La ACEA en contra del uso de trampas en el control de emisiones

75

La asociación de fabricantes ACEA ha querido condenar el uso, publicidad y venta de cualquier dispositivo postventa que sirva para falsear las emisiones de vehículos pesados.

La Asociación Europea de Fabricante de Automóviles (ACEA) mostró su preocupación por los dispositivos que falsifican las emisiones de los vehículos en 2012. Actualmente, y tras varios casos de alteración de datos mediante aparatos postventa, la asociación ha publicado su malestar y denuncia frente a este tipo de actuaciones en los vehículos pesados. Tal y como comenta la organización, “los fabricantes europeos de camiones han invertido mucho en la compleja tecnología del control de las emisiones” para que cumplan con la normativa Euro VI. Es por eso que “condena enérgicamente la publicidad, venta y uso de cualquier dispositivo que pueda ser utilizado por los operadores para apagar o modificar el control de esas emisiones”.

Para controlar y reducir el NOx dispersado en el aire se requiere de la utilización AdBlue, que se inyecta disminuyendo la capacidad del escape. Con los emuladores de AdBlue se evita o se detiene este sistema: no se nota una reducción en las capacidades motrices del motor además de ahorrar en la recarga de ese líquido. Eso sí, se emite el gas nocivo. Esta trampa permite al conductor y operador beneficiarse de los impuestos reducidos, autopistas… Todo ello gracias a la venta de estos dispositivos mediante proveedores y comercializadores web fuera de la UE.

Es por ello que la ACEA pide a la Comision Europea:

 

  • Prohibir la publicidad y la venta de cualquier dispositivo de posventa (hardware o software) que pueda pasar por alto los sistemas de control de emisiones del vehículo o permitir la eliminación de partes importantes del sistema de control de emisiones.
  • Aplicar la aplicación aleatoria de la carretera por la policía que está autorizado a detener y comprobar los vehículos, de modo que los operadores de camiones son conscientes de que si son capturados con uno de estos dispositivos se enfrentarán a una multa sustancial, o su vehículo será tratado de la misma manera Como si los sistemas de seguridad del vehículo fueran defectuosos.