Citroën da un paseo por su historia

60

Los históricos Citroën se reúnen en el Conservatorio de la marca, a las afueras de París para recordar los principios de la marca que han marcado época: desde el Tracción Delantera, hasta el Méhari, pasando por el 2CV o el GS, entre otros. Por: Verónica López Trensig

El Conservatorio Citroën cuenta con la mayor colección internacional de Citroën con más de 400 piezas. Además, alberga más de un kilómetro de estanterías de documentación como registros de matriculación, bocetos y planos de las oficinas de estudios Citroën, carteles, catálogos, boletines de información y revistas, dossieres de prensa, documentos técnicos.

En el consorcio podemos encontrar vehículos previos a la Segunda Guerra Mundial: Del Tipo A al Tracción Delantera, pasando por el B10, el C4, el C6 o también el Rosalie. También encontramos vehículos de posguerra como el 2 CV, el innovador GS y los vehículos más recientes.

En cuanto a vehículos comerciales destaca el último ejemplar fabricado del Tipo H, el furgón construido en chapa con nervaduras, que se ha convertido en un icono de los ‘Food Truck’. Se dejó de fabricar en 1981, cerrando la producción de este modelo, que se inició en 1947.

Para los deportistas y aventureros encontramos el 2 CV Cross o un ZX del rallye-raid París-Moscú-Pekín 1992 e incluso uno de los C4 Autocadenas protagonistas de aventuras como los Cruceros Negro y Amarillo. Con el Negro en 1924 Citroën recorrió de norte a sur todo el continente africano. Cinco años después, el Crucero Amarillo, afrontó la travesía del continente asiático.

El Conservatorio Citroën posee también vehículos insólitos como el Tipo J, que ha dejado su huella en las ruedas de chevrones de los tractores o un helicóptero biplaza, desarrollado por la marca en los años 70.

Actualmente, el Citroën C4 Cactus ha inaugurado una nueva era en el automóvil con los SpaceTourer y el Nuevo Jumpy, vehículos comerciales que ofrecen una solución moderna y adaptada a los nuevos tiempos que permite responder a las necesidades tanto de las familias modernas como de los profesionales. O el Citroën E-Mehari, un guiño al icónico Méhari, 100% eléctrico y con un diseño colorista y divertido.