GM Futurliner Parade of Progress

1093

¿Pasado o futuro?

GM Futurliner Parade of Progress

El GM Futurliner es un vehículo único en Europa.

Jonsson Power financia la restauración del Futurliner num 8 vendiendo maquetas.

 

Suponemos que si dentro de mil años un arqueólogo descubriera los restos de las maquetas futuristas del rodaje de Star Wars sentiría algo muy parecido a lo que cualquier aficionado a los camiones clásicos puede sentir ante uno de los rarísimos Futurliners… Unos camiones para exposiciones ambulantes nacidos a finales de la década de los 30 del pasado siglo y que todavía hoy sorprenden por sus líneas tan avanzadas y futuristas. Texto Joan Garriga Fotos J.G./Arantxa Fuertes/ Jonsson Power archivo.

El diseño del Futurliner nos parece una curiosa mezcla de vehículo custom y Art Decó.

 

Si hablamos de un camión dos ejes de 15 toneladas, dotado de una amplísima cabina de tres plazas, con una original configuración interna: puesto de conducción en posición delantera frontal y dos plazas traseras en un par butacones de gran comodidad dignos de los mejores trenes de la época. Y la época correspondía a los Estados Unidos de 1939.

El único GM Futurliner existente en Europa se encuentra en pleno proceso de restauración.

 

El diseño del Futurliner incluía además un puesto de conducción situado a gran altura del suelo, de hecho toda la cabina se eleva casi metro y medio respecto del suelo y tiene bajo ella el motor en un habitáculo totalmente separado… De hecho, este camión de 1939 contaba ya con algo tan actual como es una cabina de piso totalmente plano.

En su primera versión los Futurliner de General Motors tenían una cabina a modo de cúpula más futurista.

 

Es más, el acceso al puesto de conducción se solucionaba mediante una escalera interior a la cual se accedía abriendo una puerta en el frontal de dicho camión, que quedaba perfectamente integrada y camuflada en el diseño exterior.

Progreso sobre ruedas

En los 30 del pasado siglo las primeras ediciones del GM Parade of Progress se hicieron con otros vehículos menos avanzados.

 

En 1940 la técnica, junto a la política que estaba envuelta en el creciente drama de la Segunda Guerra Mundial que ya había estallado en Europa y pronto iba a extenderse hasta engullir también a los Estados Unidos poco después, estaba en plena revolución y las novedades que debían darse a conocer entre el gran público era tantas y tan complejas que los medios de comunicación existentes no parecían suficientes.

La gira se organizaba a partir de instalaciones desmontables.

En los años 40 se promocionaron muchos inventos en los USA mediante esta caravana.

Frente a cualquier otro camión de 1940 el Futurliner GM era tan avanzado como una nave espacial.

 

Por ello para mostrar esas invenciones a lo largo de las poblaciones de un país tan extenso como los USA, que debían confiar hasta entonces en la radio y la prensa como únicos medios de expresión, se creó la llamada Parade of Progress, una caravana que debería recorrer Norteamérica al completo mostrando las invenciones que iban a transformar el mundo: motores a reacción, avances sobre agricultura, ingeniería de tráfico en un momento en que se hablaba de las primeras autopistas, televisión, sonido estereofónico, hornos micro ondas…

La expo Parade of Progress acercaba el público a nuevos inventos como la TV o los motores a reacción.

Cuando no existía la televisión se debía llevar ciudad a ciudad un exposición como ésta para promocionar novedades.

Cada uno de los 12 Futurliner alojaba en su carrocería una exposición temática dedicada a un invento.

 

Al final se estableció que la Parade of Progress se ordenaría en base a doce bloques temáticos y cada uno de esos bloques temáticos se organizaría sobre un escenario móvil. Dicho escenario móvil tenía que estar a la altura de la revolución tecnológica que anunciaba y como que el evento contaba como uno de los principales sponsors con el grupo industrial General Motors, se tomó como base para la creación de esos escenarios móviles un chasis de camión y autobús de la propia GMC, aunque totalmente transformado con una avanzada carrocería cuya creación corrió a cargo de Fisher Coach & Body. GM Futurliner Parade of Progress

12 apóstoles del progreso

Para crear el Futurliner se partió de un chasis de autobús General Motors.

