Estamos en la final internacional del Scania YETD 2015

65

Los 26 mejores jóvenes conductores de Europa

La final internacional del concurso empieza con el sorteo de posiciones.

Un año más el Demo Center de Scania, en la central de la marca situada en la localidad sueca de Sodertalje, se convierte en lo más parecido a una villa olímpica camionera para decidir quien se proclamará como mejor joven conductor a nivel internacional. Nosotros hemos viajado a tierras de Escandinavia para animar al finalista español, Pablo Ríos.

Llegando a Sodertalje

El campeonato internacional YETD 2015, más conocido como la elección del Joven Conductor de Scania, es una competición internacional encaminada a elegir el mejor profesional del transporte entre los millones

Los finalistas llegando la factoría Scania en Sodertalje, Suecia.

El Scania Streamline uno de los grandes protagonistas del evento.

Esta impresionante grúa pesada Scania con cabina de morro daba la bienvenida a los finalistas del YETD 2015.

de profesionales europeos de hasta 35 años de edad. Scania, ha convertido esta competición en un auténtico evento de calidad, parecido a una olimpiada internacional, donde el camionero ve reconocida su labor.

Prueba de habilidad al volante; el garaje

Esto es así dado que los 26 aspirantes que alcanzaron la final en la localidad sueca de Sodertalje, sede central de Scania, fueron elegidos a través de un proceso que ha involucrado en esta edición a un total de 23.000 jóvenes conductores europeos de camión. 

Ansiado premio de 100.000 euros

Las pruebas de habilidad al volante se realizan sobre camiones Scania Streamline Serie R Euro 6.

El ganador de la final del YETD 2015 será el afortunado propietario de una tractora Scania Streamline Serie R valorada en 100.000 euros. Un vehículo que conocerá a la perfección dado que habrá sido el protagonista de algunas de las pruebas más complejas del certamen.

Al terminar el recorrido de consumo eficiente se valora detenerse con exactitud en el punto determinado.

A lo largo de dos estresantes e intensas jornadas los 26 aspirantes habrán debido demostrar sus habilidades en materias como la conducción eficiente, maniobras, primeros auxilios, seguridad en la estiba de la carga y un largo etc de materias que forman parte de la realidad cotidiana de cualquier transportistas pero que se puntúan y se miden transformando el oficio en un auténtico deporte tan exigente como cualquiera de las disciplinas olímpicas.

La puesta en escena para la prueba de primeros auxilios.

La reanimación fue una prueba muy exigente.

El público pudo animar a sus favoritos en todo momento.

En esta Olimpiada camionera el público también resulta abundante, pues se celebra una jornada de puertas abiertas en la factoría de Scania, donde se celebra la final del concurso, que hace que cada año más de 10.000 aficionados al mundo del camión y a la marca Scania sigan en directo el evento.

La lucha de Pablo Ríos

Pablo Ríos, representante español en la final del YETD 2015, saluda a su público.

La hinchada española en Sodertalje.

El representante español realizando la prueba de asegurar la carga.

Antes de cada prueba los concursantes permanecen aislados hasta el último minuto.

En esta edición el representante español quedaba apeado durante la segunda jornada del campeonato. El joven transportista español, habitual de las rutas internacionales hacia Holanda e Inglaterra con un trailer frigorífico, destaca la seriedad del campeonato y el rigor con el cual deben afrontarse las pruebas. De gran complejidad. Por su parte, el portugués lograba pasar el primer corte y colarse entre los 16 aspirantes a entrar en la final.

El público anima a los 16 clasificados para emprender la segunda parte de la final.

 

Según declaraba Pablo tras su participación en el final del YETD 2015: «Vine aquí preparándome lo mejor que pude, un fin de semana, porque trabajo haciendo ruta a Holanda e Inglaterra con un Scania 500 de la empresa Vicente Blasco y bastante me han apoyado dejándome una semana de vacaciones para el campeonato cuando más trabajo tenemos. Ya sabía que las cosas estarían difíciles, pero el nivel de los 26 finalistas es enorme. Tienes pruebas en que emplear un elemento de más o tardar dos segundos te elimina. «

Las maniobras en pista tomando tiempos resultaron muy exigentes.

