Probamos el Mercedes-Benz EQV 300, mezcla de lujo y practicidad

1355

Probamos la versión eléctrica del Mercedes-Benz Clase V, el nuevo EQV, que ofrece 204 CV de potencia y una autonomía WLTP de hasta 355 kilómetros.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Mercedes-Benz acaba de iniciar la comercialización en nuestro país del nuevo EQV, un monovolumen de lujo con el que la marca de la estrella tiene previsto aumentar su catálogo de eléctricos para satisfacer ciertas necesidades del mercado que hasta ahora aún no estaban cubiertas. De esta forma, el EQV, que se fabrica en la planta española de Vitoria, se suma a otros eléctricos de la gama como el eVito y el eSprinter, que también renuncian a los convencionales motores de combustión.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Mercedes-Benz EQV en resumen:

  • Disponible con un paquete de baterías de iones de litio refrigerado por agua, con una capacidad de 100 kWh y hasta 355 kilómetros de autonomía.
  • El motor eléctrico ofrece una potencia máxima de 150 kW, lo que equivale a 204 CV, y un par motor máximo de 362 Nm.
  • Ofrece dos opciones de carrocería. Una larga, con 5,14 metros de longitud; y otra extra larga, con 5,37 metros de longitud.
  • Capacidad para recargar con corriente alterna monofásica de 7,4 kW, consiguiendo una carga total en unas trece horas; y capacidad para recargar con corriente alterna trifásica de 11 kW, consiguiendo una carga total en unas diez horas.
  • Opción de carga rápida de 110 kW, consiguiendo una carga del 80% de la batería en tan solo 45 minutos.
  • Ofrece cuatro modos de conducción distintos: el modo Economy+, el modo Economy, el modo Comfort y el modo Sport. Además, ofrece cinco niveles de recuperación de energía: D–, D-, D y D+.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Ficha técnica Mercedes-Benz EQV:

  • Motor y batería: Motor eléctrico, asíncrono o de inducción, de 150 kW (204 CV) de potencia máxima, y con un par motor máximo de 362 Nm.
  • Transmisión: Motor eléctrico montado bajo el capó, sobre el eje delantero, tracción delantera y cambio automático.
  • Chasis: Disponible en variante de 5,14 metros de longitud y en variante de 5,37 metros de longitud.
  • Consumos oficiales: 28,2 kWh/100 kilómetros en conducción urbana, y autonomía máxima de 355 kilómetros.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Comentario del probador, por Gemma Garcia:

El Mercedes-Benz EQV se suma al eVito y al eSprinter como vehículo eléctrico pensado tanto para particulares como para flotas. Con todas estas incorporaciones a la gama, además del próximo eVito Tourer, que se añadirá al catálogo durante este año que viene, la firma alemana pretende demostrar una vez más su fiel compromiso por la electrificación de sus modelos comerciales. Estos modelos están preparados para encargarse de la distribución de mercancías en las grandes ciudades, gracias a las características y prestaciones que ofrece.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Probamos el Mercedes-Benz EQV

El EQV, que puede disponer de seis u ocho plazas, puede distinguirse fácilmente del Clase V, pese a la larga lista de similitudes que presenta. Entre sus diferencias, destaca la parte frontal, las llantas de aleación que se proponen, los retrovisores en color negro y el portón trasero. Además, obviamente la versión de combustión tampoco cuenta con la toma de carga, que en esta ocasión se encuentra situada bajo el faro delantero izquierdo. Por todo lo demás, esta versión de cero emisiones sigue manteniendo las líneas fluidas con las que ya nos sorprendió el Clase V.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

El salpicadero también incorpora algunas novedades. Por un lado, encontramos la pantalla táctil central de 10,25 pulgadas y el sistema de infoentretenimiento MBUX, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, gracias al cual es posible gestionar la carga, consultar la gestión de la energía, el consumo eléctrico, etc. Aunque es verdad que la orientación y la situación de la pantalla no son las más óptimas, ya que algunas de las informaciones que aparecen quedan demasiado alejadas de nuestro campo visual. Por otro lado, incorpora navegador inteligente con tres años de actualizaciones gratuitas de mapas y otras funciones específicas del propulsor eléctrico.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Probamos el Mercedes-Benz EQV

El Mercedes-Benz EQV viene de serie con tapicería de tela y molduras decorativas en negro, como es el caso de nuestra unidad de pruebas. Sin embargo, opcionalmente puede elegirse una variante de tapicería de cuero y molduras de diferentes maderas, o incluso un paquete específico que ofrece este modelo con tapizado azul y costuras en color dorado.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

¡En marcha!

Una vez arrancamos el EQV, siempre con nuestra llave ya que no está disponible el arranque tipo keyless para este modelo, debemos fijarnos en la iluminación del cuadro de mandos para asegurarnos que ya estamos listos para empezar a conducir, pues el único sonido que escucharemos durante todo el recorrido será el de la música que decidamos poner. El silencio mecánico absoluto que inunda el vehículo hace de la conducción una actividad mucho más cómoda y relajada.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Probamos el Mercedes-Benz EQV

La conducción es suave y ligera, y el radio de giro que presenta la dirección es mejor que el del eSprinter que probamos hace poco más de un mes. En esa ocasión, explicamos que si nos hubieran dado la oportunidad de mejorar algo, nos hubiéramos decantado precisamente por el radio de giro. En esta ocasión, para el EQV pediríamos una suspensión más dura, ya que notamos como se resiente en los baches. Por lo demás, todo funciona correctamente, sumando este EQV la practicidad de otros modelos más simples al lujo propio de los turismos Mercedes-Benz.

Probamos el Mercedes-Benz EQV

Ya disponible últimas pruebas en el canal oficial de Encamión en YouTube.