VEHÍCULOS COMERCIALES: Renault Maxity eléctrico PVI

334

Conexión  continua

Parece que ahora va en serio y es el momento de poner en marcha medios de transporte alternativos totalmente ecológicos, amigables con el medio ambiente y capaces de trabajar de un modo rentable y práctico como cualquier otro camión. Renault Trucks nos lo demuestra con este prototipo de su camión ligero Maxity totalmente eléctrico.

En la parte inferior del chasis de alojan las baterías eléctricas de ion litio.

 

Por Joan Garriga

Cuando la industria automovilística ya ofrece coches de tracción híbrida y otros totalmente eléctricos en el mercado aparecen los primeros modelos de vehículos industriales híbridos, como es el caso de los prototipos del Renault Hybris que ya funcionan en Europa, algunos se empeñan en demostrar que podemos ir todavía un paso más allá. Este es el caso del camión ligero Maxity que Renault Trucks ha puesto a nuestra disposición.

En la cabina nos extraña el silencio que reina mientras conducimos, sin nada parecido a la vibración del motor.

Se trata de un prototipo, aunque en su fase última de desarrollo prácticamente listo para entrar en producción si el mercado lo requiriera, cuyo funcionamiento es totalmente eléctrico. Es  un paso más allá de los híbridos, donde se combina el funcionamiento de una mecánica eléctrica con un motor diesel que recarga las baterías cuando éstas llegan a su nivel mínimo.

El auténtico cero emisiones

En este caso el único motor disponible a bordo, de 47 kw de potencia máxima el equivalente a casi 63CV, está alimentado por electricidad y va conectado a una caja de velocidades automática de 6 marchas. Puede parecer una potencia algo justa para lo que suelen ofrecer los motores TDI alimentados por gasóleo más habituales y que en estos vehículos de 4,5 toneladas de MMA suelen superar ampliamente los 100CV de potencia máxima. Sin embargo las ventajas del Maxity eléctrico PVI son otras. La primera sorpresa nos la llevamos nada más girar la llave de contacto. Lo hacemos y… ¡No parece suceder nada! Miramos asombrados al ingeniero de Renault Trucks que nos acompaña durante la demostración y nos indica que no tenemos más que apretar el acelerador y cerciorarnos de haber insertado la D en la caja de velocidades. Un  motor eléctrico es así, al ponerlo en marcha lo único que sucede es que se ilumina un led en la pantallita informativa. No hay ruido, ni vibraciones ni, por supuesto, humos al ralentí, entre otras cosas porque ni siquiera tenemos tubo de escape.

La caja de cambios automática se maneja con un teclado y además nos indica el nivel de energía restante.

El prototipo del Maxity eléctrico cuenta con la misma cabina que los modelos diesel convencionales.

 

Hemos apretado la D, la pantallita indica que disponemos del 33 por ciento de energía en las baterías y al presionar el pedal del acelerador un zumbido es todo lo que acompaña al movimiento del camión. El zumbido es tan suave que la gente que nos ve circulando por las inmediaciones de Lyon se sorprende al paso de un camión de reparto que parece circular con el motor parado.  Al volante…Pues sorprendente sigue siendo la mejor definición. Este Maxity eléctrico es tremendamente sencillo de conducir. Simplemente se acelera y se frena. Eso sí, para conseguir un motor que no agote las baterías en un plazo demasiado breve la potencia se reduce a los 47 kilowatios mencionados. Eso significa que disponemos de la suficiente para mover por la ciudad las 4,5 toneladas del Maxity, pero que no seremos precisamente los más rápidos en el carril de aceleración. Además, si lo pretendemos agotaremos las baterías de ion litio antes de lo debido. Estamos al volante de un prototipo, de modo que no disponemos de datos exactos sobre su autonomía, pero se nos cuenta que en situación de trabajo normal sería suficiente para completar una jornada de reparto por la ciudad. La idea es que uno de estos camiones, con algo menos de 2.100 kilogramos de carga útil, pueda trabajar todo el día repartiendo por la ciudad y después quede enchufado durante la noche, en la base de la empresa para estar recargado y listo para empezar su ruta diaria por la mañana.  Por si el uso debiera ser más intensivo es posible incorporar sistemas de recarga rápida, que disminuyen sensiblemente el período de tiempo necesario para ponernos de nuevo en funcionamiento.

Los tiempos cambian

El Maxity eléctrico parte de sus hermanos con corazón diesel, con los cuales comparte cabina, chasis, ejes y sistemas como los de dirección y frenado. El motor eléctrico se conecta a una caja automática que transmite la potencia a las ruedas traseras y en los bajos del chasis encontramos las baterías recargables, que ocupan el espacio donde un camión convencional sitúa tubo de escape y depósitos de combustible. Junto a los frenos convencionales aquí además podemos aprovechar la potencia del motor como un freno eléctrico auxiliar.

Con este prototipo de camión de 4.500 kgs de MMA Renault Trucks nos anticipa la distribución ecológica del futuro.

 

Al volante de este Maxity vemos como el camión eléctrico es ya una realidad, técnicamente hablando, aunque el mercado y la capacidad de repostar energía eléctrica determinarán su éxito y rentabilidad. Pensar en gasolineras para vehículos eléctricos todavía es algo de ciencia ficción en nuestro país, sin embargo, una flota de reparto, que disponga de una base con algún tipo propio de generación de energía( Pequeños molinos eléctricos, aprovechar la propia maquinaria industrial para generar energía por cogeneración, etc) podrían posibilitar a una industria contar con su propia flota de camiones de reparto que no necesitarían repostar nunca, ya que funcionarían con la propia energía eléctrica generada en la planta. Los medios técnicos para una distribución totalmente ecológica ya existen. Renault Trucks nos pone un ejemplo totalmente funcional al alcance. Ahora falta que seamos capaces de emplearlos de un modo práctico.

Ficha Técnica

Renault Maxity eléctrico

Motor: eléctrico de 400 V y 47 kw de potencia máxima, refrigerado por agua con intercanviador aire/agua, alimentado por baterías de ion litio de 614 V y 65 amperios.

Caja de cambios: automática de seis velocidades más marcha atrás.

MMA: 4.500 kilogramos

Carga útil: entre 2.070 y 2.100 kilogramos según carrozado y longitud de chasis.

Longitud total: entre 4,88 y 6,67 metros, según carrozado.

Cabina: corta de tres plazas.