Iveco apoya la formación CAP del transporte

79

El primer centro CAP de una marca de vehículos industriales

El centro CAP de Iveco España emplea los Stralis para sus prácticas.

Piero Bondesan dirigente de Iveco.

Al abrir un centro  formativo para la obtención y renovación del CAP (Certificado de Aptitud Profesional) ya exigible para los conductores profesionales del transporte con permisos C1, C, D1 y D Iveco España se involucra de lleno en la formación del sector del transporte, facilitando a los usuarios de sus gamas de vehículos industriales el acceso a una formación con los mejores medios técnicos disponibles.  Por Eugeni Gallego y Joan Garriga INCLUYE VÍDEO

Desde la entrada en vigor del Real Decreto 1032/2007 del 2 de agosto, el CAP ahora es exigible para los nuevos conductores profesionales que quieran trabajar al volante de vehículos para transporte de pasajeros y de mercancías de más de 3.500 kilogramos. Los profesionales que ya disponían de su carnet de conducir con anterioridad a  la entrada en vigor de la norma no deben realizar el curso inicial del CAP, aunque cada cinco años deberán realizar un curso de 35 horas y superar un examen que así lo acredite.

El centro CAP de Iveco España cuenta con una completa área de pistas de circulación.

Los vehículos industriales en la actualidad ofrecen un completo panorama de sistemas que permiten incrementar la seguridad y lograr grandes ahorros de combustible, pero por ello mismo se convierten en máquinas más complejas y sus conductores requieren de una formación más compleja para obtener el máximo rendimiento de sus vehículos.

Gente práctica

Al tratarse de una inicativa formativa puesta en marcha desde un fabricante de vehículos industriales, se ha dotado a su temario de un contenido donde los valores prácticos son potenciados al máximo, priorizando la conducción del alumno frente a otros métodos como el empleo exhaustivo de simuladores o la prioridad en clases teóricas que eligen otro tipo de centros. Aquí las sensaciones del alumno y las virtudes de los vehículos forman parte intrínseca del curso impartido.

Aula formativa del centro CAP de Iveco.

Los alumnos podrán realizar las prácticas en camiones similares a los que emplean en su trabajo.

Para todo ello se ha levantado un centro que cuenta con 17 aulas, pistas para prácticas de conducción y simuladores virtuales. Junto a los estudios relacionados con el CAP se llevan a cabo otros relacionados con la automoción en general, de modo que los profesionales a quienes se forma proceden de diversos campos: conductores profesionales, personal de la red IVECO, personal de fuerzas armadas, técnicos de automoción y profesorado de FP de automoción en cursos de perfeccionamiento. Previamente a la puesta en marcha de los cursos CAP se han impartido un total de 298 cursos técnicos y comerciales, que han recibido 10.137 alumnos.

Experimentar una frenada límite en pista ayuda a mejorar nuestras reacciones con el camión.

El centro CAP Iveco-MS Esfor cuenta con sus  instalaciones, que totalizan 2.650 m2,  en la propia factoría madrileña de Iveco, donde se dispone de aulas y pistas para las clases prácticas, en las cuales se utilizan camiones de la serie Stralis para los estudios dedicados al ámbito del transporte de mercancías. En este proyecto encaminado a mejorar la formación en el sector del transporte, Iveco ha contado con la colaboración de la firma especializada en formación  MS Esfor. Además se cuenta con la colaboración de Michelin, que aporta entre otros elementos sus neumáticos de última generación Energy Savergreen, capaces de aportar ahorros en el gasto de combustible. Así mismo el fabricante de semirremolques Lecitrailer aporta sus vehículos para la realización de clases prácticas. El inevitable resto de parque móvil necesario, las tractoras, son aportadas por Iveco y corresponden a unidades de la serie Stralis. Un material didáctico actual y que en este caso además se beneficiará de estar dedicado a alumnos que en el día a día trabajan con vehículos de la misma marca, de modo que podrán ver reflejadas sus clases de un modo más sencillo en su labor cotidiana como profesionales del volante.