Scania G 440 EEV Highline

4088

Rutero de bajo coste

 

Probamos el Scania Highline 440CV.

Con una cabina de capacidad intermedia el Serie G de Scania es un vehículo ahorrador.

 

 

 

 

Aunque Scania es una marca que basa gran parte de su prestigio en los modelos R dotados de sus contundentes y pesados motores de 8 cilindros en V, lo cierto es que también ofrece camiones específicamente diseñados para ofrecer un buen nivel de prestaciones junto a unos costes por kilómetro realmente contenidos, como es el caso de este Scania de la clase G con motor en línea de 440 CV que aquí nos ocupa.

 

La cabina Highline es la más espaciosa que ofrece Scania en sus camiones de la serie G con motor en línea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El camión que probamos es uno de esos modelos discretos, teniendo en la misma gama vehículos de hasta 730 CV pocos se enamoran de un camión de 440 CV como éste, pero que si les dejamos pueden demostrar sus muchas cualidades, aunque eso sí, de paso también alguna limitación. Pero vayamos por partes.

 

Aunque la línea de los Scania Serie G ya resulta veterana en las carreteras se trata de un diseño aerodinámico y vigente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En primer lugar entramos a esta cabina, la de altura intermedia que ofrece la marca sueca y la de mayor amplitud si nos centramos en los camiones de la serie G, y si nos sentamos frente al volante estaremos ante un puesto de conducción cuyo diseño ya denota cierta veteranía pero que sigue contando con legiones de profesionales del transporte que lo consideran uno de los más cómodos y seguros en el mercado. Lo cierto es

 

 

El volante incluye algunos mandos y permite la visión de la pantalla del Scania Driver Support.

 

 

 

 

que aunque las últimas novedades de la competencia colocan el listón muy alto en cuanto a la ergonomía de los puestos de conducción, el de Scania sigue defendiéndose sin complejos, con su diseño envolvente y los muchos reglajes que ofrece. Tanto que nos atrevemos a decir que este tipo de puesto con el cuadro envolvente hacia el conductor ha marcado la tendencia que se está imponiendo hoy en día.  Además otro detalle que esta cabina, de líneas ya veteranas en el mercado, cuenta y que ha sido tomado como referencia por los demás competidores es la excelente visibilidad lateral que ofrecen sus ventanas sin ningún montante intermedio que obstaculice la visión en los cruces y hacia los espejos retrovisores.

Compañero de trabajo

 

El puesto de conducción ofrece confort, excelente visibilidad y buen acceso a los controles.

El asiento del acompañante plegable facilita la vida a bordo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el volante encontramos tres grupos de botones, mediante los cuales, podemos controlar de modo simple el control de velocidad de crucero activo con radar y el de descensos, ventajas de equipar ralentizador, a la vez que los mandos del equipo audio y teléfono,  los del sistema de información que el vehículo nos ofrece a través de la pantalla digital en posición central de su cuadro de mandos. Dicha pantalla es el medio que utiliza el camión para comunicarle al conductor sus consejos de mejora en la conducción, lo que en este caso se denomina Scania Driver Support. Debemos destacar que en este vehículo de pruebas se contaba ya con el control de

 

El Scania G con cabina Highline junto a un Serie R con cabina Topline de mayor volumen útil.

 

 

 

 

velocidad de crucero predictivo, es decir la última generación de este tipo de sistemas, que mediante conexión GPS utiliza la información que recibe sobre el relieve de nuestra ruta para anticipar los cambios de velocidades en función de las cuestas o los descensos a los que nos aproximemos. Vamos, que ahora la única excusa para quitar la posición automática del cambio Opticruise serán algunas condiciones de tráfico, carriles de

 

Con el asiento derecho plegado tenemos un amplio espacio donde estar de pie con más de 1,80 metros de altura.

El puesto de conducción envolvente Scania marcó tendencia hace tiempo.

