Jornada Scania sobre Gas Natural en vehículos industriales

754

Más barato y más limpio

 

La extensión de puntos de repostaje para gas facilita trabajar con estos camiones.

Scania ofrece camiones a gas aptos para distribución y largo recorrido.

Pues sí, esas son las principales cualidades del Gas Natural, sea licuado o comprimido, cuando se utiliza como combustible en vehículos pesados substituyendo al clásico diesel. Aunque las prestaciones y gran autonomía de los diesel todavía les asegura una larga vida en usos como la distribución y el transporte a media distancia ya es perfectamente factible utilizar camiones a gas.

 

La oferta de Scania para camiones a gas se basa en su motor de cinco cilindros y 9 litros de cilindrada.

La localidad madrileña de Rivasvaciamadrid acogía la jornada técnica organizada desde Scania sobre el uso de camiones alimentados por gas natural, sea comprimido a alta presión o licuado en estado líguido a muy baja temperatura, en usos como la distribución corto y medio recorrido o el transporte a larga distancia, a través de los denominados corredores azules. Se trata de popularizar una tecnología ya muy probada en vehículos de todos tonelajes y fabricantes, que si bien se hayan muy extendidos en el sector de los servicios municipales, donde la escasa autonomía no supone un problema, ahora puede rivalizar en prestaciones frente a los diesel en otros usos mucho más comunes para el transportista.

Economía y ecología de la mano

El gasóleo seguirá siendo durante muchos años el combustible predominante en el transporte de mercancías por carretera, aunque en ciertos usos las propiedades de combustibles alternativos como el gas natural pueden superlo, tanto por su menor coste económico por kilómetro recorrido como por sus emisiones contaminantes en niveles tan bajos que supera a la exigente normativa Euro 6.

 

Un programa europeo denominado Corredores Azules asegura en los principales ejes del transporte un punto de gas cada 400 kms.

Un motor como los bloques de cinco cilindros y 9 litros que oferta Scania en versiones alimentadas a gas rebaja los niveles de CO2 en su escape en un 30 por ciento respecto a un diesel equivalente. Además en funcionamiento un motor a gas resulta 3 db más silencioso, en cuanto a la presencia de partículas NOx en los gases de escape su nivel se acerca tanto a cero, que supera por debajo el umbral de exigente norma Euro 6. Y a todo ello debemos sumar un precio del gas natural como combustible que se sitúa entre un 15 y un 25 por ciento por debajo del de los derivados del petróleo como el gasóleo. Por si todo ello fueran pocas ventajas los expertos gasísticos nos explican como el gas no se ve sometido a fuertes variaciones de su precio, se negocian contratos a largo plazo y encima el gas se encuantra a nivel mundial más repartido que el petróleo y por lo tanto no depende de conflictos políticos que puedan hacer variar de modo repentino su precio. Y entonces…¿Por qué no funcionan todos los camiones con gas natural?

Alternativo pero no para todo

 

La jornada sobre aplicación del gas para el transporte se desarrolló en Rivas Vaciamadrid.

Mathias Carlbaum, director general de Scania Ibérica, concluía la jornada sobre Gas Natural Vehicular.

Por un lado un motor diesel transformado a gas, de modo que éste pase a ser su único combustible, significa que ese motor se ha transformado a cilo Otto, como cualquier turismo de gasolina pero a escala bastante mayor y ello modifica sus requerimientos de inyección y añade elementos como bujías. Esto hasta hace pocos años era lo mismo que decir que los motores de camiones pesados a gas eran mucho más complejos técnicamente que sus equivalentes diesel. Eso, en la actualidad y más todavía pensando en las mecánicas Euro 6 ha dejado de ser cierto en buena medida y lo cierto es que la complejidad y fiabilidad de estos motores a gas resulta bastante similar a la de un moderno diesel euro 6. Además, una de sus antiguas limitaciones más presentes, el menor par motor que desarrollaban los motores a gas, se ha solucionado en parte con los modernos sistemas de inyección. Además siempre se les puede añadir una caja automática, tipo convertidor de par, que minimiza las pérdidas de par y por tanto contribuye a mitigar este efecto. Y entonces…¿Cuál es el problema?

