Clásicos Volvo F88 y F89 camiones nórdicos que revolucionaron el transporte

3782

Corría 1965 cuando Volvo lanzó al mercado europeo una gama de camiones revolucionarios. Se trataba de los F88 y F89. Unos camiones pesados cuyo diseño moderno y prestaciones de sus motores revolucionaron el transporte europeo de larga distancia. De paso también marcaría la senda para que Volvo se expandiera definitivamente más allá de su mercado original sueco. Clásicos Volvo F88 y F89 camiones nórdicos que revolucionaron el transporte

El camión Volvo F 88 con motor de 10 litros llegaba al mercado en 1968, con turbo llegaba a los 260 CV.
El camión Volvo F 88 con motor de 10 litros llegaba al mercado en 1968, con turbo llegaba a los 260 CV.

Por Joan Garriga Imágenes: J.G:/Volvo Trucks/ Asociación Amigos Vehículo Industrial Español(AVICAE)

Tras la Segunda Guerra Mundial la industria del camión tardaría unas décadas en recuperar su ritmo y fuerza. En países como el nuestro los Pegaso marcaron el esfuerzo de un regimen autárquico por ofrecer de nuevo camiones capaces. Hasta inicio de los años 60 no lograría fabricarlos en número suficiente. En otros, por ejemplo Alemania, marcas como MAN y Mercedes Benz consumieron prácticamente toda la década de los 50 del siglo XX para relanzar la fabricación de unos vehículos pesados muy similares a lo que ya había estado a la venta antes de 1940.

El F88 apareció en 1968, su motor de 9,6 litros ofrecía 166 CV que si equipaba turbo crecían hasta los 260 CV.
El F88 apareció en 1965, su motor de 9,6 litros ofrecía 166 CV que si equipaba turbo podía ofrecer 196 CV y 240 CV.

Fabricantes como el británico Leyland habían estado en el top tecnológico hasta mediados los años 50. De hecho mediante acuerdos para utilizar algunas de sus patentes marcas como la holandesa DAF y la española Pegaso lograron lanzar sus primeros camiones pesados auténticamente modernos. No es extraño que un país que se logró mantener neutral durante la contienda bélica mundial como Suecia destacase al superarla exportando maquinaria y vehículos industriales.

Dos marcas destacaron en esta labor: Volvo y Scania. Rivales que de repente lanzaban vehículos tan capaces que poco a poco iban cobrando protagonismo en los mercados de exportación. Y no sólo en los de Europa. Hoy nos centramos en el caso de Volvo, un fabricante de camiones que con los modelos que aquí tratamos revolucionó el transporte internacional europeo y mundial.

El tren de carretera, aquí con un F88 4X2 arrastrando un remolque de tres ejes, podía alcanzar según la norma de cada país entre 36 y 44 toneladas.
El tren de carretera, aquí con un F88 4X2 arrastrando un remolque de tres ejes, podía alcanzar según la norma de cada país entre 36 y 44 toneladas.

De hecho  tanto por su moderno diseño como por la fiabilidad de sus potentes motores el Volvo F88 y F89 fue el primer camión europeo capaz de tratar sin complejos de tú a tú a los míticos e inalcanzables para el transportista europeo camiones norteamericanos. Y es que el Volvo F88 fue el primer camión europeo que resistía una comparativa profunda frente a un mito como los norteamericanos Kenworth K100 y Freightliner. Clásicos Volvo F88 y F89  camiones nórdicos que revolucionaron el transporte

Como un cabover USA

En realidad podría considerarse a los Volvo F88 y F89 como dos versiones de un único modelo. El primero aparecía en el mercado durante 1965 para al finalizar la década sumar la versión más poderosa F 89. La diferencia entre ambos modelos consistía en la cilindrada de su motor, que en ambos casos era un diésel de seis cilindros en línea. En el primer caso el F88 disponía de un bloque motor de 9,603 litros, que entregaba los 166 CV en su versión básica aspirada. En un principio se complementó mediante dos versiones turbo, el de 200 y el 240 CV. Finalmente, ambas versiones se fusionarían a partir de 1968 en una única de 260 CV de potencia máxima.

La cabina abatible del Volvo F88 fue una de las más modernas y seguras de la Europa de 1965.
La cabina abatible del Volvo F88 fue una de las más modernas y seguras de la Europa de 1965.