 

 

 

 

adelantamiento, maniobras o las simples ganas de conducir por nosotros mismos, aunque eso casi siempre terminará penalizando el consumo de combustible. De hecho Scania estima que este sistema puede disminuir el gasto de combustible en un tres por ciento. Eso para un tráiler de 40 toneladas realizando unos 180.000 kms anuales significa que cada año nos ahorramos cerca de 1.700 litros de gasóleo, más de 2.000 € simplemente por permitir que el sistema de control de crucero predictivo haga su trabajo. 

 

El sistema de control de crucero predictivo incrementa en ahorro de combustible de este Scania G 440 Highline.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La caja de cambios automatizada nos permite bien la circulación en modo automático o bien el control manual de sus 12 relaciones. Se trata de la conocida Opticruise con una caña de mando en el lateral derecho de la columna de dirección. Una buena posición que evita ocupar espacio innecesariamente en el cuadro de mandos o en la parte central de la cabina, como se empeñan en realizar otros fabricantes.  Así mismo nos beneficiamos de ayudas electrónicas a la conducción como Hill Holder, se mantienen los frenos activos unos pocos segundos en las arrancadas en cuesta para evitar que el camión se desplace hacia atrás, a la vez que disponemos de la ayuda electrónica a la estabilidad ESP.

Vida a bordo

 

Esquema cabina Scania dormitorio básico.

Versión cabina Highline dormitorio de techo altura intermedia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si el resumen del puesto de conducción y los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción que equipa este Scania G 440 EEV no puede ser más que positivo, cuando valoramos el habitáculo G en versión Highline, no nos queda el mismo sabor de boca. Si bien estamos ante la cabina de mayor amplitud que ofrece Scania en sus Serie G, lo cierto es que en su diseño se ha sacrificado un tanto el confort de la cama inferior, la única que

 

Gama completa de cabinas Scania.

 

 

 

 

 

 

equipa este camión, aunque opcionalmente se puede pedir la segunda en posición superior. Esta litera logra una cota adecuada, 800mm de anchura, pero a costa de extensiones plegables, que hacen que durmamos sobre una superficie no del todo regular y más con el paso del tiempo. Es una pena, pero la cama es la única gran pega que le ponemos a este camión. Eso sí, acompañada por una sorpresa agradable y que no entendemos como no se ve en más vehículos dedicados al largo recorrido.

 

Los armarios del frontal superior tienen buena capacidad.

El cajón de almacenaje bajo la cama resulta un tanto escaso.

 

 

 

 

 

Cuando un transportista viaja sólo, lo cual sucede a la mayoría de vosotros en la inmensidad de ocasiones, el asiento del acompañante acaba siendo más una molestia que una ayuda dentro de la cabina. Pues bien, Scania ofrece un asiento del acompañante plegable, que además resulta razonablemente confortable para su uso por parte del pasajero, más teniendo en cuenta que en este caso la cabina va sujeta por cuatro cojines de aire. La ventaja es que al viajar solos ganamos un importante espacio donde cambiarnos de ropa sin problemas al plegar dicho asiento. Es más, en una cabina como ésta, que no es de piso llano, al mantener un capot motor en el centro, nos podemos colocar de pie en la parte derecha midiendo más de 1,8 metros de altura y no tocamos en ningún momento con la cabeza en el techo. Nos parece un excelente y simple modo de facilitar la vida a bordo cuando viajamos en solitario.

Motor 13 litros de alto par

 

Ejemplo de un Scania Serie G 440 como tren de carretera aplicado a la distribución pesada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La actual gama de motorizaciones de seis cilindros en línea de Scania de 13 litros, exactamente 12,7 litros de cilindrada, substituye a la de 11 litros. En este caso el motor modular, consta de seis cilindros de idéntico diámetro que en los cinco cilindros de 9 litros, de modo que muchos de sus componentes resultan intercambiables. Es más, incluso muchos de sus componentes son idénticos también a los de la gama V8. Lo que se mantiene como una característica típicamente Scania son las culatas independientes para cada uno de los cilindros, lo cual facilita y agiliza las operaciones de reparación.

