Los Road Trains de Alice Springs en Northern Territory, Australia

2228

El paraíso infernal

 

Impresionante Mack Titan australiano.

Veterano Lyland, antiguo roadtrain, conservado en Transport Hall of Fame.

Pues sí, aunque hablar de rectas kilométricas que se pierden en el horizonte, camiones de más de 600 CV de potencia máxima y marcas para nosotros siempre míticas como Kenworth, Mack y Western Star puede sonarnos desde nuestra pequeña Europa a algo así como un paraíso camionero… Sin embargo a cualquier colega australiano trabajar al volante de un road train con más de 100 toneladas encima recorriendo el outback australiano puede ser lo más similar a conducir en el infierno.

Australia situado casi en nuestras antípodas geográficas es uno de los mayores países del mundo, un continente más que una isla, donde existen enormes territorios casí vacíos al completo donde el camionero al volante de uno de los inmensos roadtrains sólo tiene como compañía el rugido de su motor y la presencia de algunos canguros, dyngos, cocodrilos y tribus de aborígenes que escamados tras desastrosos contacto con la civilización occidental rehuyen al hombre blanco como si de la peste se tratara…

Stuart Highway

Un Western Star haciendo un alto en plena Stuart Highway, en el Territorio del Norte australiano.

Aunque en parte de su recorrido su denominación oficial cambia de la Nacional 1 a la Nacional 87, pasando por la A87, lo cierto es que la ruta que cruza el continente australiano de Norte a Sur por el centro de su territorio, una de las zonas más desérticas y poco pobladas a nivel mundial, sigue siendo conocida como la Autopista de Stuart o Stuart Highway en inglés. Que no se equivoque nadie, lo de autopista es una mala traducción, pues la mayor parte de los 2.834 kilómetros que unen Darwin, en la costa norte del país, con Port Augusta, en las proximidades de Adelaida en la costa sur, no son más que una estrecha carretera asfaltada con un carril en cada sentido. Aunque claro, para los cánones de Australia eso es una auténtica autopista, pues muchos rutas, no son más que simples aplanaciones del terreno y su firme de tierra depende para mantenerse de la bondad de las lluvias y de cómo soplen los vientos…

El transporte de ganado se dirige al norte, a descargar reses para exportación en el puerto de Darwin.

El tal Stuart, John Mcdouall Stuart, fue el primero de quien se tiene constancia que logró atravesar el continente australiano de norte a sur. Se trataba de un exminero escocés que perdió su empleo en 1842… La única salida que se le apareció al tal Stuart fue la emigración a Asutralia y suponemos que si lo que pretendía era huir de la humedad y la oscuridad propia de una mina de carbón no pudo cambiar de modo más radical… Dos años después Stuart se ponía en marcha tratando de realizar el viaje entre Adelaida y Darwin, algo que nadie había hecho jamás por tierra. Hasta el momento la única opción era tomar un barco y circunnavegar aquel extenso continente durante semanas… Pero Stuart desafió el inmenso desierto central, el outback… Entre 1844 y 1858 el escocés se convertiría en el primer explorador australiano de dichos territorios facilitando la puesta en funcionamiento de una línea de telégrafo y descubriendo las posibilidades para la ganadería y la minería de inmensas extensiones de territorio.

Hasta 35º en agosto

Un roadtrain de armas tomar… Otro Mack Titan.

Los filtros de aire van especialmente protegidos para el ambiente desértico.

Bueno, si en cualquier día de Agosto en España también podemos llegar a los 35 grados, como en Alice Springs situado justo en el centro de Australia, pero claro, en dicha capital, que cuenta con 26.000 habitantes una inmensidad en aquellos territorios, en Agosto se encuentran en pleno invierno, de hecho durante el mes más caluroso del verano austral, enero, se han registrado valores superiores a los 45 º centígrados, lo cual nos da una idea de cómo es el outback, puesto que Alice Springs disfruta de un clima bastante más fresco que los desiertos que la rodean gracias a sus manantiales y montañas.

Los transportistas de ganado suelen recorrer largos trechos fuera del asfalto con sus Road trains.

Actualmente Alice Springs, situada a medio camino entre Darwin y Adelaida, es una parada ineludible para los roadtrains… El único lugar digno para llamarse ciudad de aquella parte del mundo, donde no sólo se puede descansar sino que en caso de sufrir un incendente técnico o un problema de salud podemos recibir ayuda en un plazo de tiempo acorde con los cánones a los que estamos habituados en Europa. De hecho, las distancias y la escasa población del país hace que un camionero pueda estar tan aislado durante sus viajes que en caso de sufrir una incidencia de salud su único auxilio se´rian los Flying Doctors, doctores voladores, que acuden en avioneta a sus llamadas.

La cuna del Roadtrain

Saliendo hacia el sur desde Alice Springs en las afueras de la capital una vieja zona industrial ha sido reconvertida en el museo australiano del transporte. Los turistas se la saltan, en sus expediciones supuestamente aventureras los llevan a ver Uluru, la roca sagrada de los aborígenes australianos, y claro pocos se detienen a descubrir una gloriosa parte de la historia camionera del mundo…

Veteranos Commer también conservado en el Transport Hall of Fame.

Los transportistas australianos alcanzan hasta 100 km/h con sus Roadtrains.

