Los camiones clásicos en el V festival de Torrelavega

3603

Concentración de historia Los camiones clásicos en el V festival de Torrelavega

Dos clásicos americanos; Mack y Peterbilt.

El inconfundible estilo de los Pegaso años 60.

 

Ya dedicamos un reportaje especial al homenaje dedicado en la concentración de camiones de Torrelavega al 60º aniversario de la marca Barreiros, así que aquí nos centraremos en los camiones clásicos de otras marcas que más llamaron nuestra atención.

¿Mad Max tenía un camión Ebro?

Este modelo de Ebro compartió base con el Thames Trader.

Interior de la cabina del Ebro de morro.

 

Recorrer esta concentración de camiones no sólo significa participar en una animada concentración camionera, sinó que es una oportunidad de disfrutar aprendiendo nuevas cosas sobre el mundo del transporte y todo lo que le rodea, como por ejemplo descubrir que hubo un tiempo, los 70 del pasado siglo, donde Ford fabricó en Europa una sorprendente gama pesada de camiones, como el Transcontinental perfectamente restaurado que en esta ocasión traían los Savall desde tierras levantinas.

El Ford Transcontinental, con motor Cummins y cabina de origen Berliet.

 

Aunque los norteamericanos de Ford tuvieron su primera experiencia produciendo vehículos en nuestro país hace casi 100 años. En una primera fase la producción se desarrolaría en Cádiz, aunque pronto como resultado de la gran conflictividad laboral se trasladaría la fábrica hasta Barcelona, donde tras décadas de historia y avateres de todo tipo daría paso a la marca de camiones y tractores Ebro, producidos por Motor Ibérica. Estos primeros

La expo dedicada a camiones clásicos incluye maquetas, recuerdos de todo tipo y libros.

 

pasos de Ebro participados por la multinacional americana Ford explican que uno de los primeros modelos de Ebro en nuestro país resultase idéntido al Thames  de morro británico, camión desarrollado a la par por la filial británica de Ford, lo cual explica las características tan parejas entre ambos camiones. En Torrelavega pudimos admirar uno de estos Ebro de morro derivados de los Thames Trader, aunque con un aspecto que nos hace pensar que se trataba en algo así como el camión de Mad Max, quien iba a decirnos que era un Ebro, ¿Verdad?

Los Diamond españoles

Diamont, en concreto Diamond T para homenajear al fundador de la marca cuyo apellido era Tilt, es uno de esos nombre automovilísticos que brillaron en lo más alto durante algunas décadas para después desaparecer. En este caso pudimos ver un camión de los años 30 matrícula de Segovia y perteneciente a Anselmo Benito de Aguilar de Campoo. La marca nacía en 1905 y ya en 1932 sus sólidos camiones se habían ganado el mote de “El Cadillac de los camiones”.

Camión Diamond T de los años 30, como los que llegaron a nuestro país durante la Guerra Civil.

 

Durante la Guerra Civil española varios centenerares, cerca de 400 camiones Diamond T 212 por parte del bando nacional, y otros 150 del modelo 244 por parte de la República serían importados desde los Estados Unidos. En ambos casos se trataba de modelos en torno a las 5 toneladas de peso total. En concreto los 212 equipaban un motor Hércules de 6 cilindros con 68 CV de potencia  a 2.800 rpm. El motor tenía un

Historia recuperada de nuestro transporte.

Una delicia observar reproducciones históricas de camiones.

Un Pegaso 1083 de Sidra el Gaitero realizado en piezas de lego.

 

desplazamiento de 3,7 litros y se engranaba a una transmisión de 4 velocidades. El modelo importado por la républica era ligeramente mayor, podía cargar hasta tres toneladas gracias un chasis más reforzado junto a un motor Hercules que crecía hasta los 4,313 litros y rendía 78 Cv de potencia máxima. El Diamond T modelo 244 de 5,9 toneladas tenía una velocidad máxima de 80 Km/h lo cual no estaba nada mal en 1937, lo cual le daba a estos camiones un importante valor militar que no pasó desapercibido para los combatientes españoles. Los camiones clásicos en el V festival de Torrelavega

Studebaker

Estupendo pick up Studebaker de los años 40.

Studebaker nacía en 1852 dedicado a fabricar carretas.

Furgón Citroën junto a un motocarro Vespacar.

El motocarro Vespacar era un modo económico de transportar mercancías.

 

En Torrelavega pudimos admirar una pequeña pick up Studebaker de los años 40. Este fabricante terminó su actividad en 1966 y fue una de las empresas pioneras de la industria norteamericana, pues sus raíces nos llevan hasta Indiana donde nacía en 1852. Studebaker hasta el inicio del siglo XX destacó por los Wagons, carros, que fabricaba muchos de los cuales servirían para que los pioneros colonizaran los territorios del salvaje oeste norteamericano.

