Distribución del futuro: Iveco Vision

55

Laboratorio sobre ruedas

Iveco nos pone delante una visión futurista de como la distribución y el transporte ligero será capaz de ganar en productividad a la vez que disminuye su impacto medioambiental. Se trata del Iveco Vision. Vision ofrece en un concept vehicle a partir de las últimas tecnologías ya disponibles, como las ayudas a la conducción y tracciones alternativas incorporadas en un mismo vehículo, para de este modo utilizar bien un motor térmico, bien uno eléctrico de cero emisiones en función de si estamos recorriendo un tramo urbano o uno menos sensible de acuerdo a su sensibilidad medioambiental.

Dual energy

 

 

 

 

 

 

 

En la base del Iveco Vision está el concepto Dual Energy que era presentado ante los profesionales europeos del sector en el salón IAA 2012 de Hannover. Así combinando la tracción eléctrica e híbrida en colaboración a un motor térmico convencional se lograr una disminución de consumos y emisiones de CO2 de un 25 por ciento. El modo híbrido quedaría así dedicado a los tramos interurbanos, donde se necesitan mayores prestaciones y se requiere una mayor autonomía.

Diseño modular

Naturalmente, en un vehículo como el Vision, un ejercicio de diseño pero con claras aspiraciones a convertirse en un vehículo comercial práctico, su estructura modular le permite adaptarse fácilmente a todo tipo de carrozados, desde el propio de una autocaravana hasta el de un furgón frigorífico o un volquete. El concepto Vision como su propio nombre indica se centra en el conductor, en ampliar su campo de visión, de modo que incluso el techo del habitáculo es transparente y permite ampliar dicho campo de visión, todo ello pese a que también incorpora paneles fotovoltaicos que ayudan a recoger energía eléctrica para los diversos sistemas del vehículo. La estructura del Iveco Vision, gracias a los materiales empleados, resulta un 30 por ciento más ligera que otro vehículo comercial de tamaño y capacidad equivalentes.

Electrónica en circulación

 

 

 

 

 

 

 

 

El profesional de la distribución del futuro contará a su servicio con sistemas como el TPMS, ajuste automático de la presión de los neumáticos, que de modo autónomo se ajusta en función de la velocidad y el estado de la carga con que circulamos. Mediante el sistema e-Horizon el vehículo conoce el relieve de la ruta que recorremos y así adapta su marcha y uso energético de modo que obtenemos el máximo con el mínimo consumo. Así mismo se equipa el Adaptative Cruise Control que permite mediante sensores ópticos y de radar adaptar su velocidad a la del resto de vehículos de la vía por la que transitemos. Frente a lo que aya conocemos en cuanto a ayudas electrónicas a la conducción Iveco propone para el Vision el reconocimiento de señales de tráfico y las alertas de detección de objetos y peatones, que puede así alertar al conductor en caso de cualquier peligro potencial, algo muy importante en un vehículo que trabaja en las entregas puerta a puerta dentro de cascos históricos de ciudades y quizás en zonas peatonales. El futuro de la distribución y el segmento más ligero del transporte capilar ya está aquí.