Seguridad Vial, accidentes y Camiones

399

Convivencia necesaria

 

Todo el esfuerzo que se haga en favor de la seguridad de los vehículos pesados es poco para evitar situaciones como esta.

 

Como en tantos factores claves de la vida la convivencia basada en el respeto entre todos los usuarios de la vía pública resulta un factor clave para la seguridad vial. Esta fue una de las conclusiones principales en un seminario vivido bajo el patrocinio del RACE y Scania que reunía a las autoridades de tráfico de España, Portugal y Suecia junto a representantes de las principales asociaciones del transporte de la Península Ibérica.

 

Scania junto al RACE organizó una jornada para analizar la seguridad vial y la convivencia entre camiones y automóviles.

 

Lejos de presentar una imagen culpabilizadota de los profesionales del transporte, lo cual sucede muy a menudo en los medios de comunicación generalistas cuando algún desastre vial salta a la palestra, lo cierto es que los responsables del RACE destacan como los conductores profesionales del transporte son el colectivo de entre todos los tipos de conductores que más tiempo pasan al volante y mayor kilometraje realizan, pero

 

El conductor de camión se queja de lo poco que los automóviles respetan las ditancias de seguridad.

En ruta el accidente puede surgir en cualquier momento.

Los transportistas destacan por su gran seguridad; son quienes más kilometrajes hacen y menor tasa de accidentes sufren.

 

 

también son quienes presentan un menor grado de siniestralidad. Es más, aunque la presencia de un vehículo pesado es un factor clave en la gravedad de un accidente y es uno de los motivos que facilita la presencia de heridos graves y víctimas mortales, lo cierto es que son accidentes poco comunes dentro de la estadística general de accidentabilidad y debe destacarse que la presencia de un vehículo pesado no implica más que un pequeño lapso de ellos tengan que ver con la culpabilidad de dichos accidentes.

 

3.000 conductores encuestados

 

Mathias Carlbaum Director General de Scania Ibérica.

María Seguí directora general de la DGT.

Las estadísticas de víctimas mortales a causa del tráfico en España muestran un esperanzador e importante descenso.

 

Según el responsable de este estudio realizado desde el RACE (Real Automóvil Club de España), Jorge Castellanos, cuando hablamos de camiones y la correcta convivencia con el resto de usuarios de la carretera hay unos factores que destacan por la importancia que los conductores les conceden:

  • Correcta estiba y colocación de la carga en el vehículo

  • Las rotondas, que cada ayuntamiento diseña y realiza como le viene en gana, dificultan la trayectoria y estabilidad de los vehículos más pesados.

  • Importancia de circular y realizar las maniobras señalizándolas y de modo respetuoso al resto de usuarios

 

Profesionales frente a automovilistas ocasionales

 

La jornada técnica sobre transporte y seguridad congregó abundante público.

Anders Lie, responsable de tráfico en Suecia, durante su intervención.

La creciente formación de los conductores contribuye a sufrir menos accidentes.

 

Destacamos la clara diferenciación entre el colectivo de profesionales del transporte, sea cual sea el tipo de vehículo que conduzcan y su radio de acción, con el resto de conductores. Mientras que lo habitual para un conductor de automóvil particular es realizar 15.000 kilómetros al año, sumando desplazamientos cortos en el mismo ámbito, entre casa y el trabajo lo más usual. En el otro extremo tenemos a conductores profesionales del transporte, hombres en un porcentaje superior al 80 por ciento, de entre 30 y 40 años de edad que suelen realizar más de 100.000 kilómetros anuales. Realizan todo tipo de recorridos y lo hacen cumpliendo con estrictas limitaciones en cuanto a horarios e itinerarios por donde pueden circular, como de sobras sabéis.

 

Los accidentes con camiones implicados suelen ser los de mayor gravedad.

Los transportistas ADR son los que logran mejores cifras en cuanto seguridad.

En el debate participaron las principales asociaciones del transporte español y portugués.

 

Ese diferente grado de utilización de las infraestructuras nos explica como valora cada colectivo un factor de gran importancia, el estado de las áreas de descanso de que disponemos. En este caso los automovilistas particulares las ven bien, mientras que entre los camioneros se suspende su valoración, principalmente por su escaso nivel de seguridad, la falta de los servicios más simples como pueden ser lavabos y duchas aseados, además de otros que cada vez se demandan más como es la disponibilidad de wifi. Además, el transportista echa en falta la disponibilidad de más áreas de servicio, pues no siempre es fácil realizar los descansos obligatorios dictados por el tacógrafo en lugares acondicionados. De hecho si nuestras carreteras disponen de alguna infraestructura pensada para el descanso debemos agradecerlo a iniciativas privadas.

 

Los camioneros demandan

 

Cuando se le pregunta a los transportistas que deberían hacer respecto de ellos los automovilistas para mejorar la seguridad, deberían señalizar mejor todas sus maniobras cuando ven cerca un vehículo pesado y especialmente deberían mantener las distancias de seguridad cuando se interponen ante vehículos pesados, algo que prácticamente ningún automovilista cumple y que encontramos como origen en múltiples accidentes.

 

El transportista circula con seguridad por todo tipo de vías en todo tipo de condiciones.