Pablo se muestra contento con la experiencia vivida, para este amante de los Scania V8, lleva casi nueve años al volante de este tipo de camiones, haber visitado la factoría y poder probar todos los camiones de la marca que ha querido ya ha sido un gran premio. Aunque no debemos olvidar que es uno de los 26 mejores jóvenes conductores de entre un total de 23.000 aspirantes europeos y eso dice mucho en su favor. Le deseamos la mejor de las suertes para futuras ediciones.

La prueba del «garaje» una de las más difíciles donde ganaba el más rápido y con menos penalizaciones.

Rozar la estrecha entrada significaba penalizar.

Los finalistas de Portugal, Joel, y España, Pablo, en un estrecho mano a mano…

Si bien algunas de las pruebas, maniobras, conducción eficiente y asegurar la carga, pueden considerarse elementos comunes en la vida diaria de la práctica totalidad de transportistas, otras nos hablan de la excelencia que debe mostrar en su trabajo cada uno de estos 26 transportistas que han alcanzado la fase final del campeonato. Ese es el caso de las pruebas que ponen en liza los conocimientos de primeros auxilios o bien las que dan un paso más allá en el apartado de maniobras, poniendo la tolerancia para vencer o quedar eliminado en unos pocos milímetros.

El giro de 90 grados marcha atrás en la entrada al garaje, una de las pruebas más delicadas.

Al ser el tiempo una baza a tener en cuenta en la contabilización de todas ellas resulta fácil entender la exigencia enorme a que se ve sometido el aspirante a mejor joven conductor de Europa. Independientemente de quien resulte el primer clasificado, todos los aspirantes han demostrado ser unos camioneros de primera. 

Maniobras con mayúsculas

Uno de los clásicos en el apartado de maniobras es el llamado «Knock the King», golpear al rey. Se trata de derribar un cilindro rojo, en el centro de otros dos de distinto color que penaliza tocarlos. A partir de ahí las dificultades van siempre al alza… Un buen ejemplo es la «Super Z». Su nombre lo dice todo, hay que trazarla con el trayler en el menor tiempo posible y sin tocar ninguno de los límites de la estrecha pista. Otro de los puntos más emocionantes en la competición de maniobras es la prueba del «garaje» donde se obliga a entrar marcha atrás y hacer una L perfecta para dejar el trailer en la dirección perpendicular a la que entraba…

El tiempo penalizó los resultados de Pablo y le apearon en el primer corte de resultados.

ESta prueba, que marcaría la primera gran eliminación entre los 26 finalistas a Joven Mejor Conductor de Europa, sería junto a la de derribo de conos de la gran final la que marcaría el campeón final de esta auténtica olimpiada del transporte. La prueba cronometrada al volante del Trailer completo derribando conos, únicamente los de color rojo pero sin rozar los azules, daba como vencedor al candidato danés.

El público en la final internacional del Joven Conductor animó a sus representantes en todo momento.

Otra de las pruebas simula la intervención en un accidente.

De a dos, el más rápido y mejor pasaba a la siguiente ronda.

La habilidad maniobrando el trailer para tirar los conos elegidos decidía la final del YETD 2015.

 

Se trataba de Lars Sondergard; un joven nórdico que demostró su sangre fría en liza hasta el último minuto y que finalmente sería el feliz propietaria de la tractora Scania Streamline, cabina Topline, de la Serie R equipada con el motor seis cilindros en línea de 490 CV. Le felicitamos desde aquí por su habilidad, a la vez que animamos a todos para participar en la próxima edición de este emocionante certamen que tiene como premio una tractora Scania valorada en 100.000 euros… ¡Toda una ayuda para que los jóvenes conductores prosperen en el transporte!

La tractora Scania R 490 Streamline para el vencedor de esta edición.

Lars Sondergard, de Dinamarca, vencedor del YETD 2015.