VEHÍCULOS COMERCIALES: Mercedes Benz Sprinter NGT 316

816

Limpio y económico

 En esta ocasión probamos un vehículo perteneciente a la flota del Grupo Ham, una empresa dedicada al transporte de gases que además cuenta con una pequeña red de gasolineras en Catalunya, donde ha sido pionera en la distribución de GNV(Gas Natural Vehicular). El furgón Mercedes Benz Sprinter NGT que hoy conducimos demuestra a diario la viabilidad del gas como combustible de automoción.

Por Joan Garriga

La exitosa serie Sprinter de Mercedes también cuenta con versión alimentada por gas natural.

El vehículo puesto a nuestra disposición es un furgón de 3.500 kilogramos de MMA con motor alimentado por gas natural y gasolina, de la serie Sprinter de Mercedes Benz. Se trata concretamente de la variante 316NGT. Cuenta dos sistemas independientes de combustible, por un lado disponemos de tres grandes botellas donde se aloja el GNV(Gas Natural Vehicular) y por el otro se cuenta con un depósito convencional de gasolina. La idea consiste en que el furgón trabaje siempre alimentado a gas, el combustible con el cual resulta más económico y menos contaminante, pero si en algún desplazamiento nos apartamos de nuestro punto habitual de repostaje podemos repostar gasolina, completando así nuestro desplazamiento. El cambio de un combustible a otro lo puede realizar el conductor mediante un simple pulsador en el cuadro de mandos en cualquier momento de la marcha.

El motor de 1.8 litros se alimenta tanto de gas como de gasolina.

De este modo, sumando las capacidades de ambos depósitos este Sprinter cuenta con una autonomía combinada similar a la de cualquier modelo de la gama convencioal diesel, aunque desde luego cuando resulta económica y ecológicamente eficaz es cuando funciona alimentado por gas natural. Su razón de ser. Puestos al volante en modo gas, advertimos que la potencia de que disponemos no es tan abundante como en una Sprinter diesel o mejor dicho su par motor, aunque aquí también debemos tener en cuenta que el Sprinter 316 NGT cuenta con un motor de reducida cilindrada, 1.8 litros, que si bien queda algo escaso en cuanto a prestaciones también se muestra lo suficientemente parco en cuanto a consumos como para lograr una autonomía, con las tres botellas estándar de gas, próxima a los 400 kilómetros.

El funcionamiento del Sprinter 316NGT es más económico y limpio.

La ventaja es que así el depósito de gas queda bajo el suelo de la carrocería y disponemos del mismo volumen útil de carga que en cualquier otro modelo de esta serie de furgones. Sensaciones al volante A lo largo de nuestra toma de contacto comprobamos que este furgón alimentado por gas resulta idóneo para trabajar en el corto recorrido, donde el tráfico urbano rara vez hará que echemos en falta las presaciones de un motor más poderoso. Eso sí, el gas castiga mínimamente el medio ambiente por sus escasas emisiones y además nos da una excelente sorpresa en el momento de repostar: Después de recorrer 306,7 kilómetros llenamos el depósito pagando 13,58 euros, el importe venta al público de los 24,88 kilogramos de gas natural consumido. Es decir que el kilómetros recorrido por un vehículo de gas nos ha salido a 0,044 euros.

El interior de la cabina es similar al del resto de modelos Sprinter.

Un argumento que ahora que gracias a la iniciativa de HAM dispondremos de tres puntos de repostaje GNV en la provincia de Barcelona debería ser suficiente para popularizar este tipo de vehículos. DE hecho según datos técnicos ofrecidos por el propio fabricante del vehículo, el coste a los 100 kilómetros de una Sprinter NGT, como se denomina comercialmente este modelo, es de 8,10 €, un 42 por ciento inferior a lo conseguido con el motor diesel del Sprinter 315 CDI.

Con este motor no podemos exigir prestaciones punteras, dado su menor potencia de par.

Desde que ponemos el motor en marcha se nota un funcionamiento extraordinariamente silencioso, pero que a cambio nos obligará a manejar el cambio de velocidades más a menudo si pretendemos circular a ritmo rápido. La respuesta que notamos bajo el acelerador es menos contundente que si manjásemos un motor de la conocida serie CDI. Esto es cierto, pero si pensamos como transportistas que pretenden encontrar un vehículo de funcionamiento económico, veremos como la fatura en el momento de pasar a repostar disminuye sensiblemente. Realmente compensa variar ligeramente el modo de conducción, mientras que además los gases que lance nuestro tubo de escape tendrán un 30 por ciento menos de CO2 y casi elimina la presencia de partículas sólidas. Así que por una vez ecologismo y economía se dan la mano.

Grupo HAM

Ham ofrece Gas Natural como combustible vehicular en sus gasolineras.

El Grupo Ham tiene su origen en 1986 como transportista de gases licuados y ya desde el año 2000 cuenta con instalaciones propias en la localidad barcelonesa de Abrera, junto a la A2, con un surtidor propio de gas licuado, metano, que principalmente se ha utilizado para el repostaje de la flota propia de camiones de HAM que utilizan este tipo de combustible. El Grupo HAM en otra de sus áreas de negocio cuenta con tres gasolineras en la provincia de Barcelona y ahora en la de Abrera, situada junto a su sede vuelve a ser pionero en España al ofrecer un surtidor dotado de gas natural vehicular. Partiendo de la instalación ya existente para gas licuado ahora se ofrece al público gas comprimido a 200 bares, gracias a la cual pueden abastecerse hasta 17 vehículos por hora. Además Ham se ha convertido en un polo de desarrollo para los automóviles y vehículos comerciales e industriales alimentados por gas natural vehicular. Para este proyecto ha contado con la colaboración de Mercedes Benz, Total, Citroën, la concesión Masternou de Opel, Iveco, Conway, MARSH y RACC. En la actualidad además de las tractoras que funcionan con gas licuado o sistema Dual Fuel HAM utiliza en su flota turismos y furgonetas a gas de las marcas Mercedes Benz y Citroën ofreciendo a empresas y particulares interesados la posibilidad de probar este tipo de vehículos. Por el momento esta es la única gasolinera en España que ofrece gas natural comprimido para automoción, pero en los planes inmediatos de la empresa está extender este servicio a sus otras gasolineras de Sant Sadurní d’ Anoia y Hospitalet de Llobregat, esta última en plena área metropolitana barcelonesa y que podrá servir a buen número de taxistas y transportistas interesados en esta solución medioambiental y económicamente tan beneficiosa, dado que incluso existen ayudas de 2.000 € a la adquisición de este tipo de vehículos.

Ficha técnica:

Motor: 4 cilndros, 1.796 cm3 alimentado por gasolina o gas natural Potencia: 156 CV a 5.000 rpm

Par motor: 240 Nm de 3.000 a 4.000 rpm

MMA: 3.500 kilogramos

Autonomía máxima con gas natural: aproximadamente 330 kms

Autonomía máxima combinando gasolina y gas natural: aproximadamente 1.070 kms

El esquema permite aspreciar el lugar bajo el piso donde se alojan las botellas de gas natural.