 

Otra petición entre los conductores profesionales, sometidos a habituales controles, es que se vigile igualmente el estado en que los automovilistas se ponen al volante. En general, los conductores de camiones opinan que falta conciencia sobre lo que significa circular con un 40 toneladas y las inercias y necesidades de distancias de seguridad que ello implica.

 

La DGT muestra sus cifras

 

Uno de los personajes participantes en el seminario que mayor interés despertó entre el público fue la directora de ls Dirección <gneral de Tráfico (DGT) María Seguí, que pudo mostrar con orgullo el impresionante descenso que muestran las estadísticas españolas sobre accidentabilidad y víctimas mortales. Para darnos una idea de ello simplemente debemos observar que en un país en el cual el incremento de parque automovilístico ha sido constante hemos logrado entre todos pasar de las cerca de 9.300 víctimas mortales del año 1989 a las 1.983 víctimas contabilizadas en 2012. Este año ha marcado dos récords que nos hablan de la excelente labor realizada desde la DGT, puesto que 2012 marcaba tanto el máximo histórico de licencias de conducción vigentes en el país, mientras que a la vez se contabilizaba el mínimo histórico de víctimas mortales.

 

Transporte seguro

 

Los camioneros lamentan la falta de áreas de descanso en condiciones.

La crisis ha hecho crecer gravemente la edad media del parque móvil en circulación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante su presentación Seguí ofreció cifras que nos hablan del colectivo de transportistas y el grado de seguridad que muestran, puesto que siendo quienes más kilómetros realizan de esas 1.983 víctimas mortales registradas únicamente 147 se contabilizaron en accidentes donde interviniera algún vehículo pesado. Aunque el camión destaca en las estadísticas por el escaso número de accidentes en los que interviene, lo cierto es que éstos suelen ser los más aparatosos y graves, actuando la presencia de un vehículo de gran masa como un faiclitdor para la presencia de heridos graves y víctimas mortales. De hecho, pese a su escaso número, el accidente de un vehículo pesado y un autobús es estadísticamente el que cuenta con mayor peligrosidad en cuanto a las víctimas que es capaz de causar.

 

Durante la última década la tendencia entre los camiones es un claro descenso en su accidentabilidad. Realmente debemos admitir en este caso no tanto la buena incidencia del carnet por puntos, sinó de otros elementos como la formación continuada CAP, el limitador de velocidadn y el respeto de los períodos de descanso dictados por el tacógrafo.

 

El conductor, el factor humano, es el principal responsable de la seguridad vial.

 

Además de contar con presencia de las autoridades portuguesas de tráfico, también participaba en el seminario Anders Lie, responsable de Tráfico en Suecia, quien mostró la filosofía Visión <cero, en cuanto a cero víctimas causadas por la circulación, que nació en aquel país escandinavo y se ha ido extendiendo mundialmente. A este respecto debemos ver los buenos resultados suecos en seguridad vial como un objetivo, a lograr teniendo en cuenta además que Suecia es un país donde circulan desde décadas camiones de hasta 60 toneladas y como ello no impide contar con una excelente seguridad vial.

Lie destacaba como no debe verse la seguridad vial como algo que es responsabilidad de la policía, sinó como algo en lo que influyen múltiples factores, desde los conductores a los fabricantes de vehículos hasta pequeñas decisiones de cualquier empresa, que con sus horarios o bien especificando que vehículos deben utilizar sus empelados en sus desplazamientos pueden contribuir a disminuir la accidentabilidad.

 

Rotondas frente a semáforos

 

La red vial no siempre se diseña teniendo en cuenta las necesidades de los vehículos más pesados.

 

Viendo la nula popularidad que las rotondas presentan entre los profesionales españoles del transporte Anders Lie quiso aportar su punto de vista, destacando como en un cruce regulado semafóricamente se darán muy pocos accidentes, pero cuando alguien se lo salta la probabilidad de sufrir un accidente muy grave con víctimas mortales pasa a ser alta. En cambio, si se substituye esa intersección semafórica por una rotonda, todos los vehículos al llegar a ella deben aminorar la marcha, habrá más incidentes y pequeños golpes pero se elimina o minimiza la posibilidad de sufrir percances con víctimas mortales en dicha intersección si la rotonda se diseña adecuadamente.

La velocidad es un factor de riesgo que mata, pero el nosotros como humanos no la tememos, es algo que evolutivamente no hemos aprendido a temer. A cualquiera la de miedo saltar de un tercer piso, pero su efecto mortal es el mismo de un choque a 50 km/h, una velocidad a la que no nos surge ningún miedo.

 

Los transportistas son el colectivo de conductores con menor accidentabilidad.

 

Como aportación de los representantres del transporte presentes se evidenció entre otros factores la importancia de apoyar de algún modo la renovación de lasflotas, puesto que durante la crisis que estamos sufriendo hemos pasado de tener la flota de camiones más moderna de la UE a ser uno de los países con mayor antigüedad en su parque móvil. Así mismo se valoró como algo positivo la exigencia de la formación continuada CAP, algo que desde muchas empresas ya se venía realizando con anterioridad, aunque se demandó unos cursos CAP menos teóricos donde se aporten experiencias prácticas para mejorar la seguridad. Por último los transportistas echan en falta campañas de seguridad vial desde la DGT encaminadas a concienciar a los automovilistas acerca de las necesidades de respetar las distancias de seguridad ante un camión.