Volvo Trucks impulsa los corredores azules

63

Uno de los problemas a que se enfrentan las empresas comprometidas con el medio ambiente son las emisiones de dióxido de carbono que producen los camiones que realizan largos recorridos. Aún utilizando las normativas más restrictivas en ámbito medioambiental, los carburantes basados en el diésel siguen siendo contaminantes. De hecho, la industria del transporte produce el 25% de las emisiones de CO2. Por esta razón es vital encontrar alternativas competitivas frente al diésel

Volvo Trucks propone corredores azules para repostar combustibles alternativos en largo recorrido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El gas natural licuado (LNG), además de ser más económico que el gasóleo, puede ser una de estas alternativas ya que puede reducir hasta en un 70% el impacto medioambiental. Y Volvo Trucks apuesta por este tipo de combustible. La empresa sueca es miembro de la Asociación de Vehículos de Gas Natural & Biogás (NGVA Europe), y es el único fabricante europeo en usar el sistema metano-diésel. Esta firme apuesta por el LNG viene por la creencia, según declara Lennart Pilskog, director de Asuntos Públicos en Volvo Trucks de que “el gas licuado acabará utilizándose como combustible en todo el mundo”.

Combinar gas y diesel permite importantes beneficios medioambientales sin sacrificar prestaciones.


 

 

Para que esto sea una realidad, es necesario crear las infraestructuras pertinentes para su uso. En varias ciudades europeas se están implementando infraestructuras para el gas comprimido, aunque a nivel local. Actualmente es imposible las operaciones de largo recorrido con gas comprimido por culpa de los pesados y voluminosos que son los depósitos de los camiones. En cambio, el gas natural en su vertiente líquida ocupa menos volumen, siendo más adecuado para estas operaciones de gran trayecto.

Sin embargo, para poder realizar transportes a través de Europa usando como combustible el LNG, sería necesario el contar primero con una red de estaciones de servicio para este fin. Por eso surgió la idea de los “corredores azules”, que ofrecerían una red de estaciones de servicio de LNG para vehículos pesados, tomando como partida algunas de las estaciones de servicio de LNG que ya existen en Europa.

Depósito de gas licuado a presión.

La tecnología actual permite ofrecer camiones de muy bajo impacto medioambiental.

 

 

 

 

 

 


Volvo Trucks lleva tiempo invirtiendo en la creación de estos “corredores azules” que dispondrían de estaciones de servicio estratégicamente ubicadas para hacer más accesible éste tipo combustible a los profesionales del sector. Por ejemplo, Volvo ha sido muy activo en el proyecto demo Swedish BiMe Trucks, basado en los planteamientos de los futuros “corredores azules”, pero a una escala menor. Lennart Pilskog ha declarado que los objetivos de Volvo ahora mismo es “encontrar grandes empresas de transporte que quieran probar rutas específicas. El interés entre los clientes de menor tamaño crecerá cuando vean los beneficios económicos. Pero esto llevará algunos años.” 

Pero implantar esta infraestructura es complicado, ya que deben implicarse, además de  los proveedores de gas, fabricantes de camiones y operadoras de transporte, toda una serie de organizaciones políticas y administrativas tanto locales como nacionales. Sin embargo, se cuenta con el apoyo de la Comisión Europea, que está provisionando 8 millones de euros en un proyecto de  corredores de LNG a gran escala.