En cuanto al F89 externamente era prácticamente idéntico a su hermano menor. Sólo los logos propios de cada versión lo distinguían. Sin embargo bajo la moderna cabina abatible se alojaba un motor mayor, con 11,97 litros de cilindrada y turbo. El resultado sería espectacular. En 1970 Volvo Trucks promocionaba este poderoso camión como el «PowerPack«. Su potencia era de las mayores en el continente europeo y por tanto parecía ideal para los conjuntos de más de seis ejes y 55 toneladas que ya se manejaba como trenes de carretera en el Norte de Escandinavia.

Hasta que llegaron los F88 y F89 los anteriores Viking pesados fueron camiones de un diseño muy conservador.
Hasta que llegaron los F88 y F89 los anteriores Viking pesados fueron camiones de un diseño muy conservador.

Donde destacó Volvo Trucks desde el primer momento fue en el diseño de sus cabinas. No en vano de entrada la legislación sueca en cuanto a seguridad, con sus pioneros crash-test, exigía un gran esfuerzo a los fabricantes suecos. Clásicos Volvo F88 y F89  camiones nórdicos que revolucionaron el transporte

Diseño avanzado

Pero el resultado lo notaban y apreciaban positivamente los transportistas en las rutas de todo el continente europeo. Esto se hacía patente en el resto de gamas de camiones medios y ligeros Volvo. Lo que resultaba apreciable era que hasta inicios de los 60 Volvo había sido extremadamente conservadora en el diseño de sus camiones pesados. El Viking, gama anterior al F88 pero con su mismo motor de 9,6 litros, era un camión con capot, es decir cabina de morro, con un aspecto ciertamente poco refinado. Ahora estaba claro que los tiempos estaban cambiando y cuando en las rutas europeas se veía un Volvo F88 o F89 todos se giraban para mirarlo. Era el camión del momento. Destacaba por un cabina realmente llamativa, cuyo puesto de conducción estaba a mayor altura sobre el asfalto que el de la práctica totalidad de oponentes.

Volvo Trucks fue una marca pionera al introducir a lo largo de los años 60 la técnica del turbo.
Volvo Trucks fue una marca pionera al introducir a lo largo de los años 60 la técnica del turbo.

Y la mecánica no se quedaba atrás. En Volvo introducían un poderoso freno motor, de gran potencia, que facilitaba manejar los crecientes pesos del transporte por carretera. Y es que a lo largo de los años 70 en Escandinavia se autorizó a manejar 60 toneladas o en España, más montañosa, las 38 toneladas a finales de los 60.

Triunfo en el transporte internacional TIR

Otros avances fueron la transmisión, el sistema de control de la potencia de frenado en función de la carga y en general una serie de mejoras que facilitaban a los Volvo F88 y F89 espaciar sus períodos de mantenimiento. Volvo se empezó a labrar de este modo una sólida fama en el sector del TIR, es decir el transporte internacional por carretera. Y es que cuando puedes tardar semanas en volver a casa conviene disponer del camión más fiable, para evitar tener que buscar un taller en un país extranjero quizás a miles de kilómetros de casa y con riesgo a no cumplir con los plazos en la entrega. Clásicos Volvo F88 y F89  camiones nórdicos que revolucionaron el transporte

Galería de imágenes

Quizás visto con nuestra mirada a inicios de la tercera década del siglo XXI el Volvo F88 y F89 pueda parecer algo tosco. Pero lo cierto es que este camión fiable, seguro, potente y bastante cómodo para lo que se podía adquirir en 1970 marcó el inicio de la fama de los Volvo en el transporte pesado internacional. Fue el antecesor de los siguientes modelos de la serie F y los actuales FH. Los F88 y F89 jugaron un gran papel para convertir a Volvo Trucks en el fabricante global de vehículos pesados que es hoy en día.

Con los F88 y F89 los Volvo labraron una fama de fiabilidad en el TIR de larga distancia.
Con los F88 y F89 los Volvo labraron una fama de fiabilidad en el TIR de larga distancia.

Clásicos Volvo F88 y F89  camiones nórdicos que revolucionaron el transporte

Si quieres acceder a nuestro canal de Youtube haz click aquí.