“Campazas” y su Renault Kerax 6X6

183

Reparto a la montañesa

A José Antonio Fernández todo el mundo le conoce como Campazas en la comarca leonesa del Bierzo, que recorre de punta a punta en su flamante dúmper Renault Kerax 6X6, repartiendo áridos y rocas para la construcción. Su especialidad en atender las necesidades de las pequeñas construcciones en una zona de terreno algo más que escarpado hace que para su peculiar distribución a menudo los tres diferenciales de su camión tengan que trabajar al máximo.

 

Joan Garriga (Texto y fotos)

El dúmper Kerax 6X6 de Campazas es una estampa habitual por las tierras leonesas del Bierzo.

En una gasolinera a la salida de Ponferrada, en la antigua nacional que lleva hacia tierras gallegas, en esta ocasión hemos tenido la suerte de quedar con un viejo amigo. Se trata de Campazas, un camionero de los de toda la vida, que trabaja en lo que le gusta por más que los años de oficio le hayan dado a entender que la vida al volante de tu propio camión no resulta precisamente fácil, pero aquí estamos. Cuando hablamos por teléfono enseguida se entusiasmó: “¡Qué bien! Así te podré enseñar mi nuevo camión”

A campazas no es necesario preguntarle cual es su equipo de fútbol favorito.

Preguntarle de que modelo se trata sería no conocer a Campazas y es que mucho tuvieron que convencerlo en el concesionario Renault para que no pusiera también en el frontal de su recién estrenada montura el letrerito de Barreiros. Como él nos explica: “Me dijeron que hombre, que este camión es muy moderno, que no lo llame Barreiros, que si lleva mecánica Volvo, motor Euro 4 y esas cosas, que los Barreiros eran algo del pasado muy diferente… Pero no sé, tengo las letras en casa, igual algún día se las termino colocando.”

Las rutas rurales en ocasiones resultan algo estrechas para el paso de un Kerax 6X6.

Queda claro que a Campazas cuando algo le gusta no siente una especial necesidad de cambiarlo y ese es el caso de su relación con los camiones Barreiros, Dodge y finalmente Renault Trucks. Así, siempre como autónomo dedicado al sector de obras ha trabajado con dúmpers de tres ejes, primero Dodge 6X4, luego Renault de la serie Maxter ya en 6X6 y posteriormente llegó a la familia de los Kerax, del que justo cuando nos invita a acompañarlo en una de sus jornadas de trabajo estrena su segunda unidad, un Kerax de la marca gala con motor de 450 CV y tracción 6X6.

 

Cantera, caminos y…¡Mucha carretera!

Desde luego elegir el vehículo correcto nunca fue algo sencillo. Este especialista en la distribución de materiales de construcción nos lo explica: “Estuve unos años trabajando para una cantera de piedra, siempre hacía lo mismo, circulaba por un terreno muy dificil, 80 por ciento tierra y con cuestas muy fuertes. Allí necesitaba un camión muy duro, con suspensiones y chasis reforzado y naturalmente tracción total, no podía ser más grande que un tres ejes porque tampoco había un acceso que permitiera más. Pero hace ya unos años que cambié ahora distribuyo arenas, zahorras y piedra para escollera que necesitan en las pequeñas construcciones de la comarca. Lo mío es atender a los clientes donde o bien por la estrechez del acceso o bien por lo complicado del camino no puede acudir una bañera trailer. Cargo en la cantera de Ponferrada y atiendo clientes de todo el Bierzo. Eso significa que igual haces tres o cuatro servicios en un día y bastante carretera, casi el 80 por ciento del tiempo, pero en la cantera necesito bajar hasta el punto donde se extrae la escollera, y luego subir por una pendiente de tierra por donde sólo andan dúmpers de tracción total. Y bueno, en los pueblos, te puedes encontrar caminos de toda clase y aquí en invierno enseguida tenemos nieve, barro… En fin que aunque hago repartos y carreteras lo mío sigue siendo un dúmper 6X6, para mí la tracción total es imprescindible en un momento u otro del día.”

Cuando entramos en la cantera la conducción se convierte en más delicada.

