nuevo 500 CV que sustituye al 490 de los anteriores Streamlline y que en las pruebas que realizamos desde encamion.com fue el camión más ahorrativo de 2015. Ahora sometemos al motor a la dura prueba de mover 60 toneladas en tráfico abierto sin provocar retenciones junto a unos colegas suecos que mueven los conjuntos de 25,25 metros con la misma agilidad de una furgoneta de reparto.

 

Cuando aparecen las rotondas propias de una zona industrial la conducción de un megatruck exige la máxima atención.

 

Lo cierto es que el 500 cumple sin problemas, únicamente le notamos menos empuje en la incorporación a la autopista donde anteriormente con el V8 de 580 CV disfrutamos adelantando a otro megatruck de 500 CV. Aquí el motor suena un poco más, sin molestar, pero se le nota más atareado y debe recurrir a menudo a sus 2.550 Nm, disponibles desde 1.000 a 1.300 rpm, para mover ágilmente las 58,9 toneladas que exactamente llevamos con nosotros.

Nuestra conducción es la propia de un estilo eficiente y para aprovechar la electrónica de nuestro camión. Es decir, todas las funciones automáticas accionadas y nosotros marcamos el ritmo fijando la velocidad del cruise control. Únicamente necesitamos dar gas, sin recurrir al cambio en modo manual, tras abandonar algún cruce o bien adelantar el uso del retarder cuando vemos gente a lo lejos cruzando o nos acercamos a una rotonda llena de tráfico. Sin encontrar grandes puertos de montaña, si que nos las vimos con un par de rampas del 7 por ciento y podemos decir que este 500 con el motor 13 litros es perfectamente capaz de mover las 60 toneladas.

 

El nuevo puesto de conducción de las series R y S de Scania nos agrada.

 

En resumen, hemos recorrido los primeros kilómetros al volante de la nueva familia de camiones pesados Scania. Nos parece una familia de vehículos que llega a las carreteras con mucho que ofrecer. Se nos dice que superan en ahorro a los modelos anteriores en un 5 por ciento y además son claramente más habitables que ellos. El primer contacto no ha podido ser más positivo, aunque no ocultaremos que siendo la marca que ma´s ha retrasado la aparición de su nueva generación de vehículos algunos esperasen más, tanto en espectacularidad de diseño como en máxima potencia ofertado. Sin embargo, limitándonos al uso diario parece evidente que los nuevos Scania superan claramente a sus anteriores modelos. Lo iremos confirmando con el tiempo.