Los camiones clásicos británicos

7150

La caída de un gran imperio  Los camiones clásicos británicos

Seddon Atkinson un gran nombre desaparecido.

Thames Trader, marca que durante algún tiempo se comercializó en España.

 

Si únicamente analizásemos la historia del pasado siglo fijándonos en la evolución de las marcas de camiones, podríamos llegar a creer que el Reino Unido militó entre quienes perdieron la Segunda Guerra Mundial. Y es que mientras hoy en día MAN y Mercedes Benz son grandes protagonistas mundiales del transporte, otros nombres en su día punteros como Thames Trader, Leyland, ERF, Bedford o Seddon Atkinson actualmente no son más que un triste recuerdo de la industria que un día pobló las Islas Británicas. Los camiones clásicos británicos

Un camión marca Albion excelentemente restaurado.

 

Durante la primera mitad del siglo XX nada hacía suponer que grandes marcas de la automoción como Leyland, ERF, Foden, Thames Trader y muchas otras tenían sus días contados. No en vano la revolución industrial nacía en la Gran Bretaña, lo cual llevaba al dominio de la tecnología basada en la máquina de vapor primero para pasar después a los motores de explosión. Por ello las marcas británicas estuvieron detrás de las principales evoluciones

Este Albion AM463 se fabricó en 1936 y cargaba dos toneladas.

Albion con sede en Escocia se mantiene actualmente como fabricante de componentes.

 

técnicas durante muchas décadas y no en vano nombres como Rolls Royce, todavía hoy ligado a los automóviles de lujo, también crearon máquinas como el motor Merlin de los cazas Supermarine Spitfire de la segunda Guerra Mundial y durante muchos años en su ampla gama de modelos incluyeron una amplia variedad de motores diesel de gran cilindrada aptos para camiones de todos los tonelajes.

Made in England

El modelo Trader era un camión de la marca Thames, filial británica de Ford.

 

Aunque algunos por edad lo único que hemos poseído made in England fueron los cochecitos de juguete de la Matchbox, lo cierto es que hubo un tiempo de gloria para la ingeniería británica. No en vano si escarbamos en la historia de marcas como la holandesa DAF o la española Pegaso descubrimos que el auténtico despegue de ambas se produjo tras adquirir diversas licencias sobre patentes Leyland. Leyland, finalmente adquirida por DAF, de modo que actualmente las gamas ligeras de DAF LF se fabrican en la antigua factoría Leyland, aportó licencias sobre sus motores para los primeros camiones de posguerra DAF, mientras que en el caso de Pegaso la

Magnífico capot de este Thames morro largo.

Camioneta ligera Thames.

 

colaboración fue mucho más completa. Y el que un Pegaso tan emblemático como fue el Comet, debe su nombre y mecánica a dicha colaboración Leyland. De hecho, una configuración que terminó por parecernos tan española, como son los chasis rígidos de cuatro ejes con doble carro directriz delantero, también fue el resultado de adquirir las patentes sobre las que se basaba el camión 8×2 Leyland Octopus. Hasta bien entrada la década de los 60 del pasado siglo de hecho Leyland fue un gran nombre en el transporte, no sólo británico sinó también con gran influencia en nuestro propio país. Los camiones clásicos británicos

¿Los Ebro ingleses?

¿Un Ebro de morro? No, un Thames 4D de morro, casi idéntico al modelo español.

 

Pero existieron otros grandes nombres con idéntica conexión española, caso de los Thames Trader y los Ebro, que durante las décadas de los años 50 y 60 contaron con modelos equivalentes y prácticamente idénticos, pues en ambos casos se trataba de marcas creadas por filiales europeas de la estadounidense Ford. Haciendo gala de un gran sentido práctico los americanos simplemente bautizaban sus filiales europeas de vehículos comerciales e industriales con el nombre de un río local. En el caso británico se elegió el Támesis, de ahí lo de Thames Trader,

Bedford, en este caso una filial británica de la General Motors, fabricó modelos muy interesantes.

