De ruta con Ramón Barba y su MAN TGX

238

Rock & Roll Xpress

Ramón Barba junto al MAN con el que trabaja para la firma palentina Hispacarrier.

A nuestro amigo no le gusta pasar desapercibido.

 

 

Hay multitud de oficios que no exigen sacrificar la vida familiar y el tiempo libre diario al obligarte a estar semanas fuera del hogar. Encima muchos de ellos proporcionan una vida más cómoda e incluso mejor pagada que la de camionero…Y sin embargo algunos de niños ya sabían lo que les faltaba para ser felices, como diría Loquillo; un camión.

Nuestro protagonista de hoy era y es de esos. Como él  explica mientras conduce el MAN TGA de la compañía palentina Hispacarrier con el cual realiza ruta internacional: “En el barrio de crío con mis amigos mientras casi todos jugaban al fútbol dos o tres siempre estábamos por los montones de grava con camioncitos y excavadoras…¡Y claro después al hacernos mayores salimos camioneros!”

Ramón realiza ruta internacional al volante de este MAN TGX estupendamente cuidado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los tiempos que corren este joven de 33 años ha logrado toda una proeza, trabajar desde los 18 años y encima hacerlo en lo que más le gusta: “Mi padre andaba con camiones Ebro. A mi siempre me atrajo la carretera y por eso en cuanto pude me fui a trabajar con camiones.”

Desde Palencia los viajes de Ramón suelen llevarlo a Francia y otros lugares de Europa.

 

 


“La música militar…”

Tomando prestada la letra de otra de las canciones popularizadas por el gran Loquillo, si bueno haber viajado dos días en el Rock & Roll Express debe haber dejado cierta huella en quien os escribe esto, sería a ritmo de música militar como José Ramón Barba iniciaba su ya larga trayectoria como conductor profesionales de camiones.

Los inicios de nuestro amigo en el transporte.

Ramón fue soldado profesional y conductor en el ejército de tierra.

 

 


“Entre en el ejército como soldado profesional y desde el primer día tuve en mente dedicarme a los camiones. Allí estuve tres años. Empecé con los “Egipcios”, como se conoce a los antiguos Pegaso todoterreno militares que eran unos camiones durísimos. Lo mejor de esa época es el recuerdo de los estupendos compañeros y amigos que allí haces, algo que todavía dura años después y que es algo que tienes para toda la vida.

Ni el día de su boda con Vane pudo dejar de tener los camiones en mente…

 

 

Como militar comprobé que los camiones eran lo mío, tanto fuera trabajando en el taller como en unidades de conductor. Sin embargo en el estamento militar hay algo que funciona totalmente al contrario que en el transporte. A veces los mandos comentaban; este Barba tiene iniciativa. Eso para un camionero que siempre andas de aquí para allá y no se sabe cuantos problemas pueden surgir es algo muy positivo, pero allí resultó que siempre lo comentaban como un problema… En fin que al final me saqué los carnets que me faltaban para la vida civil y me busqué trabajo en la ruta.”

Los camiones para Ramón son su oficio, hobby y pasión.

Con la vista puesta en el camión…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De la obra a la ruta

En su primer empleo de camionero civil nuestro protagonista iba al volante de una hormigonera, algo que no era precisamente detrás de lo andaba el inquieto Barba: “Todo eran pequeños desplazamientos desde la planta a las obras, salía a la carretera y en un rato ya había llegado a destino. No paraba de darle vueltas a la cabeza que yo valía para más, quería ir más lejos y llevar los mayores camiones que pudiera.”

Lo normal para Ramón es salir de ruta los lunes y regresar entre el viernes y el sábado a casa.

 

 

 

Vamos, que a nuestro amigo el virus de la carretera le había dado de lleno, así que dicho y hecho se buscó un empleo más rutero, en este caso en Transportes y Mudanzas BUJ, donde tras cinco años atesorando anécdotas y kilómetros Barba pasaría a su actual empresa donde hasta el día de hoy sigue tan satisfecho recorriendo las rutas españolas y europeas: “ Entré en BUJ, una de las empresas de Palencia de toda la vida, siendo un chaval.

Acompañamos a Ramón camino de Galicia.

Nos cruzamos con una inmensa viga que requiere el trabajo de dos megatractoras.

 

 

Ellos hacen transportes y también mudanzas y la verdad es que me resultó alucinante el mundo de las mudanzas y las anécdotas que genera. Porque aquí en el camión haciendo largo recorrido en algunos viajes vas muy solo pero en cambio con las mudanzas trabajas con dos o tres compañeros, cada viaje es distinto al anterior…”

Gente de oficio

Ramón defiende que un camión en buen estado es signo de la profesionalidad de quien lo conduce.