 

Los servicios municipales han sido el campo inicial para el desarrollo de flotas de camiones a gas.

Pues el único talón de Aquiles de estos motores sigue siendo la autonomía. Si cualquier tractora con motor diesel supera los 2000 kilómetros sin repostar entre el viaje de ida y vuelta, eso todavía queda lejos para los camiones pesados con motores a gas. Si utilizamos gas comprimido, es decir bombonas con el gas sometido a 200 veces la presión atomosférica en su interior, un Scania P310 con cuatro de esas botellas de 80 litros en cada una de ellas transporta un total de 640 litros de gas a presión, comprimido. El GNC en dicha cantidad equivale a un depósito de 110 litros de gasóleo, que rinde aproximadamente la misma cantidad de energía. Con tal cantidad de combustible un camión de tres ejes por ejemplo podría llegar a los 300 kilómetros de autonomía entre repostajes. Estamos por lo tanto ante una solución adecuada para la distribución urbana y de corto radio de acción, que además se beneficia de la misma tecnología probada desde hace décadas en buses urbanos y camiones dedicados a la recogida de residuos.

Gas licuado para largo recorrido

 

El depósito de GNL, gas natural licuado, ofrece mayor autonomía que el gas comprimido.

 

Licuar el gas, es decir convertirlo en un líquido como el propio gasoil, es posible. Simplemente se hace necesario refrigerarlo, en este caso hasta los -163 ºC, bajo cero, con lo cual queda claro que este sistema transforma el depósito de combustible, gas licuado, en un inmenso termo. La ventaja es que todos los líquidos ocupan bastante menos espacio que los gases de su misma materia, con lo cual en el mismo volumen el gas licuado logra ofrecer mayor capacidad calorífica. De este modo una tractora Scania P310 con doble depósito de gas licuado (300lts+410lts) tiene la misma energía que 264 litros de gasóleo, es decir, que adecuadamente conducido este camión en configuración de tráiler articulado de 40 toneladas puede rondar los 1.000 kilómetros de autonomía y por tanto puede trabajar en el medio y largo recorrido sin excesivos problemas. Más teniendo en cuenta el programa europeo Bluecorridor, corredores azules, que intenta asegurar en los principales corredores de la Unión Europea del transporte por carretera un punto para repostar gas natural al menos cada 400 kilómetros. Esto ya está cerca de ser real incluso en nuestro país y por tanto permite a una tractora de gas trabajar en igualdad de condiciones a lo largo de las rutas principales.

Punto de vista Ttes. Monfort

 

Ttes. Monfort utiliza esta tractora a gas de 310 CV en largo recorrido.

Manuel Monfort expuso la experiencia de su empresa en diversos tipos de vehículos alimentados a gas.

La conocida empresa castellonense Transportes Monfort ofreció su experiencia en el uso de camiones equipados con motores de gas para el transporte a larga distancia, a través de Manuel Monfort, quien empezó recordando la primera experiencia de la empresa transformando cuatro vehículos Iveco de 400 CV a gas. El propio Monfort recuerda: “Fue una aventura técnica, pero enseguida vimos como ese desafío ofrecía grandes ventajas técnicas a nivel medioambiental, el CO se rebaja a la mitad, el CO2 en un 80 por ciento, las partículas casi se eliminan. Lo que si hemos comprobado es que por litro de volumen el gas natural licuado ofrece el triple de energía que el gas comprimido. Con nuestra tractora Scania a gas de 310 CV de potencia máxima llegamos a los 1.000 kilómetros de autonomía y por tanto con los Corredores azules podemos trabajar sin problema. De hecho si en la actualidad existiera una mayor red de gasolineras con puntos de suministros de gas nuestra idea sería claramente la de utilizar una flota al cien por cien alimentada por gas.”

En la actualidad esta compañía está testando vehículos a gas de los fabricantes Scania, Volvo e Iveco, alimentados tanto por gas licuado, sistema bifuel gas licuado (GNL) /diesel y GNC, gas natural comprimido.

