Clase G Professional: el todoterreno 4X4 industrial de Mercedes Benz

712

Se cierra el círculo

Mercedes Benz cuenta en el ámbito de los 4X4 de uso industrial con un clásico del sector que se ha convertido en legendario dada su enorme capacidad para acometer cualquier tipo de rol. Nos referimos a la gama de  camiones  ligeros Unimog. Hace unos meses Mercedes completaba dicha gama todoterreno en el ámbito pesado con los camiones Zetros y ahora lo hace en el segmento más ligero adaptando al trabajo sus conocidos y eficientes Clase G.    Por Eugeni Gallego y Joan Garriga

Los modelos más profesionales de la Clase G

La gama profesional abastece los lugares más inéditos

 

 

 

 

 

 

 

La Clase G nacía en 1979 y aunque bajo diversas denominaciones se ha mantenido durante décadas en muchos ejércitos europeo como vehículo ligero todoterreno, es decir, auténtico peón de brega, lo cierto es que dentro de la extensa gama de vehículos Mercedes Benz se ha posicionado como un clásico dentro de los turismos todoterreno con un doble carácter: apto para circular por los terrenos más extremos y por el otro lado como un vehículo de lujo y representación.

Abriendo mercados

Ahora en que por un lado la crisis mundial incita a buscar nuevos mercados y por el otro la pasión medioambiental hace que algunos dejen de valorar el atractivo de los grandes todoterreno, Mercedes pone a disposición de los profesionales que requieren un vehículo ligero con gran capacidad de acceso a terrenos complicados una versión específica de los Clase G, el Professional, pensado para uso laboral.

El bloqueo de los 3 diferenciales permite la tracción con sólo una rueda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y es que este todoterreno puede convertirse en un estupendo vehículo taller, por ejemplo para empresas de excavación que deban acometer reparaciones en cantera, servicios de emergencia, equipos de instalaciones eléctricas, mantenimiento de aerogeneradores instalados en lomas de cadenas montañosas…

Existe un amplio abanico de aplicaciones donde cada día más fabricantes compiten por ofrecer prácticos vehículos de transporte con capacidad todoterreno. Buena prueba de ello es que la oferta para este tipo de aplicaciones actualmente comprende un amplio abanico de fabricantes y tipos de vehículos que van desde las típicas pick up 4X4 de procedencia japonesa hasta los Land Rover de toda la vida, pasando por adaptaciones como las Daily 4X4 de Iveco o los propios camiones ligeros de la serie Unimog de Mercedes Benz.

En las pruebas realizadas el vehículo ofrece unos altos niveles de seguridad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Duro Profesional

El interior también trasmite caracter de robustez

Pero centrémonos en el Clase G Professional y sus buenos argumentos para hacerse un hueco en este mercado cada día más competido. En primer lugar, algo que como a los militares se le supone. En este caso el valor, se trata de la capacidad de acometer la circulación por todo tipo de terrenos: fangoso, empinado, resbaladizo con nieve, pedregoso…

El G Profesional se muestra eficaz en cualquier tipo de terreno

Piedras, rocas el G no tiene límites

 

 

 

 

 

 

 

El Clase G puede definirse como una sólida caja metálica sujeta a un chasis de largueros al que dos ejes rígidos dotados de tracción permanente le permiten circular por todo tipo de lugares. A eso colaboran eficazmente una transmisión automática con reductora y tres bloqueos de diferencial, las suspensiones de muelles helicoidales de las cuatro ruedas y un motor diesel V6 que rinde 185 CV de potencia máxima.

Adaptado al medio

Espacio limpio y despejado para proporcionar una mayor carga útil

Espacio limpio y despejado para proporcionar una mayor carga útil

Que tratamos ante un auténtico todoterreno lo vemos estudiando las características técnicas de este Clase G. En los frenos discos ventilados delanteros, que se complementan mediante tambores en el trasero, buscando el compromiso de uso que mejor se comporte en situaciones extremas cuando el barro, arena o nieve ponen las cosas más difíciles. Así mismo el sistema ABS de antibloqueo se desconecta cuando activamos la caja transfer, para no interferir en la conducción extrema todoterreno.

La torsión es espectacular

 

 

El carácter de tipo duro nos lo sigue aportando una toma de aire elevada, tipo snorkel y el filtro de combustible con separador de agua.  El equipo interno se ha simplificado, aquí no vamos de finde sinó que pretendemos trabajar en situaciones difíciles y todo está enfocado hacia la practicidad. Buena prueba de ello es el capot reforzado, para poder transitar sobre él o el suelo de la zona de carga con argollas de sujeción y las puertas traseras de dos hojas para facilitar la carga de grandes bultos. El Clase G Professional se pone a la venta a partir de los 63.100 euros en versiones Station Wagon de cuatro plazas, furgón y chasis cabina.

La gestión de la tracción se controla desde en interior del vehículo

El buen comportamiento off-road exige una exigente sujeción de la carga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ficha técnica:

Modelo: Mercedes Clase G Professional 300 CDI

Versiones: Station Wagon, furgón y chasis.

Motor: Turbo diesel con inyección CDI tipo common Rail Euro 5, de seis cilindros en V y tres litros de cilindrada.

Potencia máx: 183 CV a 3.800 rpm

Par motor: 400 Nm a 1.600 rpm

Consumo mixto según fabricante: 11,7 lts/100kms

Ruedas: cuatro con suspensión independiente, tamaño 225/75R16 y en versiones chasis 235/75R17,5

Medidas caja carga(Versión chasis carrozado de serie) : 2.570mm/2.030mm/400mm de alto)

Largo total: 4.636 mm versiones furgón y station wagon, chasis con caja 5.317 mm.

Ancho exterior: 1960 mm o bien 2.514 carrozado en versión chasis.

MMA: 3.500 kgs para furgón y station wagon, 4.300 kgs en versiones chasis.

Carga útil: Desde 975 kgs hasta 1.890 kgs según versión y carrozado.

Capacidad de remolque: Desde 2.400 kgs hasta 3.200 kgs según versiones.