Furgoneta Citroën Dyane.

 

Un poco más antiguo y con muchísimas toneladas menos encima, pudimos también ver un motocarro Vespacar o vehículos como un estupendo furgón Citroën que nos devuelve a los años cincuenta. No muy lejos de otro clásico de la marca gala, en este caso un Dyane, que parecía imprescindible durante los años 70 para asegurar el suministro de cualquier colmado.

Avia será su camión

Chasis de un camión Avia.

 

 

Así rezaba el antiguo eslogan de esta marca española nacida para salvar lo que quedaba de la paupérrima industria aerodinámica española. Estos camiones, técnicamente muy parecidos a los Ebro de los años 70 y 80, aunque sus cabinas siempre fueron fijas y no abatibles como los Ebro ofrecieron de modo muy temprano en el mercado español.

Los camiones ligeros Avia llegaron hasta los años 80.

Los Avia más utilizados iban desde las 5 a 8 toneladas de peso total.

 

En esta quinta edición de la concentración de camiones y festival de Torrelavega pudimos admirar varios modelos de Avia, unos camiones ligeros que en su tiempo fueron muy apreciados al ser vehículos baratos, relativamente fiables y muy fáciles de reparar. Estos camiones existieron en versiones desde 3.500 kilogramos de peso total hasta las 12 toneladas del modelo mayor, aunque los modelos más extendidos fueron los que

Los Ebro eran muy similares a los Avia, pero disponían de cabina abatible.

 

andaban entre las 5 y 8 toneladas de peso total. También existían versiones furgón integral carrozados en fábrica, de la cual pudimos observar un chasis estupendamente restaurado. Estos chasis también fueron empleados como base para versiones minibús, furgones de autoventa, etc. Los Avia equipaban motores Perkins y tenían uno de sus puntos débiles en sus circuitos de frenos hidráulicos que alcanzaban fácilmente el límite técnico.

Memoria viva

Espectacular Magirus Deutz embarcando en el puerto de Barcelona.

La antigua flota de Ttes Cotxarrera de Gironella, Barcelona.

Xavier Castells es un transportista de Sallent jubilado experto en la historia de nuestro sector.

 

Rodeado de tales máquinas y colecciones de fotografías y maquetas de vehículos de época no es estraño dar con un personaje en esta concentración como el catalán de Sallent Xavier Castells, conocido entre los aficionados a la historia del transporte, gracias a su trabajo a través del blog http://imatgessobrerodes.blogspot.com.es/. Este transportista jubilado, fue durante décadas propietario de una agencia de transportes en su población, realizando los transportes propios de la industria textil de la zona, como fue la conocida firma Hilaturas Fabra i Coats. Ahora este entusiasta de los camiones y la historia ha cambiado los camiones por una práctica fuegoneta

El Jeep tras la guerra tuvo mucho que decir en el mundo rural gracias a su tracción 4×4.

Tractor Lanz Bulldog de 1940 para uso en ruta.

Lanz es un fabricante alemán de tractores.

Este año la concentración de clásicos también se abría a los tractores.

 

camper con la cual no se pierde una concentración: “Me gusta este tipo de encuentros, donde puedes ver incluso viejas imágenes de empresas de todo el país que trabajamos hace cuarenta o cincuenta años. En casa tengo un viejo Nazar, pero me falta la paciencia para restaurarlo como algunas joyas de las que puedes ver aquí.” Los camiones clásicos en el V festival de Torrelavega

Rivalidad Pegaso-Barreiros

Rogelio Cerezales, otra autoridad en cuanto a historia del transporte.

Jesús Troner en buena compañía pegasista.

Un Super Comet junto a un 1060, conocido como dos lunas o cabezón.

 

Como en las rutas nacionales de la España de los 60 y 70 del pasado siglo, aquí en Torrelavega se revive la vieja rivalidad camionera entre los Pegasistas y Barreiristas, que definitivamente no parece encontrar un vencedor claro… Entre los Pegasistas acérrimos volvimos a encontrarnos con el conocido Jesús Troner, en este caso bien acompañado de amigos y un Pegaso “Bocanegra”, el 1231 concienzudamente restaurado para recuperar su

La sección de buses clásicos con motor Pegaso.

 

aspecto original. Este camión empleó cuatro horas y media en llegar desde Madrid a Torrelavega, así que sigue en plena forma. Este camión con sus 310 CV fue el rival más directo de los Barreiros y Dodge Turbo 300, el camión equivalente de la otra marca nacional, que rendía 275CV.

Los Leyland fueron comunes en el Levante español.