Como resumen de su experiencia como transportista utilizando camiones a gas Monfort expresaba: “ El precio de los camiones alimentados a gas una vez se popularicen debería bajar y ser similar al de sus equivalentes diesel. Además, todavía debemos conformarnos con motores poco potentesm harían falta camiones a gas de 400 CV de potencia máxima.

Aunque necesitamos que crezca la red de estaciones de servicio que sirva este combustible actualmente desde nuestra base de Castellón ya podemos operar sin problemas las rutas hacia Murcia, Madrid, Irún y la Jonquera utilizando vehículos a gas.”

Punto de vista Disfrimur

 

Juan Sánchez responsable de la empresa murciana Disfrimur.

Disfrimur utiliza el Scania Complet 6X2 con motor a gas comprimido de 310 CV.

Por parte del conocido transportista murciano dedicado a la distribución de productos alimentarios, su director general, Juan Sánchez, también ofrecía su experiencia con camiones alimentados por gas comprimido: “Nuestra filosofía es la de transportar más con menos, siempre hemos pensado que el mejor combustible es que no se gasta. En nuestra flota estamos utilizando los Scania de la serie Complet carrozados como frigorífico y con motor alimentado a gas. La experiencia resulta positiva pero necesitamos que se reduzca el actual sobrecoste que significa para un transportista adquirir un camión con motor a gas natural. Para trabajar más fácilmente se debería disponer de una mayor red de puntos de repostaje de gas natural para vehículos. Así mismo esperamos que las autoridades europeas mantengan la actual fiscalidad del gas, por debajo del gasóleo, para permitir beneficiar por unlado a los transportistas y por el otro a la sociedad al disfrutar de vehículos menos contaminantes.”

En este último aspecto, diversos ponentes de la jornada pertenecientes a empresas gasísticas, afirmaron la voluntad de las autoridades por popularizar este combustible y mantener su actual fiscalidad beneficiosa.

Scania a gas EEV/Euro5/Euro6

Scania basa su oferta de camiones alimentados por gas natural o biogás en su modelo de la serie P con motor cinco cilindros en línea de 9 litros de cilindrada. El cliente puede elegir bien botellas a presión para gas natural comprimido (GNC) o bien el depósito aislado térmicamente para gas natural licuado (GNC), sistema que ofrece mayor capacidad de autonomía.

 

El sector de la distribución pesada puede beneficiarse de un combustible limpio y económico como el gas.

Este motor funcionando a gas se convierte a ciclo Otto, como cualquier gasolina y por tanto utiliza bujías de encendido, que deben remplazarse cada 50.000 kilómetros.  Scania opta por ofrecer una caja de cambios automática Allison, que puede incorporar ralentizador, de seis velocidades, puesto que los convertidores de par eliminan las típicas pérdidas de par en los cambios de velocidad y por tanto suplen la menor potencia de par que puede presentar un camión a gas.

Oferta de motores a gas Scania EEV y Euro 5

Características: motor de cinco cilindros y 9 litros. Utiliza bujías de encendido, combustión Otto de mezcla pobre, turbocompresor con válvula de derivación, inyección monopunto, sensor lambda y catalizador. Combustible biogás, GNC o GNL.

El motor se ofrece en versiones de 270 CV a 1.900 rpm, con un par motor máximo de 1.100 Nm desde 1.000 rpm hasta 1.400 rpm. Versión de 305 CV a 1.900 rpm, con un par motor máximo de 1.250 Nm desde 1.000 rpm hasta 1.400 rpm.

Oferta de motores a gas Scania Euro 6

Características: motor de cinco cilindros y 9 litros. Utiliza bujías de encendido, combustión Otto de mezcla pobre, turbocompresor con válvula de derivación,refrigeración EGR del 5 al 20 %, inyección multipunto y catalizador de tres vías.. Combustible biogás, GNC o GNL.

El motor se ofrece en versiones de 280 CV a 1.900 rpm, con un par motor máximo de 1.350 Nm desde 1.100 rpm hasta 1.350 rpm. Versión de 340 CV a 1.900 rpm, con un par motor máximo de 1.600 Nm desde 1.100 rpm hasta 1.350 rpm.