Cada exposición temática ocupaba la parte central de los Futurliner, con grandes portones laterales.

Muchos estadounidenses descubrieron la televisión o los avances de la aviación gracias a las conferencias de esta gira.

 

Aunque ya desde 1936 había recorrido Estados Unidos una primera caravana del Parade of Progress formada por camiones carrozados especialmente, el Futurliner maracaría un antes y un después entrando por derecho porpio en la historia del diseño de vehículos industriales. Los 12 Futurliners se construyeron entre 1939 y 1940 y fueron totalmente reformados, variando ligeramente incluso la estética de la cabina y recibiendo nuevas mecánicas, en 1953.

Superada la Segunda Guerra Mundial se reprende la caravana con el apoyo de la cúpula de General Motors.

En su segunda etapa la Parade of Progress alcanzó también otros países de América Latina.

La Parade of Progress llamaba la atención allá por donde pasaba.

 

El GM Futurliner tenía 3,5 metros de altura, dos ejes, tracción trasera y un chasis de 15 toneladas de peso total. El acceso a la cabina, en posición delantera superior, se hacía a través de la mencionada escalera frontal, mientras que el espacio de carga, destinado a la exposición, era accesible mediante dos grandes portones laterales que se abrían hacia arriba, tipo ala de gaviota, de nuevo mostrando una innovación que 20 años después haría furor en el diseño de automóviles deportivos.

La llegada en plan desfile circense a una nueva ciudad.

Durante unos días los habitantes de las poblaciones podían conocer en vivo los últimos avances tecnológicos.

 

El resto de medidas, 2,4 metros de ancho y 10 de largo, no eran tan excepcionales. En cuanto a su aspecto externo, pues a los españoles nos recuerda a un tren talgo de primera generación, aunque eso sí creado 20 años antes, de modo que quizás estemos ante una fuente de inspiración para el estilismo del exitoso tren rápido español.

Cartelería de la Parade of Progress.

Los furgones GM Futurliner fueron grandes protagonistas de la Parade of Progress.

Para la primera versión del Futurliner GMC confió en un motor a gasolina de cuatro cilindros junto a una caja de cambios manual, un poco al estilo de los camiones GMC todoterreno que muy poco después se iban a popularizar por el mundo entero debido a la entrada en la Segunda Guerra Mundial del Tío Sam. El depósito de combustible era enorme para la época, aunque no tanto para un camión como el Futurliner que nacía pensando en recorrer las grandes distancias de los USA, de nuevo un pionero del largo recorrido. Así que los 90 galones, 340 litros terminarían siendo algo normal para un vehículo pesado.

Interrupción bélica

Los suecos de Jonsson Power están en pleno proceso de restauración del Futurliner número 8.

GM Futurliner Parade of Progress

La caravana de los 12 Futurliner se convertía en una gran fiesta allá por donde pasaba. De hecho en total sumaba otros 50 vehículos de servicio y contaba incluso con el trabajos de 50 graduados y titulados en las diversas materias científicas y tecnológicas que mostraba al asombrado público que se acercaba a un nuevo mundo de maravillas científicas. Unas maravillas científicas tan complejas que no podían explicarse a través de la radio o los periódicos… Así los ciudadnos de los USA, Canadá, México y Cuba pudieron ver en vivo invenciones como el horno micro hondas, la televisión o los primeros modelos de motor a reacción.

La portezuela de acceso a la cabina sobre elevada del General Motors Futurliner.

El Futurliner fue el primer camión con cabina de piso llano, nacido en 1940.

 

Ello hasta que el ataque de los japoneses en Pearl Harbour hacía que la Segunda Guerra Mundial también engullera a los Estados Unidos y se interrumpiera la futurista e ilusionadora Parade of Progress. No sería hasta 1953, superada ya la contienda mundial, cuando General Motors reanudaría su Parade of Progress y por tanto se hacía una profunda puesta a punto de los Futurliner, con leves cambios externos, junto a la modificación de sus cadenas cinemáticas.