Rotulación típica de la zona de Motril.

Bajo el bonito capot del Leyland Comet se esconde la mecánica que inspiró la del Pegaso Comet.

 

Observando la flota restaurada de los malagueños Frutas Montosa, que nos enseña su responsable de logística Antonio Rodríguez, vemos por una parte como eran los típicos camiones del levante y sur español, gracias a la restauración que ha incluido el interior de la cabina y su rotulación: “El tipo de letra es el típico con el que se rotulaban los camiones de la época, se realizaba en Motril. Tenemos dos Pegaso, un Comet y un Europa de 20 toneladas, junto a un Leyland, del modelo Comet, que también trabajó en la casa y fue el origen del modelo Comet de Pegaso que sería una evolución de este camión inglés.”

Como en un museo

Interior del Leyland Comet de Frutas Montosa.

Las detallistas restauraciones atraen a multitud de admiradores.

Pegaso Comet en detalle.

Interior de la cabina de un Pegaso Europa de típico estilo años 60.

 

 

El Ferial de Ganados de Torrelavega durante el fin de semana en el que se celebró el V Festival Truck Show de Torrelavega se transforma en un auténtico museo de la automoción, pues además del citado homenaje conmemorativo de Barreiros y la concentración de camiones tuning y personalizados, los asistentes pudimos disfrutar de una abundante muestra de maquetas e imágenes de camiones de todas las épocas cedidas por

Bajo la calandra del Magirus Alligator es visible la toma de aire del motor Deutz.

El Mercedes Benz ligero de los años 50 era casi idéntico al de preguerra.

El Mercedes de morro largo era más pesado y potente.

Magirus inventó la escalera móvil de bomberos.

 

transportistas, coleccionistas e incluso carroceros. Este año como novedad además se incluyó una amplia muestra de tractores, no sólo agrícolas sinó también industriales, pues durante los 30 y 40 del pasado siglo los tractores industriales también se utilizaban para remolcar grandes cargas que a menudo podían superar las capacidades técnicas de unos camiones que raramente disponían de más de 120 CV. Buen ejemplo de ello es el tractor Lanz Bulldog de ruta, fabricado en Alemania en 1940. Gracias a su motor de 10,3 litros rendía 55 CV a 750 rpm y su velocidad máxima era de 35 km/h. Una curiosidad de este modelo es que su motor era de los llamados de culata caliente, es decir que se debía encender un fuego en la culata para que el motor alcanzase la temperatura requerida para arrancarlo. Los camiones clásicos en el V festival de Torrelavega

Del F88 al F12, Volvo de los 60 a los 80.

Con el Volvo F16 la marca se colocó en el top de potencias.

Los primeros Nissan tenían mucho en común con los últimos camiones Ebro.

 

Entre los tractores nos llamaba la atención un pequeño engendro mecánico que todavía hoy es único en su categoría. Nos referimos al Mercedes BEnz UNimog, del cual pudimos admirar un ejemplar de la primera serie Unimog fabricada por Mercedes en perfecto estado de conservación. Este diminuto camión 4X4 gracias a la transmisión que equipa y múltiples tomas de fuerza siempre ha estado a medio camino entre el camión ligero

Cabina espartana del Mercedes Unimog 411.

Las reducidas dimensiones del Unimog le aportaban maniobrabilidad.

Land Rover Santana también ofrecía camiones todoterreno 4×4 ligeros.

 

todoterreno y el tractor. Este modelo, el Mercedes UNimog 411 corresponde al año 1956 y su motor alimentado por gasolina de 1,7 litros se conforma rindiendo 30 CV de potencia máxima. Este Unimog, capaz para 1800 kilogramos, alcanza los 53,1 km/H de velocidad máxima y fue una de las primeras versiones del Universal Motor Gerat, algo así como maquina a motor universal. Había nacido el auténtico camión multiusos y de esta primera versión se fabricaron 8.977 unidades.

Kaiser Jeep

Jeep Willys el transporte 4×4 ligero en la IIGM.

Jeep M715 Kaiser el transporte 4×4 ligero en Vietnam.

 

Otra curiosidad vista en Torrelavega fue el Kaiser Jeep M715, un camión ligero 4X4 del ejército estadounidense que entre 1967 y 1969 se fabricó en 33.000 unidades. De esta enorme y rápida fabricación tuvo buena parte de culpa la sádica guerra del Vietnam. Se fabricó a cargo de la American Motors en su factoría de Toledo, Ohio. Este vehículo superaba las tres toneladas de peso total y equió motores de gran cilindrada de 6 y 8 cilindros.

Los camiones clásicos en el V festival de Torrelavega

Si quieres acceder a nuestro canal de Youtube haz click aquí.