Cómo asegurar el mantenimiento y calidad de repuestos para tu furgoneta ante averías o piezas desgastadas

730

Las furgonetas se utilizan tanto para el transporte de mercancías, como vehículo particular para viajes o para moverse por la ciudad. Por ello, precisan de un mantenimiento adecuado, que puede no solo garantizar la seguridad de los ocupantes, sino incrementar su vida útil.

Cómo asegurar el mantenimiento de tu furgoneta

A continuación, podrás encontrar una serie de sencillos consejos que te ayudarán a mantener en perfectas condiciones tu furgoneta. Cómo asegurar el mantenimiento de tu furgoneta

¿Cómo debe ser el mantenimiento de una furgoneta?

Existen múltiples elementos de una furgoneta que pueden dañarse, los cuales se pueden dividir en cuatro grandes grupos:

Elementos a inspeccionar de manera constante:

Cada vez que se va a conducir la furgoneta, se recomienda verificar el correcto funcionamiento de algunas piezas clave, como las luces, los frenos o los limpiaparabrisas. También es necesario asegurarse que las ruedas estén en perfecto estado, analizando, a simple vista, que no existe ningún pinchazo o rotura y que cuenten con la presión suficiente. Los cristales también son fáciles de analizar, cualquier pequeña rotura en cualquiera de las ventanillas o en el parabrisas debe ser corregida de manera instantánea, para evitar que pueda empeorar, haciendo necesario cambiar la luna, en lugar de realizar una sencilla reparación. Para ello, se recomienda pedir cita en Carglass, tan pronto como detectemos el impacto, ya que así podrán repararlo rápidamente.

Elementos a revisar de manera frecuente:

Es el caso de los niveles de aceite, agua y demás filtros. También se debe analizar el estado del motor y de la batería, así como otros elementos mecánicos de la furgoneta.

Cómo asegurar el mantenimiento de tu furgoneta

Inspecciones legales:

Además de estas revisiones recomendadas, cada cierto tiempo es necesario llevar a cabo la Inspección Técnica del Vehículo, es decir, pasar la ITV. El plazo para hacerlo depende del tipo de vehículo y de la antigüedad del mismo.

Chivatos visuales y sonoros que indican alguna avería:

Por último, en ocasiones, es la propia furgoneta la que nos avisa de una avería, a través de un piloto luminoso en la pantalla, algún sonido extraño o dificultad para llevar a cabo su correcto funcionamiento. En estos casos, es sumamente importante llevar la furgoneta a un taller cuanto antes, para poder solucionar el desperfecto cuanto antes, evitando riesgos mayores.

¿Cada cuánto tiempo es necesario llevar una furgoneta al taller?

La gran pregunta es, ¿cuándo se debe llevar a revisión una furgoneta que a simple vista está en perfecto estado?

Cuando el vehículo tiene una avería, suele ser fácil notarlo, tal como hemos comentado anteriormente, puesto que suelen aparecer señales que avisan de cualquier daño que haya sufrido.

Ahora bien, también es necesario realizar revisiones rutinarias cada cierto tiempo, para evitar que lleguen a aparecer el tipo de averías que previamente mencionadas o para descartar que pueda existir cualquier daño imperceptible.

Cómo asegurar el mantenimiento de tu furgoneta

Los plazos para llevar a cabo estas revisiones dependen de varios factores, principalmente de la antigüedad de la furgoneta. Se suele recomendar que el primer reconocimiento se realice después de los primeros 10.000 ó 15.000 km, la segunda entre los 30.000 y 35.000 km y la tercera una vez se han superado los 60.000 km.

El tiempo también suele depender del uso que se le da a la furgoneta. En caso de utilizarla para el transporte de mercancías, dado que se realizan más kilómetros diarios, se alcanzarán los márgenes mencionados más rápidamente, por lo que las revisiones serán más seguidas. Además, un mayor uso del vehículo incrementa las posibilidades de que este sufra cualquier tipo de avería.

Limpieza de la furgoneta, imprescindible también para un correcto mantenimiento de la misma

Además de las revisiones mecánicas y eléctricas ya mencionadas, es importante mantener en perfectas condiciones una furgoneta a través de la limpieza de la misma, con el fin, no solo de que luzca bien, sino también de garantizar la seguridad del conductor y los ocupantes.

Las manchas en los cristales pueden dificultar la visibilidad de la calzada, llegando incluso a causar accidentes. Una limpieza correcta de los mismos es sencilla y segura. Además, mantener el nivel de agua y jabón siempre lleno y los limpiaparabrisas en perfecto estado puede ayudar a que el cristal permanezca limpio incluso en ruta. Existe, también, la posibilidad de aplicar al parabrisas un tratamiento antilluvia, que ayudará, no solo a evitar perder visibilidad durante las precipitaciones, sino también a eliminar más fácilmente los restos de suciedad del mismo.

También hay que mantener limpias las alfombrillas del coche, sobre todo la del conductor. Cualquier mancha o mojadura, puede hacer que el pie resbale de alguno de los pedales, llegando a causar un accidente. El mantenimiento es tan sencillo como aspirar la alfombrilla y secarla cuando llueve o cuando se haya caído cualquier líquido.

Como ves, es sumamente sencillo mantener una furgoneta en perfectas condiciones, basta con cuidarla correctamente y llevar a cabo revisiones de manera periódica, para evitar que aparezcan averías que se pueden llegar a evitar. Cómo asegurar el mantenimiento de tu furgoneta

Ya disponible últimas pruebas en el canal oficial de Encamión en YouTube.