El puesto de conducción del Futurliner iba en posición central y tras él había espacio para dos pasajeros.

 

Así en esta segunda versión los Futurliner ganaban potencia, el motor pasaba a ser un seis cilindros de gasolina, al que se le unía una caja de cambios automática Hydramatic de cuatro relaciones, unida a una manual de dos que actuaba a modo de reductora. Con todo la velocidad máxima del Futurliner quedaba en unos modestos 65Km/h. En su segunda etapa, donde la prodigiosa década de los 50 del pasado siglo, aportaría todavía más novedades tecnológicas para mostrar, el Parade of Progress no lograría levantar el vuelo con el mismo brillo que antes. Prácticamente podemos decir que moría de éxito en 1956, cuando dejó de recorrer las carreteras americanas. ¿El motivo? El público ya conocía muchos de los inventos que dos décadas atrás tanto le habían sorprendido y encima uno de ellos, que había tomado protagonismo en las primeras giras, la TV, ahora estaba en casi todas las casas y facilitaba la promoción del resto de invenciones.

¿Qué fue de los Futurliner?

El interior de la cabina en su estado actual del Futurliner número 8.

La puerta frontal derecha da acceso a una cómoda escalera.

Los planes de restauración del Futurliner núm 8 dicen que estará completado para 2018.

 

Sólo existieron 12 y hasta 1956 todos fueron propiedad de General Motors. Cuando la multinacional abandonó la Parade of Progress estas joyas de la historia del vehículo industrial corrieron suerte dispar: un par de unidades acabaron como unidades móviles de la policía de Michigan y después serían vendidas, otra fue a manos de un predicador y terminó destruida en alguna carretera de Centroamérica, otro de los Futurliner fue reconvertido en autocaravana y todavía es conservado en la actualidad por su feliz propietario, otro terminó siendo restaurado y subastado por 4.000.000 $ en Arizona siendo hasta la fecha el vehículo GM por el que se ha pagado un mayor precio, mientras que uno de ellos perfectamente restaurado se conserva en la actualidad en el National Automotive and Truck Museum de Estados Unidos.

Revista de Jonsson Power informando sobre la restauración.

El GM Futurliner es el gran protagonista.

En total todavía existen 9 de los 12 Futurliner originales. Las imágenes que ilustran este artículo han sido tomadas en Suecia y corresponden al Futurliner número 8, el único que actualmente se encuentra en Europa y en pleno proceso de restauración, gracias al proyecto emprendido por su propietario Niklas Jonsson. A través de Jonsson Power se ha marcado el objetivo de tener el Futurliner número 8 en perfecto estado para 2018 y para ello recorre las concentraciones de camiones y clásicos del Norte de Europa mostrando el Futurliner y vendiendo maquetas y prendas de ropa dedicadas al Futurliner que le sirven para financiar su actividad. Una actividad que no sólo devolverá a la vida a un camión como el Futurliner que se adelantó a su época, sinó que nos recordará que hace 75 años ya circulaban camiones como éste, con cabina de piso plano y pensados para recorrer largas distancias… Un auténtico gran ruta. GM Futurliner Parade of Progress

Fan Club del Futurliner número 8

Adquiriendo maquetas se entra a formar parte del fan club Futurliner.

Los beneficios se destinan a la restauración del Futurliner núm. 8.

 

Para los aficionados a los camiones clásicos el mejor modo de seguir la actividad en la restauración de esta joya única en Europa, el GM Futurliner, es a través de su Fan Club, accesible desde la página de Facebook Jonsson Power / Futurliner #8 Restoration Project o bien desde la propia web www.jonssonpower.com .Para los más lanzados a viajar, en cualquier concentración escandinava de clásicos y camiones es posible ver en vivo el Futurliner, admirar sus líneas clásicas pero todavía futuristas y a la vez adquirir maquetas o prendas de vestir con la imagen de este vehículo tan poco común.

GM Futurliner Parade of Progress