IV Rally Internacional de autobuses clásicos

577

IV Rally Internacional de autobuses clásicos

Varios participantes entre el tránsito de Caldes, en primer plano un Aclo de 1949

 

Organizado por TMB, Transportes Metropolitano de Barcelona, Empresa Sagalés y ARCA, Asociación para la Recuperación y Conservación de Autobuses, el domingo 2 de junio, 35 autobuses y autocares fabricados antes de 1993, salieron de Barcelona para dirigirse a Caldes de Montbui, con un recorrido de unos de 40 km.

Chevrolet 1928

 

El más veterano, en cuanto a puesta en servicio, era un Chevrolet de 1928 con capacidad para 16 plazas, motor de gasolina, alimentación por gravedad, con el depósito en el techo, sobre el conductor. Del mismo año de puesta en servicio un Rochet Schneider descapotable 1927, 16 plazas, que estuvo más de 20 años llevando turistas desde la población de Corps hasta el Santuario de la Salette, un recorrido de 15 km, con un desnivel de 900 m, por una carretera estrecha, con fuertes rampas junto a grandes precipicios. Para subir tardaba unos 50 minutos, pero en el descenso hora y media, cuestión de preservar los frenos de cable del que está dotado. La actual carrocería data de 1932. También se le substituyó el motor por un Delahaye, de gasolina y 95 CV más apropiado para superar las rampas de La Salette. IV Rally Internacional de autobuses clásicos

Rochet Schneider 1927 / El motor Delahaye 95 CV del Rocher Schneider

 

Otro de los más veteranos: Ford AA de 1929 carrozado por Caba, con estructura de haya sobre la que se montaron planchas de acero.

Ford AA 1929

 

El Dodge 240 se fabricó en USA el año 1935, llegó a España, como camión, para prestar servicio en el ejército de Franco durante la Guerra Civil. Finalizada la contienda fue carrozado como autobús por Majoral en 1939. Desde entonces hasta 1980 estuvo transportando los trabajadores de la fábrica textil Cal Font de Igualada, Barcelona. En 1960 se le substituyó su motor original de gasolina por un diésel Perkins.

Dodge de 1935, carrocería 1939

 

Muy llamativo el Aclo Regent III de dos pisos, que estuvieron en servicio en Barcelona entre 1949 y 1968, carrozado por Carde y Escoriaza. Es muy similar a los clásicos autobuses londinenses.

Chausson AHH-522, 1955

 

Después de Londres le tocó el turno a París como fuente de inspiración, para cubrir el servicio de Barcelona. Los Chausson de Barcelona eran idénticos a los de la capital francesa, salvo el motor, un Hispano Hercules, que con posterioridad se substituyó por un Pegaso en muchas unidades, como la que ha participado en el ralli. Estuvieron en servicio entre 1955 y bien entrada la década de los 70.

En el Chausson los pasajeros entraban por detrás, a la derecha se observa el puesto del cobrador, y salían por delante

 

El cambio de velocidades era del tipo Wilson con preselección: el conductor seleccionaba la velocidad pero no se engranaba hasta que pisaba una pequeña seta. El embrague solo se utilizaba para arrancar. Tenían los asientos acolchados, una novedad en la época.

Para cambiar de velocidad en el Chausson el conductor la seleccionaba con la maneta del selector del cambio y se engranaba cuando pisaba el botón o seta

 

Los Pegaso, eran los más numerosos, con 15 ejemplares. Los había urbanos, pasando por los articulados, como de carretera, entre ellos llamaba la atención el Pegaso Comet 5061 de 1964, por su carrocería de líneas barrocas, propias de los años sesenta del pasado siglo, obra de Ayats, con múltiples cromados y la galería del techo encristalada. IV Rally Internacional de autobuses clásicos

Pegaso 6035A, articulado, de 1968

 

Como curiosidad hay que mencionar que la palanca de cambio está en la columna de dirección, como era habitual en muchos turismos de la época.

Pegaso Comet carrozado por Ayats, 1964

 

Más moderno, 1981, es el MAN SD 200. Este vehículo vino de Berlín, y su transformación para el servicio de bus turístico en Barcelona, descapotando el piso superior, corrió a cargo de Sercar.

Bus turístico MAN SD 200 de 1981

Piso superior del MAN 2SD 200
IV Rally Internacional de autobuses clásicos