 

y en el nuestro el Ebro. Por ello modelos como el camión Ebro Serie B de los años 60 tenía su homónimo serie 4c, delatando su motor de cuatro cilindros, con idéntica cabina de morro. Eso sí, en el caso de los Thames TRader muchos de estos camiones ligeros, era muy habitual el modelo con 7,7 toneladas de peso total en carga, equipaban motores de gasolina, mientras que en España pronto se optó por los diesel de consumo mucho más económico. Si los Ebro se fabricaron hasta pasar a formar parte de Nissan en Barcelona, los británicos Thames Trader tuvieron su factoría en Dagenham.

El logo de Bedford, todo un clásico.

Las aletas laterales eran el curioso sistema de acceder al motor.

 

Aunque si hablamos de conexiones entre marcas británicas y españolas, no podemos dejar de hablar de Seddon Atkinson, un fabricante nacido de la unión de dos históricos del transporte inglés en 1970. Los Seddon Atkinson estuvieron en producción hasta los 90 del pasado siglo, aunque los avatares económicos de la marca le hicieron dar diversos tumbos… En una rocambolesca compensación entre grupos automotrices, Seddon Atkinson había pasado a formar parte de la norteamericana International, ENASA, si el fabricante estatal de los Pegaso, era recompensada con la propiedad de Seddon Atkinson por el simbólico precio de una libra esterlina. ¿El resultado? La última década de los Pegaso y los Seddon Atkinson se escribió en conjunto, de modo que incluso existió un

Los camiones medios Bedford TJ65 en los años 60 podían montar diversos motores, como el Leyland de 133CV.

 

modelo con la misma cabina de los Troner, el modelo llamado Strato. Eso sí, Seddon Atkinson siguió hasta el final con su tradicional oferta, donde el transportista británico siempre pudo elegir entre diversas motorizaciones como Perkins, Rolls Royce e incluso algunos americanos como Cummins. Así las cosas, se fabricaron poquísimos Seddon Atkinson con mecánica Pegaso. Finalmente ambas marcas fueron absorbidas por el grupo italiano Iveco, motivo por el que todavía hoy muchos transportistas británicos adornan sus Iveco con nuestro entrañable caballo alado símbolo de Pegaso.

Más británico imposible

Albion es otro de esos fabricantes desaparecido en la memoria de los tiempos, aunque la empresa con sede en la escocesa Glasgow sigue activa en la producción de componentes de automoción. Sus camiones fueron legendarios en la década de los 30 y muchos de ellos se utilizaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Dos camiones pesados ingleses de los años 60; BMC y ERF.

 

En nuestro artículo aparece un camión Albion AM 463 del año 1936, que fue restaurado durante 1984. Este camión fue uno de los modelos más característicos de la marca escocesa y su carga útil fue de dos toneladas. Aunque la RAF utilizó 1.900 unidades de este modelo durante la guerra en tareas de apoyo en tierra, lo cierto es que en la actualidad sólo sobreviven tres camiones de este modelo.

De Bedford a BMC

La historia de las antiguas marcas británicas de camiones no deja de sorprender por lo azarosas de sus trayectorias. Bedford es un ejemplo de ello. Esta marca también fue creada como subsidiaria de un gran nombre americano. General Motors creaba así en Gran Bretaña en 1930 esta marca para dar salida a sus vehículos comerciales ligeros y camiones. Desde el inicio muchos de sus modelos estuvieron dedicados a las fuerzas armadas, como el camión Bedford TK de los años 60, que sorprendía por su cabina avanzada de modernas

El British Army fue un gran cliente para Bedford, gracias a sus camiones 4X4.

Los camiones clásicos británicos

líneas. Eso sí, sus diseñadores se quedaban a medias, pues la cabina no era abatible, debiéndose acceder al motor a través de una parte accesible sobre los guardabarros. El Bedford TK era un camión del segmento medio de hasta 10 toneladas de peso total y podía equipar diversos motores, entre ellos alguno de gasolina, aunque lo más usual era montar mecánicas como el Leyland seis cilindros de 6,5 litros, que existía en variantes de hasta 133 CV de potencia máxima. Esta marca, para variar entraría en crisis y pasaría a engrosar las filas de BMC;

Algunos modelos de ERF como este EC11 se labraron una excelente fama gracias a sus motores de procedencia americana.