De hecho Campazas nos cuenta que poco tiene que ver su nuevo dumper de la serie Kerax con su camión anterior , que era también un modelo Kerax: “De entrada ahora la marca monta mecánicas de origen Volvo, mientras que los antiguos Kerax que fabricaban en España era todavía Renault, pero lo más importante para mi es que este camión permite desconectar la tracción del eje delantero, con lo que el consumo en carretera baja bastante. Además hoy en día no puedes trabajar sino respetas al límite los pesos legales porque estás andando todo el día por carretera y no te la puedes jugar con los controles. Gracias al chasis y al tipo de suspensión que monta este es el dúmper 6X6 más ligero que tuve nunca. “

 

Equilibrio justo

En la cantera compartimos pistas con compañeros mucho más pesados que nosotros.

 

Así nos cuenta mientras abandonamos la carretera y hemos entrado ya en la cantera donde acude a cargar materiales Campazas, que otra de las claves de este camión la tenemos en su caja basculante. Un diseño de sección circular empleando además un acero muy resistente, que por un lado facilita que el material se deslice antes en las descargas y por el otro colabora en la consecución de una baja tara del vehículo.

“Me la hizo el carrocero Zamarbu, muy al detalle, es ligera pero además casi no tiene visera delantera para proteger la cabina cuando cargan material. Lo pedí así porque entro en sitios muy estrechos para descargar y en los pueblos cualquier saliente puede dar contra una casa o un cable. Así sé que en las maniobras más justas la cabina y los espejos son lo único que sobresale y me facilita el trabajo. Y cuando cargamos piedra pues ya me ocupo yo de dirigir al palista.”

Del cuidado durante la carga depende en buena medida la salud de la caja basculante.

De hecho mientras hablábamos hemos experimentado algo así como lo que vivía Gulliver en su cuento. Y es que mientras circulábamos por la carretera normal en la cabina del Kerax te sientes como uno de los reyes del asfalto, dada su altura y la apariencia imponente del camión pero en cuanto franqueamos la entrada de la cantera y sorteamos la zona donde cargan las bañeras nuestro camión no llega ni a la altura del guardabarros de los grandes “ 6X6 lagartos” de articulación central que allí cargan, por no hablar de las excavadoras CAT, cuyos neumáticos quedan a la altura justa del nuestras ventanillas. En fin, lo dicho, que en unos centenares de metros hemos pasado de gigantes a pequeños liliputienses que deben circular con prudencia para no ser aplastados.

 

Jornadas variadas

 

Repletos de piedra, tras una delicada carga durante la cual Campazas no duda en colgarse de la excavadora para así asegurarse que su mimado camión no vaya a sufrir ningún daño durante la maniobra, estamos ya camino de la carretera, recuperando nuestra esencia de gigantes del asfalto, más aún teniendo en cuenta que ahora nos dirigimos a descargar en una obra dentro de un campo de golf, donde más que para un Kerax 6X6 los accesos parecen previstos para carritos de golf. Sin problemas, las maniobras tienen poco secreto par anuestro anfitrión de hoy. Tras el campo de golf, un envío de tierra para una casa de turismo rural en edificación. Una entrega sencilla, bueno, eso para Campazas, pues antes debemos cruzar un pueblo donde las calles tienen aproximadamente la misma anchura que un Renault Kerax con los espejos plegados y luego vérnoslas con un camino que parece ser mucho más adecuado para carros o trekking que para camiones de 26 toneladas…

Al aldo de los grandes dúmpers articulados hacen que nos sintamos diminutos en nuestro Renault Kerax.

 Desde luego si algún día a alguno se os ocurre buscar el mejor modo de conocer los rincones más variopintos de la comarca del Bierzo mi recomendación personal es que busquéis un impecable Renault Kerax pintado de rojo y tratéis de convencer a Campazas que os permita ser su copiloto. Y así de paso la buena conversación no os faltará.

 

Con Z de Zamarbu

 

El basculante que por su ligereza y facilidad para la descarga tan convencido de sus buenas cualidades tiene a Campazas es obra del especialista de Manzanares, Ciudad Real, Zamarbu, una compañía en activo desde 1984. Su gama va mucho más allá de los volquetes, realizando también semirremolques para carga general y carrocerías tipo plataforma. Centrándonos en los volquetes de sección curva como el que nuestro amigo monta en su camión, el fabricante castellano explica que rebaja la tara en 550 kilogramos respecto a uno convencional de sección cuadrada, además presenta un centro de gravedad más bajo de la carga, lo cual facilita la estabilidad del vehículo. Otra de sus ventajas proviene del hecho que en su fabricación se requieren menos soldaduras, lo cual significa menos puntos de origen para la corrosión con el paso de los años.