Benissa Impuls confía en Allison Transmission

732

Los servicios municipales de recogida de basura son uno de los muchos sectores que se benefician de las prestaciones de las cajas de cambios automáticas de Allison.

Benissa Impuls, empresa situada en Benissa (Alicante), ha confiado en Allison Transmission para su flota de recogida de residuos, actividad esencial para mantener las ciudades en orden, sobre todo en estos momentos. “Estamos funcionando con plena normalidad, sin duplicar”, ha asegurado Rubén Moncho, gerente de la compañía. “La pandemia no nos ha afectado a nivel laboral y nuestro personal sigue saliendo a la calle a cumplir con su deber de la forma más cívica. Aunque son momentos duros para todos, procuramos que nuestra actividad, considerada servicio esencial, siga como siempre”, ha añadido Moncho.

Esta empresa pública ofrece la prestación directa de otros servicios públicos, como limpieza viaria y gestión del ecoparque de la localidad y de los jardines municipales. Para la recogida de residuos, Benissa Impuls cuenta con una flota de siete vehículos de gran tonelaje, dos portacontendores y cinco recolectores. Entre estos últimos, tres de carga trasera de 26 toneladas equipados con transmisiones Allison: un Renault Premium Lander de 2006 y dos Renault D26 Wide con gancho y tres ejes de 2017 y 2018, respectivamente.

“Conocemos Allison desde hace más de 20 años y comenzamos a equipar nuestros vehículos con sus cajas de cambio completamente automáticas hace casi 15”, ha contado Moncho. “Nuestro primer camión equipado con una Allison ha estado trabajando todos los días del año desde entonces. Ofrece un excelente resultado en pendientes pronunciadas, no ha tenido ni una sola avería. Claramente, tener Allison compensa de sobra cuando tienes un vehículo que debe salir diariamente”.

Las cajas de cambios automáticas de Allison están muy bien valoradas en el mercado de la recogida de residuos y servicios municipales gracias a su calidad, fiabilidad y a su capacidad para proteger la cadena cinemática. “Una de las ventajas más importantes para nosotros es que el mantenimiento es mucho menor, ya que no hay rotura de embrague, una avería muy habitual que ya sufrimos con otros equipamientos de nuestra flota. Por eso decidimos cambiar a Allison”, ha afirmado el gerente. “Y es que en nuestra empresa son varias personas las que conducen el vehículo. Como el cambio automático te limita las operaciones para optimizarlas, el conductor no puede forzar la transmisión. También se nota no solo que el camión va mucho mejor, sino también una reducción en el desgaste del motor y de las ruedas”.