Semi frigorífico S.KO Cool Executive

502

Concepto global de Schmitz Cargobull

Pasaron ya los años en que un transportista debía peregrinar a través de un sinfín de empresas para lograr su semi perfecto. Schmitz empezó ideando su propio material aislante Ferroplast, siguió por los ejes propios y ahora ofrece un concepto global que incluye hasta el equipo de frío de marca propia.

Semiremolque frigorífico SKO Cool Executive Schmitz Cargobull.

 

Todo redunda en una mejor calidad del conjunto, en este caso el semiremolque con carrocería frigorífica que a través de un estudio global de todos sus componentes es capaz de ofrecer al transportista un rendimiento superior con sensibles ahorros, pues sí, el remolque también puede ayudarnos a que nuestro camión ahorre combustible y disminuyan los costes totales de la explotación en nuestro trabajo.

La importancia del detalle

El suelo adherente además está pensado para que la sonoridad resulte mínima.

 

Estamos en la planta aragonesa de Schmitz Cargobull, donde se fabrica la gama de lonas y cajas para carga seca, de modo que contamos con el Product Manager de Schmitz Cargobull en España, Javier del Mazo, como guía para mostrarnos los pequeños detalles que pueden marcar la diferencia en el día a día trabajando con un semiremolque. Empezamos abriendo las puertas del furgón y apreciando detalles como la escalera retráctil que nos facilita el acceso a la bodega de carga aún sin contar con la ayuda de un muelle de carga. Así mismo el piso del semi es antideslizante y cubre la normativa sonora Piek que indica que no se sobrepasan 62 decibelios durante la descarga a causa de pisadas, apoyar pallets o rodar con carretillas de carga por el piso de la carrocería. En este caso Schmitz Cargobull cumple sobradamente, al ofrecer 54 db de nivel sonoro y facilita la descarga nocturna en ciudades europeas donde la legislación en este aspecto resulta muy exigente.

Schmitz Cargobull fabrica sus propios equipos de frío.
 

Incrementar la capacidad

El sistema de fijaciones del fabricante alemán comprende tanto la guía de carga, fijaciones pensadas para frenar el desplazamiento hacia delante de la carga, como el doble piso a través de unas viguetas fácilmente desplazables que además permiten llevar en total 66 europallets sin que la segunda altura gravite sobre los pallets del primer piso. Este segundo piso en total soporta hasta 10 toneladas de peso. Cada juego de barras soporta una tonelada y actuando como tope de mercancía, al girarla, frena la acción de 3.000 kilogramos de empuje. Para evitar daños, tanto del sistema interno de iluminación como de las propias fijaciones, todo va embutido en las paredes y el techo, de modo que al no sobresalir nada no dañaremos nada maniobrando con un toro de carga, por ejemplo.

El equipo de frío en el interior cuenta con una protección antigolpes que también permite acceder a la mecánica.

 

Equipo protegido

En el frontal vemos como una especie de puerta metálica actúa protegiendo el equipo de frío frente a golpes durante las maniobras de carga. Al apartar este panel como una simple puerta logramos un fácil acceso interno al equipo de frío para operaciones de mantenimiento también desde el interior del frigo. Además con el material Ferroplast Schmitz Cargobull logra el mejor coeficiente K de aislamiento del mercado, cifrado en 0,34, lo cual significa que necesitamos menor esfuerzo del equipo de frío para mantener la temperatura deseada de la carga perecedera y por tanto ahorramos tanto combustible como emisiones de CO2 al medio ambiente. Otras prestaciones que ofrece la plataforma frigorífica SKO Cool Executive de Schmitz Cargobull van relacionadas con las especificaciones propias de la industria farmacéutica. Ello no sólo afecta a normativa sobre higiene de los materiales empleados en el interior de la carrocería sinó además a como circula el aire frío y como de qué modo, más gradual, se alcanzan las temperaturas deseadas.

Las fijaciones permiten asegurar la carga de múltiples modos y situar un doble piso de carga.

 

Ello se traduce en unos canales, hechos en material flexible para que no se dañen si los golpeamos manipulando la carga, que colgados del techo recorren la longitud del semiremolque y reparten del modo más adecuado el flujo de aire frío procedente del equipo frontal de frío.

Equipo de frío Schmitz

El fabricante alemán trabaja combinando motor eléctrico y diésel, para alimentarlo, siendo un único modelo que es capaz de cumplir con todas las exigencias propias del transporte frigorífico. Este equipo también ofrece la potencia de un modo muy progresivo y ello, el poder graduar en todo momento las rpm del motor y no hacer más paradas y encendidos, asegura el mínimo dispendio de combustible para el equipo de frío. Cuenta además con sistemas ECO y Start/Stop, mientras que confía para obtener la energía en un motor Perkins. Una de las prioridades en el diseño de este equipo ha sido lograr una descongelación muy gradual para eliminar problemas de escarcha o presencia de hielo. Esto se ha logrado modificando, ahora son más separadas, las lamas del radiador interno del serpentín de frío.

Javier del Mazo Product Manager de Schmitz Cargobull en España.

 

El equipamiento disponible en un frigo de última generación como es éste no se puede ver en su totalidad… Simplemente, porque además de los elementos físicos del remolque Schmitz Cargobull incluye en sus frigoríficos el sevicio de conexión telemática durante dos años incluido en el precio de venta. Así, podemos geolocalizar el semi y por tanto controlar la carga en todo momento. A través de diversos packs se puede incluso conocer el vehículo que lo ha enganchado, planificar reparaciones con anterioridad a que falle el propio equipo de frío y por tanto evitar una rotura de la cadena de frío con la mínima pérdida de tiempo, ya que el chófer del camión recibiría información del taller más próximo a su ruta y cuando llegue al taller allí se conoce de antemano su problema y se ha tenido tiempo de preparar los recambios necesarios.

El doble piso permite remontar hasta 10 toneladas de peso total.

 

Los servicios ligados a la conexión telemática del semi van mucho más allá de la posición en tiempo real y el control del funcionamiento del equipo de frío. Puede incluir información como la de la presión de los neumáticos, peso en cada momento, alarma en caso de apertura de puertas, antirobo del gasóleo, etc. Todo ello alimentado por una batería de reserva que puede mantener la conexión del sistema telemático hasta un mes desenganchado de una tractora.

 

 

Aunque en este trabajo nos hemos centrado en el semi SKO Cool Executive de Schmitz Cargobull, lo cierto es que su actividad en el mercado español va a aportar interesantes novedades en el próximo futuro, pues la marca tiene previsto abordar campos como el de las carrocerías para camiones rígidos y las bañeras, tanto para áridos como para cargas a granel. De todo ello os iremos informando puntualmente en próximos trabajos.