MAN TGX Hybrid, propulsión híbrida diésel-eléctrica para la larga distancia

197

MAN presentó en el pasado Salón IAA de Hannover el TGX Hybrid, un prototipo con propulsión híbrida diésel-eléctrica con un TCO (Total Cost of Ownership, coste total de propiedad) optimizado en la larga distancia. Se trata de un sistema que utiliza recupera, almacena y reutiliza la energía de frenado.

TGX Hybrid funciona con un motor diésel de 440 CV y un motor eléctrico de 130 kW de potencia de propulsión. En el funcionamiento de empuje y el frenado el motor eléctrico trabaja como alternador, mientras que la caja de cambios TipMatic transmite la fuerza al eje trasero. Toda la energía que se va recuperando se almacena en una batería con dos kilovatios/hora de capacidad, y se utiliza esta energía como apoyo del par de giro del motor diésel en subidas, permitiendo que este motor funcione en el ámbito de régimen más económico. El par de giro adicional evita cambios a una marcha inferior en montaña para ahorrar más combustible.

De esta forma, el TGX Hybrid optimiza el TCO aumentando el ahorro de combustible gracias a usar menos los cambios de marcha y también por la recuperación de la energía cinética al frenar y en la marcha cuesta abajo. En términos numéricos, los responsables de MAN cifran en un ocho por ciento el ahorro de combustible y la reducción del CO2. Eso sí, para que el potencial total de ahorro de CO2 sea el máximo, la mayoría de los kilómetros se deben realizar en largas distancias.