El Citroën 2 CV furgoneta cumple años

121

La versión furgoneta del Citroën 2 CV llegó a España en 1958 y gracias a su versatilidad se convirtió en el mito del boom económico de los sesenta, ahora cumple 65 años.

En 1935 los franceses tuvieron la brillante idea de apartar a un lado los caballos y carruajes para empezar una nueva era, la motorizada. Todo esto con el objetivo de transportar el material del campo sin que sufriera los percances habituales. Estos requisitos se cumplieron en 1949, cuando Citroën lanzo el 2 CV, que podría transportar huevos sin romperlos y hasta 50 kg en mercancías.

Nació como un coche fácil de conducir con bajos costes de mantenimiento y, como no podía ser de otro modo, velocidades de tortuga (31 km/h). Además y pese a su vocación agrícola, debía equipar la joya de la corona de la marca: la tracción delantera. Así pues en junio del 49 empieza la producción del 2 CV y en poco tiempo Citroën desarrolló una versión pensada para el transporte: el 2 CV AU (la primera furgoneta), que se comercializó en 1951. Este nuevo modelo podía cargar media tonelada sin perder ventajas de turismo que se basaban en su motor bicilíndrico refrigerado por aire, diseñado por Walter Becchia y su innovadora suspensión con muelles helicoidales con amortiguadores de fricción, pensada para los baches y socavones de las carreteras de la posguerra.

El 2 CV Furgoneta se estrenó en España por todo lo alto cuando en 1958 la Zona Franca de Vigo asistía a la inauguración de la fábrica Citroën Hispania. Y es que, el primer modelo que salió de las líneas de montaje fue, precisamente, el 2 CV, en su versión furgoneta. Pronto seguirían los turismos.

Durante décadas se ganó el cariño de los más trabajadores y raro era no cruzarse con 2 CV Frugoneta gris, los más utilizados por Correos y Telégrafos o la Compañía Telefónica Nacional de EspañaEl tiempo no paso en balde y la pequeña furgoneta se fue renovando y difersificando. Paso al AZU (con 575 kg de carga) y las versiones AK y AKS (600 kg de carga). En 1977 llegó el fin del 2 CV Furgoneta que dejaba paso al Citroën Dyane 400 que duró y duró hasta el 1987. Sin lugar a duda su similitud con el 2 CV ayudó a no perder su imagen de la memoria a pesar de la ‘casi’ desaparición en nuestras carreteras.