El transporte «pirata» se moderniza gracias a internet (23-06-2015)

    64

    Puede que para alguno, no sé si decir algún privilegiado, eso de internet todavía sea algo con poca influencia en su vida. Pero lo cierto es que existen unos pocos grandes, mejor dicho inmensos cual ciclópes, nombres de empresas como Google, Facebook, ebay o Amazon que mediante un simple click pueden transformar la vida de millones de seres humanos… Y esa transformación no está garantizada que sea positiva para todo el mundo.

    Imagen

    ¿Y que tiene esto que ver con tu vida al volante de un camión o al frente de una empresa de transportes? Pues la verdad es que cada día más. Desde hace años cuando el equipo de www.encamion.com habla con el responsable de vehículos comerciales de alguna de las principales marcas del mercado el discurso de fondo siempre ha sido bastante optimista. Fuera cual fuera el momento concreto de la economía se confiaba bastante en un próximo estallido del comercio on line. Es decir, de las compras que cualquiera de nosotros a través del ordenador o del smartphone seremos capaces de realizar desde casa. Eso deberá aumentar el negocio para las empresas de reparto a domicilio y generar un incremento sensible en el parque de vehículos dedicados a la distribución urbana. Bueno, eso era lo que creían los responsables de las industrias de vehículos industriales así com los dirigentes de la mayoría de empresas de transporte. Lástima que los ideólogos de internet, esos que se esconden tras grandes mercados online como Alibabá, ebay o Amazon no tengan previsto dar la menor oportunidad a los transportistas en su continua e inmensa expansión amenos que alguna autoridad competente sea capaz de imponer en el mundo virtual las normas y leyes que todos consideramos normales y de obligado cumplimiento en el mundo real.

    Amazon quiere realizar el reparto puerta a puerta mediante drones voladores automatizados, ebay pretende impulsar la colaboración entre vecinos. Es decir, tú compras algo, tu vecino o alguien que viva cerca del almacén de distribución lo ve a través de una de esas grandes web y el reparto final hasta casa te lo hace alguien directamente en su coche particular. Vamos, un pirata al que sólo le falta el parche y la pata de palo y que nunca ha oido hablar de nada parecido a una tarjeta de transporte un certificado CAP para el conductor o simplemente un seguro de mercancías para la carga transportada. Así las cosas, quizás no sería mala idea empezar a pedir inspecciones de transportes pero no precísamente en moto y por las carreteras, sinó a través de internet y dispuestos a cerrar la web que anime al público a convertirse en transportistas piratas para obtener a cambio un descuento en su próxima compra on line. Atentos a las novedades, que las próximas complicaciones para el transporte quizás nos lleguen a través del email… Tiempo al tiempo.