Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago

5822

Los aficionados a la historia del transporte de mercancías en carretera devuelven a la vida sus joyas del transporte de décadas pasadas. Gracias a ello pudimos ver camiones como los Comet de Leyland y Pegaso, camiones Dodge y Barreiros de diversas generaciones junto a otras maravillas de nuestro transporte. Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago

Por Joan Garriga  Imágenes: J.G/ Jordi Llop y Atxu

Espectacular conjunto articulado Dodge Turbo 300 de los años 70.
Espectacular conjunto articulado Dodge Turbo 300 de los años 70.

Desde el estallido de la actual pandemia no habíamos podido disfrutar de la presencia de los camiones clásicos en vivo. En esta ocasión un grupo de amigos propietarios de camiones clásicos espectacularmente restaurados han recorrido el Noroeste español. De este modo han recorrido viejas rutas de León, Asturias y Galicia, llegando con su caravana de viejos protagonistas de nuestro transporte hasta la plaza de la Catedral de Santiago de Compostela. 

Durante una semana camiones de hasta siete décadas de antigüedad volvieron a recorrer las rutas más antiguas de nuestras carreteras.
Durante una semana camiones de hasta siete décadas de antigüedad volvieron a recorrer las rutas más antiguas de nuestras carreteras.

Así, realizando una peculiar versión camionera del camino de Santiago hemos podido ver de nuevo como era la conducción de vehículos pesados en las décadas del siglo XX de los años 50, 60, 70, 80 y 90. Además en este tipo de recorridos los organizadores suelen elegir trazados de antiguas rutas.

El Dodge Turbo 300, en realidad disponía de 275 CV, como tractora podía alcanzar 38 T de peso total en carga, legalmente.
El Dodge Turbo 300, en realidad disponía de 275 CV, como tractora podía alcanzar 38 T de peso total en carga, legalmente.

Así nos podemos hacer una completa idea de como fue el transporte en el pesado. No en vano los camiones de hasta 20 toneladas, con potencias de entre 150 y 200 CV, junto a cambios de velocidades sin sincronizar. Esto nos lleva a unos tiempos en que la seguridad al volante exigía una habilidad en el manejo de los camiones muy superior a lo que actualmente vivimos al volante de cualquier vehículo. Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago

Aquí vemos un Leyland Comet de los años 50 del siglo XX a punto de coronar el Puerto de Tarna.
Aquí vemos un Leyland Comet de los años 50 del siglo XX a punto de coronar el Puerto de Tarna.

Buen ejemplo de ello era el camión Leyland Comet, el más veterano de este convoy, que pudimos admirar desafiando el trazado de la carretera a través del Puerto de Tarna, accediendo hasta la localidad leonesa de Riaño a través de los Picos de Europa desde Asturias. Podemos imaginar como era recorrer rutas de tal dificultad en un camión casi siempre sobrecargado y cuya potencia máxima se quedaba en 90 humildes CV.

Esta imagen de camiones clásicos de nuestro transporte histórico, podría pertenecer a un aparcamiento de hace medio siglo.
Esta imagen de camiones clásicos de nuestro transporte histórico, podría pertenecer a un aparcamiento de hace medio siglo.

Los cerca de 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar recibieron este convoy, pese a correr ya bien entrado el mes de Mayo, con sólo 3ºC sobre cero y una agua nieve que pocos esperaban. Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago

El camión Pegaso 165, modelo 1060, de dos ejes podía llegar a las 20 toneladas de PMA.
El camión Pegaso 165, modelo 1060, de dos ejes podía llegar a las 20 toneladas de PMA.

Cuando en el pasado aparecía el hielo y la nieve sobre el asfalto sólo los dibujos de la banda de rodadura del neumático protegían al camionero frente a los accidentes. No en vano hablamos de cuando nada parecido al sistema ABS de frenado exisitía. Cuando se debía afrontar así un descenso de un Puerto de Montaña la única opción era engranar una marcha corta y mantenerla durante todo el descenso para realizarlo de modo seguro.

Camiones como los Barreiros Azor y Super Azor Gran Ruta se atrevieron a desafiar el dominio de los Pegaso en la España de los años 60 del siglo XX.
Camiones como los Barreiros Azor y Super Azor Gran Ruta se atrevieron a desafiar el dominio de los Pegaso en la España de los años 60 del siglo XX.

Vemos como un camión como el Pegaso 165 «palanquero», su denominación oficial de ENASA fue Pegaso 1060, exigía manejar a la vez dos palancas de velocidades. De ahí su mote. La principal, en el suelo de la cabina junto al capot interior del motor, manejaba las cuatro velocidades y la marcha atrás. Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago

Aquí vemos el puesto de conducción del camión Pegaso "palanquero" modelo 1060 de 165 CV con caja de cambios de dos palancas.
Aquí vemos el puesto de conducción del camión Pegaso «palanquero» modelo 1060 de 165 CV con caja de cambios de dos palancas.