 

British Motor Corporation. BMC todavía sigue en activo, pero contrariamente al significado de sus siglas en la actualidad es un grupo industrial con sede en Turquía, donde sigue fabricante vehículos industriales de todos los tonelajes. Antes de su definitiva emigración a Turquía BMC también tuvo su parte de aventura española. En este caso se trata de SAVA, la antigua marca de camiones ligeros y furgonetas con sede en la actual factoría de Valladolid del Grupo Iveco, que en sus primeros años de historia basó la mayor parte de sus modelos en patentes BMC.

ERF y Foden

Una tractora como este ERF E14, con cabina de material compuesto y motor Cummins 14 litros era un camión fantástico en los 80.

Un ERF de gama media con motor de 6 litros y una larga vida.

Los últimos modelos ERF como el ECT montaban la cabina MAN TGA.

 

Pero si de azarosas historias de marcas de camiones se trata, la de ERF y Foden incluye incluso una trama de odios familiares y rupturas. Y es que si Foden era fundada en 1881 con especial dedicación a los vehículos impulsados a vapor. Un poco más tarde, el hijo del fundador empezó a despuntar como ingeniero con ideas futuristas y es que en 1898 Edwin Richard Foden ideaba su primer camión cuyas ruedas equipaban neumáticos y no simples aros de acero. Aquel vehículo todavía era impulsado por una caldera de vapor, aunque hacia 1913 el inquieto Edwin Foden ya pensaba en crear un camión de entre 6 y 8 toneladas de peso total con una interesante novedad. Contaría con un motor alimentado por aceite pesado en lugar de una molesta caldera de vapor… Los camiones clásicos británicos

Dennis, otro fabricante británico de camiones.

Dennis se especializó en vehículos de bomberos.

Los Foden fueron camiones con un carácter inspirado en los trucks americanos.

Los camiones clásicos británicos

Hacia 1930 Edwin Richard Foden ya no podía más, por aquel entonces las compañías aseguradoras de vehículos empezar a poner serias pegas a los camiones impulsados a vapor por algunos accidentes vividos y eso impulsó al ingeniero a dejar la empresa familiar, toda´via empeñada en seguir fabricando vehículos a vapor, para crear su propia marca de camiones que serían impulsados por motores diesel. La novedosa marca de camiones llevaría como nombre las siglas de su fundador y primer diseñador: Edwin Richard Foden (ERF). Por su parte Foden seguiría en activo hasta la actualidad, aunque al ser una marca más dentro del grupo Paccar, como DAF, su actual gama se basa en los DAF de la serie CF.

Foden es actualmente una de las marcas integradas dentro del grupo Paccar.

Foden es una marca centenaria que se inició fabricando camiones a vapor.

El Ford Cargo fue uno de los últimos camiones pesados de Ford en Gran Bretaña, después absorvida por Iveco.

 

Los ERF siempre serían camiones sólidos y dotados de tecnología puntera, desde los años 80 se comercializaron también en España, donde destacaban por sus cabinas realizadas en material composite y por ofrecer motores de origen norteamericano de firmas como Cummins y Detroit Diesel. Por aquel entonces ERF pasaría a ser

Seddon Atkinson vivió su última etapa de la mano de Pegaso.

Seddon y Atkinson se unieron hacia 1970.

Tractora Seddon Atkinson de los años 70.

Cuando ENASA adquiría Seddon Atkinson este modelo era el estrella de la marca británica.

Los camiones clásicos británicos

propiedad de la marca canadiense Western Star, aunque brevemente. Finalmente en 2000 MAN se haría con la propiedad de ERF, dando paso a la última serie de camiones con el logo ERF, que pronto pasarían a ser modelos MAN con el emblema británico. A partir de 2002 cesaba el trabajo en la fábrica británica de la marca y los ERF

Muchos Seddon Atkinson equiparon motores de origen Rolls Royce.

Furgoneta de tres ruedas Robin Reliant.

 

serían fabricados en Alemania y Austria junto al resto de modelos Steyr y MAN. Finalmente en 2007 los alemanes decidían vender sin más su propia marca en el Reino Unido, dando fin a la trayectoria de ERF como fabricante de camiones. Una prueba más de que el Reino Unido no es parece ser un buen lugar para fundar una marca de camiones, por exitosa que haya sido la trayectoria los fabricantes británicos de vehículos industriales de todo tipo.

Tras tomar el control de la británica Leyland los camiones DAF en Reino Unido pasaron a denominarse Leyland DAF.
Los camiones clásicos británicos