Este motor cumple la normativa EEV, algo así como un escalón intermedio entre los límites del Euro 5 y Euro 6, que se logra mediante el sistema de SCR de reducción catalítica selectiva.

 

A 1.300 rpm este motor 12,7 litros rinde su par máximo.

Los Scania de la Serie G equipan motores de seis cilindros en línea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A este motor de 440CV deberíamos llamarlo, para explicar mejor sus virtudes, como un motor de 2.300 Nm, lo cual es el valor de par motor máximo más utilizado actualmente para mover un 40 toneladas de modo ágil y eficiente en motorizaciones de muchos fabricante sde vehículos pesados. Si observamos la oferta en el mercado veremos que dichos 2.300 Nm en otras marcas se obtienen con motores de similares cilindradas pero potencias superiores: 450 CV, 460 CV e incluso 480 CV. ¿Qué significa esto? Pues que logramos un rendimiento equivalente con menor potencia y la potencia suele ir directamente relacionada al nivel de consumo. Quizás este 440 sea más remolón que otros 460 o 480 que rinden igualmente 2.300 Nm, pero a la vez este Scania debería ser uno de los más económicos si lo conducimos adecuadamente.

1.300 rpm clave

Por adecuadamente en este caso nos atrevemos a señalar claramente las 1.300 rpm del cuentavueltas, dado que a dicho régimen estamos en la máxima potencia de par motor, que recordemos es la fuerza efectiva que el cigüeñal del motor es capaz de hacer sobre la transmisión para mover las ruedas, a la vez que rondamos los 430 CV, casi al límite de la potencia que este eficaz motor nos ofrece. Entre las 1.000 u las 1.300 rpm es donde este motor nos dará lo mejor de sí mismo al menor coste en combustible.

 

 

Si bien en nuestros tests no nos dedicamos a realizar pruebas de consumo, por la información técnica recabada podemos afirmar que este Scania G 440 EEV Highline circulando con 40 toneladas si no lo hacemos por zonas montañosas en exceso y prestamos atención a la conducción ahorrativa, por ejemplo acercando más nuestra velocidad de crucero a 85 km/h que no a los 90 km/h, no tiene porque superar los 30 lts de gasóleo a los 100 kms. Es más puede rebajarse en casi tres litros dicho valor. Lo cual lo sitúa al nivel de los camiones más económicos de otros fabricantes. De hecho si no definimos a este camión como un rutero óptimo para afrontar con él la larga distancia es únicamente porque su cabina nos parece un poco justa en dos aspectos, espacios interiores de almacenaje y condiciones de la cama para pernoctar. Pero por lo demás se trata de un vehículo de la máxima calidad, que tiene sus dos mejores puntos en su puesto de conducción y en su mecánica.

 

 

 

 

 

 

Ficha Técnica Scania G 440 EEV Highline:

Motor: Scania DC 13 121 440 EEV. Seis cilindros en línea, 12,7 litros de cilindrada. Inyectores unitarios PDE y sistema SCR de tratamiento de gases de escape. Potencia máxima de 440 CV a 1900 rpm, par motor máximo de 2.300 Nm desde 1.000 rpm hasta 1.300 rpm. Freno motor a los gases de escape de 261 kw de potencia máxima a 2.400 rpm.

Cabina: Serie G versión de techo alto Highline con una cama y asiento del acompañante plegable.

Transmisión: Caja de cambios de 12 relaciones automatizada Opticruise Scania GRS895R con retarder integrado. Transmite la potencia al eje trasero (4×2) con diferencial R780 de simple reducción y relación 2.71.

Chasis y dimensiones: Suspensión delantera de ballestas parabólicas, eje delantero para 7.500 kilogramos. Suspensión trasera de cuatro balones neumáticos, eje trasero para 11.500 kilogramos. Distancia entre ejes 3.700 mm,

Pesos: Masa máxima de la tractora 18.000 kgs, del conjunto 40.000 kgs.