El Consorcio de Valencia ha incorporado 11 nuevos vehículos Scania

74

El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia ha incorporado vehículos contra incendios con chasis Scania.

Scania para el Consorcio de Valencia

 

El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia (CPBV) se ha hecho en la primera mitad del año un total de once nuevas autobombas con chasis Scania que se incorporan a la flota para renovar y mejorar la respuesta ante emergencias. Entre ellos, se encuentran cinco autobombas urbanas con tracción 4×4 para entornos rurales, cuatro autobombas 4×2 para entornos urbanos, y dos autoescaleras automáticas extensibles de 39 metros.

En este sentido, Josep Bort, presidente del Consorcio, ha señalado que “con ello, cumplimos con nuestro compromiso de mejorar nuestro equipamiento para aumentar la calidad del servicio en las emergencias”.

Scania para el Consorcio de Valencia

Las cabinas de las autobombas, con el chasis de Scania, son 30 centímetros más largas que las actuales, pasando de 2,80 a 3,10 metros. Tienen capacidad para cinco bomberos y una potencia de 360 CV, 70 CV más de los que sustituyen. El par de este motor es de 1.700 Nm y utiliza la técnica SCR para el control de emisiones. Los vehículos equipan caja de cambios automática con ralentizador integrado y cuentan con sistemas de seguridad y ayudas a la conducción: ESP, AEB, LDW, sistema de ayuda de arranque en pendientes.

Estas autobombas disponen de cambio automático y tienen una capacidad de 3.500 litros de agua y 200 litros de espumógeno. Están equipadas con los equipos correspondientes de extinción, rescate, equipamiento auxiliar, grupo electrógeno, etc.

Los nuevos vehículos irán a los parques de Torrent, Pobla de Farnals, Paterna, Cullera, Oliva, Xàtiva, Chiva, Requena y L’Eliana.

Todos los BUP cumplen la norma UNE 1846 sobre seguridad en camiones de bomberos en todo lo que afecta a prevención de riesgos laborales. Los licitadores debieron presentar una certificación, pero el Consorcio exige además realizar unas pruebas de verificación que se realizan en el INSIA, organismos de la Universidad Politécnica de Madrid homologado por el Ministerio de Industria. Se comprueba, entre otros aspectos, su capacidad de frenado de ascenso y antivuelco lateral, así como otras prestaciones.