Mack Titan

3076

El mayor de los Bulldock

 

Los Grandes Mack dan lo mejor de sí mismos bajo las condiciones más duras.

El Mack Titan es un modelo especialmente reforzado para usos como el de transporte especial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Mack Titan es uno de lo modelos más populares de la marca que cuenta con el motor más poderoso de Mack, el MP10, un seis cilindros en línea de 16,1 litros. Diseñado específicamente para el transporte pesado gracias a sus 685 caballos de potencia, este motor combina inyectores de combustible inteligentes con sistemas de gestión de aire mejorados para una óptima eficiencia del combustible.

 

El Mack Titán en versión de transportes especiales para grandes cargas, como tractora cuatro ejes 8X4.

 

Tal es la resistencia mecánica del titan de Mack que su sistema de refrigeración le hace ideal para el manejo de cargas pesadas aunque sea a través de los territorios más extremos del mundo. No es de extrañar pues Mack tiene en las rutas de lugares como Australia, Arizona o Nuevo Mexico algunos de sus mercados más habituales. Por todo ello, se ha convertido en una de las tractoras preferidas por los australianos para llevar un roadtrain, que con sus tres remolques y sus más de 50 metros de longitud total, necesitan de la potencia y fiabilidad del motor MP10 para transportar las 200 toneladas de peso máximo que puede llegar a manejar.

 

El paragolpes frontal típico de los Road Train de Australia.

Puesto de conducción del Mack Titan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Stuart Highway es una ruta que cruza el continente australiano de Norte a Sur por el centro de su territorio, recorriendo los 2.834 kilómetros que separan Darwin con Port Augusta. Atraviesa una de las zonas más desérticas y poco pobladas a nivel mundial, con tramos que no son más que simples aplanaciones asfaltadas del terreno y con un carril en cada sentido. Debe su denominación a John Mcdouall Stuart, el primero que atravesó el continente australiano de norte a sur a mediados del siglo XIX.

Territorio Mack

 

Centenares de toneladas, triple trailer y temperaturas próximas a los 50ºC… El Titan de Mack lo soporta.

 

Una parada ineludible para los roadtrains y cualquier ser vivo que se atreva a emularlos es Alice Springs, localidad situada justo en el centro de Australia y el único lugar digno para llamarse ciudad de aquella parte del mundo. Los roadtrains nacieron en 1934 cuando el gobierno ideó un camión poco convencional, fabricado por la británica AEC Motors, que disponía de cuatro ejes y era capaz de arrastrar varios remolques.

 

Sólo la falta de gasoil parece capaz de detener a estos enormes camiones que suelen gastar 100lts/100kms con tres trailers.

 

Este camión, que bautizaron como Roadtrain, debía atravesar los más de mil kilómetros existentes entre Alice Springs y Darwin, donde no existía carretera alguna… y lo logró. Con el paso de los años, los Roadtrains se modernizaron hasta llegar a los actuales.

Uno de los preferidos por los transportistas australianos es el Titan de Mack, junto a otros modelos de Kenworth y de Western Star.

Mack marca centenaria

 

Un Road House en Australia, con cerveza y gasoil; parada obligada.

El mantenimiento de los Road Train se suele centrar en neumáticos, suspensiones, filtros y cambio de fluidos.

Desde la I Guerra Mundial la resistencia de los Mack les dio la fama de dureza de los Bulldog.

 

Si hablamos de camiones Mack las cifras centenarias no sólo se refieren a las toneladas que pueden llegar a manejar y es que Mack nacía en 1900 cuando los tres hermanos Mack- John M, Augustus y William- adquirían una empresa en un principio dedicada a la fabricación de carruajes, que se transformaría para la producción de los novedosos autobuses y camiones de carga con motor a explosión. Hasta 1910 los vehículos fabricados por los hermanos Mack llevarían la marca Manhattan, aunque entonces tomarían su propio nombre, que ha llegado a nuestros días como sinónimo de camiones robustos: Mack. Su principal característica, que le valió el apodo del Bulldog ya en los tiempos de la Primera Guerra Mundial, es la de la solidez y resistencia. 