La secundaria o «Maybar», por el fabricante norteamericano que desarrolló este tipo de transmisiones,  partía de la caña de dirección y actuaba como reductora. Así se disponía en total de 8 relaciones hacia delante y dos marcha atrás. Era el único modo, a base de transmisiones con muchas desmultiplicaciones, como se lograba que un motor de sólo 165 CV se atreviera incluso con combinaciones de cuatro ejes y mas de 30 toneladas de peso total en carga.

Galería de imágenes

Junto al magnífico «palanquero» Pegaso 1060 de 165 CV pudimos admirar un Pegaso 1080. Es decir, la primera serie de camiones Pegaso con la nueva cabina de diseño cúbico, los cabina cuadrada, que aparecían en 1972.  Viendo un camión al lado del otro ya se adivina la ganancia en confort y comodidad manejo que significó la nueva generación de camiones. El Pegaso 1080 aquí mostrado es igualmente un modelo dos ejes 4X2 para 20 toneladas de peso total en carga.

Pegaso "Cabina Cuadrada" 1080 un camión clásico del transporte español aparecido en 1972 con 260 CV gracias al turbo.
Pegaso «Cabina Cuadrada» 1080 un camión clásico del transporte español aparecido en 1972 con 260 CV gracias al turbo.

Junto a su cabina amplia y cómoda, marcada por el diseño cúbico que ofrecía la mejor habitabilidad del momento, esta serie de camiones introdujo las mecánicas turboalimentadas. En este caso se trata del motor de 10,17 litros y seis cilindros, que gracias al turbo alcanza 260 CV de  potencia máxima. La gran novedad del momento fue el mayor de la familia Pegaso. Con una cilindrada elevada a los 12 litros llegó a los 352 CV. Éste fue en su momento el tope de la potencia europea en camiones pesados. Sirvió para que momentáneamente Pegase arrebatase este título a los suecos de Scania.

Interior de la "Cabina Cuadrada" del Pegaso 1080, más amplio y cómodo, también con 8 velocidades pero que se manejaban con una única palanca de cambios.
Interior de la «Cabina Cuadrada» del Pegaso 1080, más amplio y cómodo, también con 8 velocidades pero que se manejaban con una única palanca de cambios.

El fabricante sueco con su gama de motores V8, que en 1970 llegó a los 350 CV, tampoco faltaría en este convoy de camiones históricos del transporte. Sin embargo en este caso los Scania que pudimos ver fueron modelos de sus series Streamline correspondientes a los años 90 del pasado siglo y coetáneos de los últimos Pegaso fabricados. Es decir la saga de los Troner. Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago

Donde hubo camiones Scania no pueden faltar sus eternos rivales. Nos referimos a los suecos de Volvo. En este caso tuvimos el placer de admirar un par de tractoras de las series F16. Se trata del modelo anterior a los actuales FH. Además, una no menos espectacular tractora Volvo VNL, de la gama estadounidense de este fabricante, formó parte del convoy.

Hablando de dos participantes del convoy luciendo marcas americanas. No podemos dejarnos ni al espectacular Peterbilt ni a una joya única en nuestro país. Nos referimos en este segundo caso al que fue una leyenda del TIR Europeo en los años 70. Se trata del Ford Transcontinental.

El Ford Transcontinental de los años 70 combinaba marca norteamericana, motor de igual procedencia Cummins y cabina de origen Berliet.
El Ford Transcontinental de los años 70 combinaba marca norteamericana, motor de igual procedencia Cummins y cabina de origen Berliet.

Sin embargo, bajo nombre estadounidense, la marca «americana» más común de este convoy fue Dodge. Es decir los muy ibéricos Barreiros que posteriormente pasarían a ser fabricados bajo el pabellón de la multinacional Chrysler. Estos camiones fueron los únicos capaces de dar la réplica en las carreteras de hace medio siglo a los Pegaso. El Dodge Turbo 300 sería el gran rival de los «Cabina Cuadrada» de Pegaso. Ha sido un privilegio admirar circulando por viejas carreteras dos conjuntos trailer de la saga Barreiros. Nos referimos a los al Turbo 300 con los colores de Marfil y al Dodge D320 con los colores de la flota de camiones clásicos Savall. Este último nos enseña la última evolución de la cabina diseñada por Mario Gamarra, más elevada, para permitir la instalación de un motor de mayor cilindrada y más potencia, en este caso 320 CV.

Se trata de un Dodge D320 con cabina elevada, 320 CV y capacidad para mover hasta 38 toneladas.
Se trata de un Dodge D320 con cabina elevada, 320 CV y capacidad para mover hasta 38 toneladas.

Con esta generación de camiones Dodge la marca de Villaverde pasaría a manos de Renault V.I. Con ello llegó a nuestro mercado la serie de camiones con la gran cabina de origen Berliet. De ella también contamos con una unidad en este espectacular convoy de camiones clásicos que marcaron la historia del transporte español.

Si quieres acceder a nuestro canal de Youtube haz click aquí

Camiones clásicos del transporte en ruta por el Camino de Santiago