 

 

Bajo el aspecto de rockero descubrimos en José Ramón a un profesional del transporte preocupado por su oficio: “Tanto mi amigo David como yo desde que empezamos a trabajar conduciendo camiones apenas hemos parado. Pero claro, en la época que andábamos por Palencia pidiendo un empleo como conductor sólo los extranjeros tragaban con un empleo que te tenía cuatro o cinco días fuera de casas y a veces también el fin de semana fuera. En cambio para nosotros ese era nuestro sueño. Otro iban a la obra y ganaban el doble que tú, pero

En ocasiones las mayores dificultades de la ruta se viven aparcado… Esperando.

 

 

ahora no hay para elegir y nos sentimos muy afortunados por poder continuar en esto. Yo por mi parte trato de poner el máximo: la formación no son solo los carnet, aunque no me haga falta ahora también tengo el ADR e incluso la capacitación de transportes, por si algún se tercia lo de ser autónomo.

Cae la noche y sigue la espera.

Amanece en el MAN TGX y se recupera la actividad.

 

 

Además procuro cuidar mi camión al máximo. Soy un chófer, pero este camión es mi herramienta y mi casa durante la semana y lo cuido al máximo. Además estoy muy contento, trabajo a gusto pese a los problemas que algunas semanas surgen. Héctor, el jefe, es otro compañero más y eso se nota.“

Ramón nos saluda desde la cabina de su MAN TGX XXL.

 

 

 

Cuando José Ramón se refiere a cuidar su MAN TGA XXL no se limita al cuidado aspecto exterior y al esmero con que cuida el interior de su amplia cabina, sinó por ejemplo a detalles como llevar una libreta de control de todos los mantenimientos y reparaciones de un camión, que aunque luce perfecto ya suma más del millón de

Pasión rockera on the road.

 

 

kilómetros: “Este camión bien cuidado puedes hacer que viajando a Galicia casi siempre en las 40 toneladas, no supere los 36 lts/100 km. Eso no es sólo conducción sinó llevar los mantenimientos al día, preocuparte de cuando conviene un reglaje de válvulas, etc.”

El MAN TGX conserva un rendimiento muy positivo habiendo superado de largo el millón de kilómetros.

Ramón nos demuestra que es un fiel encamion@uta.

 

 

 

Vamos, un camionero a la antigua usanza, con oficio.

Cuando el día no sale redondo: Los 300

Los 300 espartanos fueron los últimos defensores de un estratégico paso griego llamado de Las Termópilas, los cuales tras luchar heroicamente frente a un ejército persa mucho más numeroso cayeron derrotados, pese a que contaron con la ayuda de cerca de 1500 esclavos combatientes. Pero lo que ha quedado para la historia fue la valerosa derrota sufrida por los 300 espartanos, de los cuales sólo dos sobrevivirían finalmente…

 

 

El trabajo burocrático sirve para llenar las esperas.

El tráfico siempre aparece cuando debemos alcanzar pronto la carga.

De camino nos cruzamos con esta maravilla mudancera, un Pegaso capitoné.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y os preguntaréis de qué demonios os habla este reportero… Pues bien, en ocasiones un camionero debe comportarse casi tan heroicamente como los 300 mencionados espartanos para tratar de conseguir recorrer más de 300 kilómetros diarios, eso pese a haber consumido todo su período legal de trabajo. Como demasiados de vosotros sabéis de primera mano una carga urgente puede transformarse tras cinco minutos de charla con el guarda de cualquier garita en un: “espera ahí 15 horas y mañana igual tienes suerte y te cargan antes de mediodía.”Lindezas similares también forman parte del día a día de un camionero como José Ramón y por ello tiene más mérito si cabe que a sus 33 años siga hablando con entusiasmo de su oficio: el de camionero.

No es un barco, es un camión, pero bordeando la Costa Da Morte gallega.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Club Doble Embrague

Nuestro amigo y sus colegas palentinos del oficio fundaban el Club Doble Embrague, colectivo a partes iguales camionero y festivo que tiene como una de sus grandes citas anuales la celebración de las fiestas de San Cristóbal en Palencia. Así mismo, siempre que pueden acuden juntos a concentraciones y carreras de camiones, para mantener alto el ánimo. Puedes contactar con ellos a través de facebook: http://www.facebook.com/truck.dobleembrague.1?fref=ts

Ramón Barba también preside el activo Club Doble Embrague de Palencia.

La A6 a su llegada a Galicida está plagada de espectaculares viaductos.