A principios del siglo pasado se puso en funcionamiento un ferrocarril que debía terminar cruzando Australia, pero que nunca llegó más allá de su tramo inicial Adelaida-Alice Springs. Sin embargo seguí siendo necesario disponer de un medio de transporte que hiciera más fácil alcanzar el remoto Darwin en la costa norte y puerto del país más próximo por una parte a las zonas pobladas y por la otra a India, Japón… En 1934 el gobierno ideó una especie de tren sin fías… Se trataba de una máquina, no era un camión convencional, fabricado por la británica AEC Motors de cuatro ejes capaz de arrastrar varios remolque. Aunque lo llamaron Roadtrain en realidad debía atravesar más de mil kilómetros entre Alice Springs y Darwin donde no existía carretera alguna… Pero el extraño camión de cuatro ejes lo logró y por fin se disponía de un medio de transporte… Así la carretera que cruzaba el outback se hizo realidad y hoy en el Transport Hall of Fame de Australia, situado junto a Alice Springs, los modernos Roadtrains circulan veloces junto a sus ancestros que recuerdan los inicios del transporte por carretera en aquel país.

Los Prime mover

Primemover se puede traducir como móvil principal y es como los transportistas australianos denominan a las tractoras, especialmente a los modelos destinados a mover los pesados roadtrain que sólo están autorizados a circular en las zonas más despobladas del país. Estos camiones disponen de explanadas en las inmediaciones de las poblaciones, donde pueden enganchar y desenganchar algunos de sus remolques, pues suelen actuar como haría un tren ferroviario. Para descargar remolque a remolque lo usual es que lo haga otro transportista que alcanza el destino final con un solo remolque cada vez.

En Alice Springs, a media Stuart Highway, los Roadtrains pueden realizar el mantenimiento.

En el outback y con tres remolques o más principalmente se utilizan camiones de marcas americanas, aunque siempre con modelos fabricados especialmente para soportar las duras condiciones de Australia marcadas por el gran peso a manejar a alta velocidad y sometidos a muy altas temperaturas. Por eso respecto a un Kenworth americano los Kenworth australianos resultan muy similares pero dotados de un capot de mayores dimensiones que permite incorporar radiadores mayores y dotados de grandes filtros para evitar que el polvo del desierto haga mella en las mecánicas.

Entre las marcas de camiones más utilizadas por los transportistas australianos en sus roadtrain encontramos los Kenworth, Mack y Western Star, tres de los fabricantes con mayor fama de fiabilidad y resistencia en sus vehículos a nivel mundial. Un vehículo típico para su empleo como roadtrain es la tractora Titan de Mack. Estos modelos en su última versión pueden incorporar el motor Mack MP10, un seis cilindros en línea de 16,1 litros, disponible en versiones de hasta 685 CV. En los Kenworth por su parte se está introduciendo a principios de 2013 el motor Cummins ISX, con versiones desde 450 hasta 600 CV, también a partir de un seis cilindros en línea de 15 litros. En Australia los motores cumplen actualmente los requisitos Euro 5 y suele ser habitual que lo hagan mediante sistema SCR, es decir utilizando Adblue como en el mercado europeo.

Territorio sin ley

Cambiar las 86 ruedas de un roadtrain puede llevar entre dos y tres días.

Algunos no necesitan grandes tonelajes para acometer estas rutas del outback australiano.

Aunque las zonas más pobladas del país, en la parte sur-este en las proximidades de Melbourne, Sidney y Brisbane, pueden resultar similares a lo que vemos por nuestra Europa, lo cierto es que las extensa zonas muy poco pobladas del centro, norte y oeste del país son algo así como un gran territorio sin ley.  Por ejemplo en el Northern Territory no exisitió límite de velocidad hasta 2007, aunque pocos conductores se aventuraban a superar los 100 Km/h de modo sostenido en unas pistas de tierra donde a veces puedes llegar a recorrer casi mil kilómetros sin ninguna compañía ni acercarse a nada remotamente parecido a una gasolinera o población. Esto es así porque tanto al volante de un turismo como de un poderoso roadtrain los conductores muchas veces viajan más pendientes del nivel de combustible que de otra cosa, tratando de conseguir la autonomía necesaria para alcanzar el lejano destino. Pese a ello un moderno Roadtrain, casi siempre un camión de alguna marca americana (Caso de Kenworth, Mack y Western Star) pero de fabricación australiana dispone de más de 600 CV de potencia máxima. Con tres remolques un Road Train supera los 50 metros de longitud y suele viajar próximo a las 120 toneladas de peso máximo. El terreno en Australia resulta muy llano, de modo que pese al mucho peso manejado la velocidad media en situación normal se situa en los los 100 km/h.

Por suerte el poco tráfico y las varias decenas de kilómetros que siempre tendremos de visibilidad nos permiten contar con los varios kilómetros que un roadtrain tarda en frenar cuando viaja a 100 km/h. Sin embargo, con consumos que rondan los 100 litros a los 100 kilómetros recorridos, a poco que el camino se embarre por causa de alguna inundación ni contar con depósitos de 3.000 litros de carburante en la tractora nos asegura no quedarnos tirados en el camino. Eso para un camionero australiano siempre depende de varios factores: la fiabilidad del vehículo, las dificultades del camino y la habilidad y buena suerte que aportemos… En fondo, sea como sea el transporte resulta similar en cualquier parte del mundo ¿Verdad?