 

En las pequeñas poblaciones del Outback australiano encontramos poco más que calor.

Los conductores de los Road Train se refugian en los pubs para huir del calor.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ni que decir tiene que con esta trayectoria Mack ha sido una de las marcas que mayor aceptación ha logrado en uno de los territorios más exigentes cuando hablamos de transporte de mercancías por carretera. Nos referimos a Australia donde el transporte de largo recorrido pasa a través de los Road Trains, conjuntos de tres o más remolques, que superan las 150 toneladas. Tan pronto como en 1938 Mack se distinguía respecto de la mayor parte de sus competidores en el mercado de los USA, pues en contra de lo habitual allí este fabricante pasó a desarrollar sus propios motores y cajas de cambio.

 

Superando los 50 metros de longitud el transporte en Australia se beneficia del poco tráfico y escasa necesidad de maniobrar.

 

De hecho ya en 1938 Mack creaba sus propios motores diesel y los lanzaba al mercado identificando dichos modelos con el logo del bulldog decorado en dorado. Los motores originales Mack demostraron pronto ser ahorrativos y muy resistentes al trabajo lo cual convertiría en Mack a un caso único en los USA, puesto que aunque seguía ofreciendo en catálogo los motores Cummins y Cat, los mismos que montaban competidores como Kenworth o Freightliner, pero que entre los clientes de Mack eran cada vez una opción menos habitual. Tanto resultó el éxito de los motores Mack, unidos a unas transmisiones tan sólidas como complejas, que combinando hasta tres cajas de cambios podían ofrecer 24 marchas totales. De este modo Mack conseguía que sus tractoras, a mediados de los 60 y 70 no destacaban por sus potencias máximas, en torno a los 230 CV en los casos menos potentes, movieran cientos de toneladas de peso máximo a través de las rampas más inclinadas.

Los territorios más duros

 

John repostando su tractora Mack Road TRain.

La toma de aire del motor se eleva para que trague menos arena en los tramos desérticos.

 

Actualmente en Australia, un día cualquiera a lo largo de la ruta circular que bordea aquel continente aislado y ardiente, en las proximidades de Broome un largo multitrailer ver como reposta los más de 3.600 litros de gasóleo que caben en sus tanques un transportista como John Tapper. Con su tractora Mack con la cual da vueltas a Australia cargando y descargando mudanzas en alguno de los tres o más remolques que suelen formar parte de su Roadtrain. John es uno más de los muchos transportistas australianos que confían su negocio y su vida a Mack. 

 

John se dedica a dar vueltas al continente australiano cargando y descargando mudanzas.

 

 

 

Esto es así dado que en algunas de las zonas más despobladas de Australia las temperaturas superan en verano los 50ªC y si un problema mecánico te deja parado en la ruta nadie acudirá en tu rescate, salvo que cuentes con un telefóno satelital, durante semanas. No es de extrañar entonces que ese sea el territorio de una máquina tan capaz y fiable como el Mack Titan. Esta es la última criatura de Mack, expresamente diseñada para el duro ambiente australiano, para la cual se ofrecen diversos motores Mack y Cummins de hasta 685 CV de potencia máxima.

 

Mack es una garantía cuando te enfrentas a rutas tan duras como las de Australia.

 

En el caso del mercado australiano resulta habitual ver como los transportistas eligen motores Cummins en los Mack, no por falta de confianza en sus mecánicas sinó porque incluso en los talleres más aislados resulta habitual disponer de recambios Cummins lo cual puede ser la diferencia entre solventar rápidamente una avería o permanecer semanas aguardando a que nos llegue una pieza desde Darwin o Melbourne, puede que a más de 5.000 kilómetros de distancia. Los Mack son unos vehículos así, creados para trabajar del modo más normal en las condiciones más anormales. Ya sabéis, tan duros como el simpático bulldog que adorna sus capots.