Allison, presente en la Super Bowl

84

Allison, la empresa líder en transmisiones automáticas, ha sido la encargada de equipar los nuevos quitanieves que velaron por la seguridad en caso de nevadas durante la semana de actividades previa a la Super Bowl, disputada el pasado 5 de febrero en Indianápolis (USA). La final de la Liga de Fútbol Americana (NFL) se disputó en Indianapolis, y preocupados por que nada ni nadie pudiese impedir su disputa, las autoridades competentes no dudaron en adquirir 16 nuevas máquinas quitanieves equipadas con cajas de cambio automáticas de Allison.

En el estado de Indiana los servicios de obras públicas utilizan transmisiones Allison.


 

Gracias a ello, los aficionados que se desplazaron a Indianápolis pudieron estar seguros de que, en caso de nevadas, podrían desplazarse sin dificultad a los diferentes eventos deportivos y actividades paralelas que se celebraron durante toda la semana en esta ciudad norteamericana.

La ciudad de Indianápolis se encuentra cerca del denominado “cinturón de nieve”, por este motivo, las administraciones locales, ante un posible riesgo de fuertes nevadas, decidieron tomar las máximas medidas de precaución, garantizando de esta forma que ninguna tormenta estropease una semana cargada de actividades. El riesgo de nevadas es muy alto en esta ciudad, capital del Estado de Indiana. La temperatura media de Indianápolis en febrero es de -1°C, además de cinco pulgadas de nieve, aunque en los días que duró todos los actos relacionados con la Super Bowl las temperaturas no fueron tan frías como están acostumbrados los habitantes de la ciudad.

 

Pese a ello, las autoridades locales no dudaron en reemplazar las antiguas máquinas quitanieves de su flota por otras nuevas equipadas con las cajas de cambio automáticas de Allison, preparadas para operar en caso de que fuera necesario.

Lawrence E. Dewey, presidente y director general de Allison Transmission, declaró antes del evento que “tener la oportunidad de albergar la final del campeonato de la NFL es un honor para Indianápolis, y en Allison estamos preparados para hacer que el evento de este año sea un verdadero éxito”. Este “honor” a que se refiere Dewey es debido a que la ciudad de Indianápolis es la sede de Allison, y lógicamente, uno de sus principales clientes. El Departamento de Obras Públicas de Indianápolis, con una flota de 146 vehículos entre máquinas quitanieves, cabezas tractoras y otros vehículos multiservicio de tamaño medio, confía desde hace muchos años en la fiabilidad, durabilidad y confianza que ofrecen los vehículos equipados con las cajas de cambios completamente automáticas de Allison.

Fruto de esta estrecha relación entre Allison y la ciudad de Indianápolis, la coordinación entre el servicio de quitanieves del Departamento de Obras Públicas y la empresa fue fluida y los quitanieves equipados por Allison estuvieron a punto para realizar su cometido en caso de que se hubieran producido incidentes metereológicos en forma de nevadas.

Allison es el  mayor fabricante mundial de transmisiones automáticas para vehículos comerciales medianos y pesados, y equipa además vehículos militares del ejército de los Estados Unidos y sistemas híbridos de propulsión para autobuses de tránsito.