El compañero Lenin está contento (14-05-2015)

    68

    Pues sí, eso es lo que parece a juzgar por una de las últimas noticias que han llegado en estas semanas de campañas electorales… Al parecer el compañero Lenin está más que contento. Lenin es camionero en Sevilla, sí su nombre quizás os resulte familiar porque hace aproximadamente un siglo otro Lenin, en este caso ruso, saltaba a la fama mundial impulsado por el ardor revolucionario y las fuerzas bolcheviques al impulsar la Revolución de Octubre que acabó con los zares de Rusia e inauguró la era de las dictaduras comunistas, dictaduras del pueblo pero dictaduras al fin y al cabo.

    Pero bueno, volvamos a nuestro Lenin, andaluz de origen ecuatoriano, quien ha saltado fugazmente a la fama al apoyar la campaña del candidato a la alcaldía de Sevilla, el actual alcalde del PP Zoido, rotulando con sus colores la hormigonera DAF CF con la cual trabaja diariamente. En las imágenes que hemos podido ver por televisión Lenin aparece sonriente y feliz al volante de su camión hormigonera y lo cierto es que si en estos tiempos se gana la vida razonablemente al volante de un camión hormigonera, con la que ha caído en el segmento de la construcción, entendemos la felicidad de Lenin. No hay para menos, la verdad. Eso sí, por desgracia España dista mucho de ser un país poblado por camioneros felices, la verdad. O al menos esa es la imagen que quien esto os escribe se ha formado a lo largo de años y años de escribir sobre transporte de mercancías por carretera. Sin ir más lejos no hace demasiado coincidí con otro compañero de fatigas. En este caso un veterano camionero con cerca de 30 años de experiencia al volante de vehículos pesados y que ha realizado rutas internacionales a lo largo de casi todos los países que se pueden alcanzar desde el nuestro entre Marruecos y Suecia… Me decía que se conforma con lo que hay, que al menos sigue trabajando y se gana la vida. Pero la verdad, simplemente tomando un café y charlando la comparación entre como trabajaba nuestro amigo hace 20 años, siempre como chófer asalariado, resulta demoledora. En 1992 un conductor que realizaba ruta internacional se ganaba la vida excelentemente, mi amigo recuerda aquello con orgullo y como enseguida se compró su Harley de los sueños sin ningún tipo de problema. Me refería a problema económico, pues el problema era poder coger la moto al menos un fin de semana cada mes y medio. Pero le encantaba la carretera y se ganaba bien la vida. Ahora, bueno, la carretera le sigue encantando y lo cierto es que para como está el patio no se queja. Llega a fin de mes y a veces trabaja para alguna de aquellas viejas empresas con las circuló en sus años dorados de oficio. Pero eso sí, vives al día. Como él me recordaba; «Hoy estoy en el paro. Ayer aparqué el camión, les dejé las llaves y se acabó el contrato. El lunes próximo me vuelven a contratar, por cuatro días, que es lo que dura un viaje de ida y regreso a Francia… Y así cada semana si hay suerte y seguimos.» Ya veis, para mi amigo ahora hablar de hacer planes de futuro y largo plazo es hablar de la semana próxima. Igualito que cuando con veintipocos años levantaba 300.000 pesetas de las de antes del euro y se sentía el rey de la carretera al volante de uno de los primeros Iveco Turbostar de más de 400 CV… Por eso, cuando estábamos de charla en la barra de un bar y vimos al compañero Lenin, el camionero sevillano se entiende, en la tele con su hormigonera y tan contento, la verdad, sentimos una envidia tremenda… Felicidades compañero, sigue así con tu hormigonera.