Carreras de camiones: Team Orlando

1545

Espectáculo en pista

Orlando Rodríguez es un transportista malagueño, de Torre del Mar, a quien se le nota de lejos la afición que mantiene por su oficio y por las carreras de camiones. Para ello no hay más que verlo circular al volante de algunas de sus joyas; un Freightliner de 1986 o el Mercedes SK con el que compite. Por: Joan Garriga

 

El Mercedes Benz de Orlando es una vieja gloria de los circuitos.
 
 

Orlando Rodríguez en la cabina de su Mercedes de competición.

 

Este transportista dedicado a los materiales de construcción y servicios como las grúas es también un gran aficionado a los vehículos clásicos de todo tipo. Se trata de una de esas personas que lejos de ver en el camión a un medio problemático de ganarse la vida, reconocen en él algo más que una máquina. El propio Orlando Rodríguez nos explica: “Yo nací en Brasil porque mi padre emigró allí a trabajar y vivió 10 años en aquel país. Desde entonces ha habido camiones en casa y siempre crecí viendo vehículos de todo tipo, desde excavadoras a motocicletas.”

 

Este camión participa habitualmente en las carreras españolas del campeonato de camiones.

 

Quizás por eso con los años Orlando ha participado en todo tipo de competiciones del motor, desde slaloms en motocicletas a rallyes de coches. A un camionero de toda la vida sólo le faltaba competir entre los grandes del asfalto y a la que pudo convirtió su sueño en realidad:

 

El piloto malagueño Orlando es conocido por su espectacular estilo de conducción.

 

“Siempre me gustaron las carreras del Europeo de Camiones, pero lo cierto es que para un particular este mundo de las carreras de camiones supone un esfuerzo enorme. No fue hasta el 2005 cuando pude adquirir el Mercedes 1838 que ahora tengo. Yo se lo compré al piloto Antonio Conejero, pero este era un camión que hace casi 20 años ganó dos campeonatos europeos seguidos, en manos del piloto austríaco Allgauer.

 

El clásico Freightliner decorado de Orlando es otra de sus joyas sobre ruedas.
 

Debido a la economía no he sido capaz más que de participar en temporadas alternas, así que estuve en las pistas en 2005, 2007 y ahora de nuevo en 2009. En 2010 y 2011 también. Estamos participando sin ningún apoyo externo y dedicando a esto más dinero y tiempo del que se debería. Porque lo cierto es que a poco que quieras salir en condiciones te absorve mucho tiempo, tanto de tu dedicación profesional como del que pide tu familia.”

 Manteniendo la afición

 

Los equipos privados se ven sometidos a los mismos controles de seguridad que los teams de primera línea.
 

El Freightliner de Orlando suele transportar el motorhome del equipo.

 

Si algún día se hiciera realidad aquello que reza en la Biblia;”Y los últimos serán los primeros.” A buen seguro que Buggyras y MAN oficiales deberían temblar ante el Mercedes amarillo de Orlando, pues este piloto centra sus actuaciones más en lograr un buen derrape en los giros donde se encuentra la afición, que no en tratar de

 

Orlando en pleno enfrentamiento a unos neumáticos…
 
 

…demostrando la solidez de su cabina.
 

convertir en competitiva a una montura que nada puede hacer frente a los equipos oficiales con que comparte categoría, pista y clasificaciones. Sin embargo, son este tipo de participantes en la Copa de España y Europeo de Carreras los que más pasión levantan entre los aficionados, pues se trata de transportistas. Gente cercana a los

 

La solidez de los motores en V Mercedes Benz permite seguir en competición durante años.

 

que forman el público y que pueden olvidar durante un fin de semana los agobios propios del oficio dando gas a fondo mientras la mecánica aguante. Orlando pertenece a ese pelotón, escaso en velocidad punta, pero sobrado en cuanto a espectáculo que ofrecer y afición.

El Freightliner de Orlando

 

Como demuestra su Freightliner Orlando es aficionado a la decoración de camiones.
 
 

Cuando puede compatibilizarlo Orlando también participa con su Freightliner en los desfiles de decorados.

 

Este camión que actualmente tiene su principal empleo en el traslado del equipo de competición, es una tractora del año 1986, impulsada por un motor Caterpillar de 295CV y transmisión Fuller. Cuando se le pregunta a su

 

Orlando es un habitual de las carreras de camiones desde hace años.

 

feliz propietario por sus características principales él tiene muy claro con que compararlo: “Este camión es una máquina de batalla para lo que se llevaba en Estados Unidos. Por sus características y su época yo lo comparo a lo que significaba para nosotros un Pegaso de aquellos 310CV también con caja Fuller.” Eso sí, como buen

 

Los equipos de medios más humildes mantienen en plena forma auténticos clásicos de la pista.

 

conventional americano, que es como se denomina allí a los camiones de morro, lo cierto es que el aspecto de uno de estos camiones resulta mucho más llamativo y espectacular que a lo que estamos habituados en Europa. Este Freightliner es buena prueba de ello y resulta en España un modelo prácticamente único, que podemos admirar en perfecto estado gracias a la pasión de Orlando Rodríguez.

 

No pueden competir en tiempos pero ofrecen espectaculares luchas en la parte baja del pelotón.